new icn messageflickr-free-ic3d pan white
View allAll Photos Tagged abanca

LA CORUÑA, CIUDAD DONDE NADIE ES FORASTERO, lo dice un Asturiano.

Honolua Blomfield (Hawaii)...................she is simply elegant

La pintura de Urbano Lugrís se encajó dentro del llamado "realismo mágico", denominación que usó también la Literatura. Y no se trata de reflejar mundos oníricos o fantasiosos, sino al revés: hacer que ese mundo que está ahí, en la cabeza y el corazón humanos, forme parte de la cotidianidad. Cualquiera que conozca Vigo reconocerá enseguida la silueta de las Cíes y el Monte de la Guía, coronado hoy por la ermita de Nuestra Señora de las Nieves, pero que bien pudo estarlo por el templo que para ese lugar diseñó Antonio Palacios.

 

Lugrís (1908-1973) coincidió en el tiempo con el escritor Álvaro Cunqueiro (1911-1981), uno de los primeros representantes de la literatura española que se puede enmarcar nítidamente en ese concepto artístico, aunque ya la fraga de Cecebre, protagonista de "El bosque animado" de Wenceslao Fernández Flórez o incluso relatos de don Ramón del Valle Inclán parezcan ya precursores de esa magia.

 

Lugrís y Cunqueiro eran hombres cultos, muy cultos, que estaban al día de cuanto se publicaba en cualquier idioma sobre aquellos temas que les apasionaban. "Este libro no es una novela. Es la posible parte de ensueños y de asombros de un largo aprendizaje -el aprendizaje del oficio de hombre, sin duda difícil. Son las mocedades que uno hubiera querido para sí, vagancias de libre primogénito en una tierra antigua y acaso fatigada. Un hadith islámico cuenta que la tierra dijo a Adán, el primer hombre, cuando fue creado:

- ¡Oh, Adán, tú me vienes ahora que yo he perdido mi novedad y juventud!

Pero toda novedad y primavera penden del corazón del hombre, y es éste quien elige las estaciones, las ardientes amistades, las canciones, los caminos, la esposa y la sepultura, y también las soledades, los naufragios y la derrotas", escribe Cunqueiro en el prólogo de "Las mocedades de Ulises".(1)

 

Y, cuando Lugrís deja los pinceles, puede escribir textos rotundamente hermosos:

 

[...] Las rosas y las cintas del marino

se destruyen aquí, oh inexorable,

desesperada soledad, hundida

en un aire de pálidos azogues

transido de fragatas vagorosas,

bergantines de humo. Y la goleta

de la luna, tan casta, en cuyos mástiles

puros, cuelgan sus trenzas naufragadas

las doncellas. Tan solo una ruína

de piedras y metales derrotados

ordena entre sus pobres decadencias

la voz tenaz del mar y de los vientos.

Los pecios con balanos y corales

-petrificadas venas sin latido,

exangües ramos de la muerte- pudren

lentamente sus tristes materiales,

su abandonada forma en las arenas;

en las suaves dunas como senos [...]" (2)

 

O aquel otro:

 

"Volar, volar./ Escudriñar la tierra, adentrarse en su último cogollo, en su más recóndito corazón./ Cruzar el cielo./Adentrarse, buzo enamorado, en los abismales paraísos perdidos del mar./ Remontar las montañas, perderse en los desiertos, vivaquear entre árboles inmensos en la noche con grandes lunas y elefantes./ Arponear ballenas, cabalgar avestruces, asesinar tigres y leones./ Volar, volar./ Volar, navegar." (3)

 

Ese mundo misterioso del abismo de la mar y los naufragios, de leyendas de ciudades sumergidas, de mágicos viajes en ansiada búsqueda del Paraíso, de "Nautilus" y ballenas "Moby Dick", de viajes de Nemo u Odiseo, es una parte, solo una, del bagaje enriquecedor de dos mentes, nacida la una bajo el influjo del mar en La Coruña, mientras la otra lo hacía en el valle entre montañas de Mondoñedo, esos riscos que ocultan la cueva mágica del Rey Cintolo o propician susurrantes conversaciones de rebotica con menciñeiros.

 

(1) CUNQUEIRO, Álvaro. "Las mocedades de Ulises", Destino, Barcelona, 1991, p. 7.

(2) PATIÑO, Antón. "Urbano Lugrís. Viaje al corazón del Océano", Nigratrea, Vigo, 2008, p. 366.

(3) LUGRÍS, Urbano, "Homenaje a Julio Verne", Atlántida, núm. 8, marzo/abril 1955, p. 9.

 

GIJÓN F. FEMENINO - DEPORTIVO ABANCA

1 3 4 5 6 7 ••• 79 80