Share
Tanozzo 7:31pm, 9 February 2008
Nunca olvidé una historia que siempre escuché de chico, acerca de un avión que había sido encontrado íntegro en un túnel subterráneo que pasa bajo las calles en pleno microcentro porteño.

Nunca supe si la historia era real o si era un mito. Ya de grande, nunca había podido encontrar información al respecto, ni en Internet ni en viejos periódicos. Tampoco sabía con certeza el año ni el lugar exacto de semejante hallazgo. Sólo recordaba haber escuchado que fue hace muchos años, y que fue en una red de galerías subterráneas que se entrecruzan bajo las calles del centro de la ciudad de Buenos Aires.

De más está decir las fantasías que en mí despertaba semejante historia.

Hasta que hace muy poco, me topé en una librería con un volumen cuyo sugestivo título atrajo poderosa e inmediatamente mi atención: "Túneles de Buenos Aires: historias, mitos y verdades del subsuelo porteño."

En el mismo, su autor (Daniel Schávelzon, un reconocido arqueólogo de la Ciudad de Buenos Aires) hace mención al respecto. Cita textualmente:

"Un ejemplo que quizás nos permita asomarnos a este mundo inexplorado, o apenas explorado y que tan fácilmente oscila entre el mito y la historia, entre la literatura y la arqueología, es el hallazgo de un avión en un túnel debajo del centro de la ciudad. La última semana de enero de 1950 seguramente no fue olvidada por muchos porteños: el día 25 aparecieron, como por arte de magia, tres cirujas empapados que se asomaron por una tapa de ventilación en medio del cruce de Cangallo y Reconquista tras golpear insistentemente para que quien estaba parado encima de la tapa se corriera. Los cirujas, chorreando un líquido nada agradable, fueron directo a la comisaría del barrio a denunciar que en una enorme bóveda bajo tierra ubicada allí mismo -donde solían ir a buscar desperdicios metálicos-, habían encontrado flotando un avión entero y llevaron como prueba los documentos del piloto. Podría parecer una aventura de espías de la televisión barata, pero era real y ocurría aquí mismo, en pleno centro de Buenos Aires. Efectivamente se trataba de un hidroavión caído un par de días antes en el Río de la Plata que había penetrado por unos enormes túneles -salida de los colectores pluviales- ubicados en Puerto Nuevo, y por la bajante del río se había ido deslizando a través de esas enormes galerías que desde finales del siglo XIX cruzan la ciudad para desaguarla."

"¿Tan grandes son? Sí, es parte de ese mundo que a veces asoma con asombro para quienes vivimos arriba y no abajo."

Simplemente quería compartir con Uds. este mito, que al fin de cuentas resultó ser real. Y que sirve para darnos una idea del inframundo urbano que tenemos bajo nuestros propios pies, toda vez que recorremos las calles de nuestra secreta y misteriosa Buenos Aires.
oskylandia 13 years ago
Interesantísimo. Jamás lo había oído y me dejó "enganchado". Un saludo.
taippy 11 years ago
Muy interesante, algo habia oido, pero no sabia que habia sido una historia real.
admin
thelmacl 11 years ago
Interesantísimo.
Las historias que nos cuentan cuando somos chicos quedan grabadas en nuestra memoria por siempre, y uno se pregunta qué hay de cierto... excelente hallazgo.
isopropil2010 Posted 11 years ago. Edited by isopropil2010 (member) 11 years ago
Seré curioso, ¿Dónde se cruzan Cangallo y Reconquista?
Hola de nuevo!
Estuve buscando el enlace a La Casa de la Cultura, que sigue tan cerrada y abandonada o más, y sin saber de su fantasma...
Me alegra saber que seguimos interesados en estos temas :)
Groups Beta