Elegant routines
Cada mañana ella cae de la cama con los tacones puestos. No sale de casa, pero se siente guapa, no vaya a ser que venga el cartero y la pille con los rulos puestos. Él toma su zumo diario y elige qué traje ponerse, ójala pudiera ir en vaqueros, pero la gran multinacional donde trabaja le obliga a ir impecable. Ella cocina y friega. Él va corriendo a todas partes. Por eso, cuando la jornada termina, ambos caen rendidos. Ella en la cama, él se quita la corbata y respira feliz, ya no tiene prisa...

[Pequeños fragmentos de vidas en la gran ciudad]
12 photos · 129 views