new icn messageflickr-free-ic3d pan white
Jabalí  (Sus scrofa) (4) | by eb3alfmiguel
Back to photostream

Jabalí (Sus scrofa) (4)

Jabalí (Sus scrofa)

El jabalí (Sus scrofa) es una especie que se encuentra en una gran extensión de Eurasia y una pequeña parte del norte de África. En esta extensa área de distribución se distinguen distintos grupos o subespecies según las características morfológicas. La subespecie que se encuentra en Cataluña es Sus scrofa scrofa, que se extiende por Europa, norte de África y Asia occidental y central. Ha sido introducido, generalmente como pieza de caza, en una gran parte del continente americano, Australia, Nueva Zelanda y en algunas islas del Pacífico, creando importantes desequilibrios en los ecosistemas. La subespecie de la cual deriva el cerdo doméstico, Sus scrofa vittattus, se encuentra en estado salvaje en Asia oriental. Por tanto, el jabalí puede hibridarse con cerdos domésticos, ya que son subespecies de una especie común.

El jabalí se distingue del cerdo doméstico por su pelaje oscuro, el cuerpo más corto y no tan barrigudo, la cola recta, las patas y el hocico más largos, las orejas cortas y levantadas y por su cadera más baja con la parte superior de las patas de atrás más corta.

Además de los caracteres anatómicos visibles, estas 2 subespecies difieren en el número de cromosomas en cada célula. La hibridación entre las dos subespecies, además de dar lugar a ejemplares con caracteres intermedios, tiene una consecuencia importante en la capacidad de procreación ya que los cerdos domésticos han sido seleccionados por la producción de un elevado número de crías durante todo el año.

El jabalí es un animal salvaje, compacto, acorazado y con unos potentes colmillos. Este animal de estructura robusta posee una cabeza y un cuello muy voluminosos, concentrado el peso en el tercio anterior. El cuello es rígido, poco articulado, lo que obliga al animal a girar el cuerpo si quiere mirar hacia un lateral. Las patas relativamente cortas le proporcionan estabilidad y facilidad de movimientos entre la maleza. Visto por delante tiene un aspecto comprimido. Este carácter, junto a su hocico cónico y alargado, le permiten desplazarse fácilmente entre la vegetación más densa.

Estos caracteres dan al jabalí una gran resistencia; es capaz de correr durante quilómetros sin parar si es perseguido. Además, el jabalí es un buen nadador. En los jabalís persisten caracteres evolutivos relativamente primitivos –los suidos han variado poco desde el Oligoceno-, lo que se ve favorecido por su estrategia ecológica fundamentada en la poca especialización de hábitat y dieta.

En Cataluña los jabalíes machos no suelen sobrepasar los 100 Kg, aunque excepcionalmente pueden llegar a los 150 Kg. En latitudes más altas pueden llegar a pesar el doble (fenómeno conocido como regla de Bergmann y que a menudo es debido a la disponibilidad de recursos). Su longitud máxima suele ser un metro y medio. La diferenciación entre sexos no resulta sencilla, especialmente entre los jóvenes. En general los machos adultos son más corpulentos y sus colmillos claramente visibles a partir del segundo año de vida. Los colmillos inferiores, que raramente superarán los 5 cm, tienen un crecimiento longitudinal curvado hacia atrás. Los colmillos superiores son menores, tienen un crecimiento transversal y están situados por detrás de los inferiores. A pesar de su denso pelaje en invierno, a veces se observa en los machos las protuberancias de los testículos, internos y situados junto a la cola o el pincel del pene y en las hembras las mamas..

 

1,391 views
21 faves
2 comments
Taken on March 12, 2020