new icn messageflickr-free-ic3d pan white
Santísimo Cristo de la Redención (Semana Santa_Málaga) | by Dopior
Back to photostream

Santísimo Cristo de la Redención (Semana Santa_Málaga)

Muy Antigua, Venerable y Pontificia Archicofradía Sacramental de Nazarenos del Santísimo Cristo de la Redención y Nuestra Señora de los Dolores es una hermandad de culto y procesión malagueña, más conocida como Dolores de San Juan, por tener su sede canónica en la parroquia de San Juan del centro de Málaga. Procesiona el Viernes

Historia:

1487: Fundación, por los Reyes Católicos, de la Hermandad Sacramental de San Juan.

1540: Título de Archicofradía Sacramental, agregada a la Sacramental de la Supra Minerva de Roma.

1675: Existencia de la Hermandad de la Soledad, antes llamada “del Triunfo”, filial de la Cofradía de la Columna de San Juan que hacía su Estación de Penitencia el Miércoles Santo.

1675: La Hermandad de la Soledad se independiza de la de la Columna, siendo D. Juan de Ovando, primer Hermano Mayor.

1688: Cambio de denominación, tras un pleito con la Soledad de Santo Domingo, de la advocación a Ntra. Sra. de los Dolores. Se aprueban las primeras Reglas como Hermandad Penitencial de Ntra. Sra. de los Dolores.

1801: Tras un pleito con el Consejo de Castilla, para evitar su desaparición, la Hermandad Penitencial, por Real Orden de Carlos IV, se agrega a la Archicofradía Sacramental de San Juan, dando lugar a la Archicofradía Sacramental de Ntra. Sra. de los Dolores.

1868: Se aprueba el cambio a Hermandad de culto interno.

1936: Pérdida de la imagen de la Dolorosa.

1941: Donación de la imagen actual (S.XVIII).

1977: Revitalización y reforma de Estatutos incluyéndose la recuperación de la Estación de Penitencia a la S.I.C.B. Primera salida el 24 de marzo de 1978.

1984: Reforma de Estatutos incluyendo la advocación del Santísimo Cristo de la Redención.

1987: Bendición de la Sagrada Imagen, haciendo su primera salida procesional en 1988.

Diseño y realización:

Diseño de Fernando Prini Betés (2006). De estilo renacentista en madera de cedro y caoba barnizada a muñequilla, con cartelas en bronce y chapa de metal.

Realizado por José Mª Ruiz Montes (imaginería), Manuel Toledano (talla), Francisco López Torrejón (carpintería), Manuel Valera Pérez (orfebrería), Daniel Fernández Dennis (fundición de bronce), “Cristal tradicional” (tulipas), Jesús Díaz-Hellín Gude (bordados) y Antonio Cabra Parra (mesa y varales); estrenado en 2013.

Descripción: El motivo de la iconografía es el “Apocalipsis” de San Juan y la distinción entre el bien y el mal.

Delantera: El templete frontal del trono alberga el Cordero Pascual sobre el Libro de los siete sellos, con que comienza la lectura del Apocalipsis.

Trasera: El Juicio final representado por las Tres Edades del Hombre (Infancia, Madurez y Vejez) y la mano de Dios que soporta una balanza (el Crismón con el alfa y el omega). Sobre esta cartela el Águila, símbolo de San Juan el Evangelista.

En cada esquina los jinetes apocalípticos vencidos ante la presencia de Dios muerto en la Cruz con lo que comienza la salvación humana a través de la fe (representada por la luz de los hachones): Guerra y Muerte (lat. dcho) y, Peste y Hambre (lat. izdo).

Lateral derecho: Se representa el bien, conteniendo: dos sibilas (Conciencia y Libertad), una cartela central (las Virtudes), cuatro tondos (Moisés, la Anunciación, la Adoración de los Reyes y Pentecostés).

Lateral izquierdo: Se representa el mal, conteniendo: dos sibilas (Razón y Pasión), una cartela central (los Pecados), cuatro tondos (Lucifer, Adán y Eva, Caín y Abel y el Dragón de las siete cabezas).

Rodeando el conjunto una cenefa con una filacteria, en latín, con los versículos 16 y 17, capítulo III del Evangelio de San Juan, que dice “Porque tanto amó Dios al mundo, que dio a Su Hijo único, para que todo aquel que cree en Él no muera, sino que tenga vida eterna. Porque Dios no envió a Su Hijo al mundo para condenar al mundo sino para salvarlo”.

Además doce atlantes en los que están representadas todas las razas (aludiendo a la universalidad de la Iglesia), unos relieves en madera representando personajes mitológicos (grutescos) que rodean cada tondo y diez faroles cilíndricos. Exorno floral: Un monte de lirios morados constituye la alfombra sobre la que se asienta la Cruz.

 

Muchas gracias a tod@s por vuestros comentarios y favoritos. Saludos

6,964 views
128 faves
10 comments
Taken on April 19, 2019