new icn messageflickr-free-ic3d pan white
View allAll Photos Tagged depuración

(Al fondo el pueblo de Moaña)

 

BATEA

Asómate a las bateas de la ría

Las bateas o mejilloneras, son estructuras para el cultivo de bivalvos propias de las rías gallegas. En cuanto te asomes a la ría de Vigo las verás, dispuestas ordenadamente junto a la costa. De esas grandes plataformas de madera cuelgan maromas en las que se cría uno de los mayores tesoros de Vigo: las ostras y los mejillones. Los imponentes barcos “bateeiros” levantan con sus grúas las pesadas sogas cargadas de moluscos; es un espectáculo verlos faenar.

Pistas y recomendaciones:

Nada más seguro que comer mejillones y ostras de la ría de Vigo: pasan todos los procesos de depuración necesarios para llegar al plato rebosando frescura y calidad. En la calle de las Ostras, uno de los puntos turísticos más importantes del barrio histórico, podrás probar ambos productos del mar.

 

Fuente: Concello de Vigo

Ayer al mediodía recibí el aviso de la visita de una Medway a Jundiz. En un principio no estaba para nada motivado a salir a su caza, ya que tenía que estudiar para el exámen de Introducción a la Edad Media y me convenía quedarme en casa estudiando. Además, desde que llegué a Vitoria he salido bastante poco de la estación, y no me apetecía irme hasta Jundiz. Poco a poco, la idea de cazar esta preciosidad fue absorbiendo mi cerebro hasta convencerme de desempolvar el casco y coger la bici para recorrer los 8 o 9 kilómetros que distan de mi piso a Jundiz. Me costó bastante llegar ya que las condiciones de la bici, que fue comprada de segunda mano a mediados de curso por unos 20€, distaban de ser las más idóneas para recorrer semejante distancia: el incómodo sillín, la cubierta delantera desgastada, el freno trasero roto, la cadena saltando en el piñón, los cambios que no funcionaban… poca velocidad podía alcanzar con aquel trasto, por lo que a nada que llegaba una pendiente, a parte de reducirse la velocidad a la que iba la cadena saltaba más y más; además no conocía el camino, por lo que creo que perdí bastante tiempo zigzagueando por las calles del barrio de Zabalgana hasta encontrarme con la factoría de Mercedes y las vías del tren, pero aún me quedaba rato hasta llegar al barrio de Crispijana, donde contactaría con Iván para decidir dónde ibamos a darle caza. Al llegar, por suerte, me encontré con una fuente en la que “reposté”, ya que se me olvidó llevarme una botella de agua en la mochila, algo común en mí.

 

Tras hablar con Iván y decidir que el lugar más idóneo para fotografiarla sería el paso a nivel de Margarita tomé rumbo hacia allí, pasando junto al puerto seco de Jundiz pudiendo observar a la 333-390 de Renfe que acababa de soltar un corte siderúrgico y a la 333-382 de Acciona que estaba maniobrando con un TECO mientras degustaba la hedionda peste a orina que emanaba de las instalaciones de depuración de agua que están justo al lado. Poco antes de llegar al paso superior de la N-I, donde se podía apreciar el pesado tráfico de camiones ralentizado a causa de un accidente, el camino asfaltado llegaba a su fin y la grava y las piedras sueltas hacían peligrar la poca integridad que les quedaba a las cubiertas de mi bici, sin embargo aguantaron bien el trote. Pocos minutos después llegué al paso a nivel, donde nada más llegar yo llegó Iván. Allí pudimos ver la salida de la 333-390 aislada hacia Miranda y al cuarto de hora más o menos la de la 333-382 de Acciona con un precioso TECO de Transitia en dirección a Casetas. Media hora después aproximadamente dimos caza a Adriana Medway (dicho así parece el nombre de una actriz americana) con otro precioso TECO procedente de Vicálvaro con destino Jundiz. Nada más pasar lo perseguimos hasta el paso elevado de la N-I, donde poco antes de llegar, ante la falta de impulso de la bici por culpa de los saltos de cadena sufrí una caída sin sufrir casi ningún rasguño. Allí pudimos disfrutar de las maniobras y tuvimos oportunidad de sacar bastantes fotos, entre ellas ésta que podéis ver, limpiada digitalmente ya que en ella se apreciaban bastante algunas firmas de los pintores rupestres de siempre. Para entonces, por suerte o por desgracia, el atasco de camiones que había al pasar por primera vez más o menos se había aliviado y no se puede apreciar en la foto, cosa que me hubiera gustado.

 

De vuelta a la ciudad, mientras manteníamos una interesante conversación y avanzabamos cada vez más despacio por la incapacidad de mi bici de remontar las constantes pero ligeras subidas y bajadas típicas de las colinas de la llanada alavesa, llegamos al puente situado junto a las oficinas de Mercedes, cerca del antiguo apeadero de la Azucarera. Allí fotografiamos el Arco remolcado por la 252-042 del Alvia Picasso. Con esto dimos por terminada una exitosa tarde.

 

Un saludo a los majísimos maquinistas que nos saludaron y pitaron durante la jornada, a Borja que nos proporcionó información, a Iván por su como siempre agradable compañía y a Iker, que por desgracia no llegó a tiempo para verla.

 

-Fotografía publicada en el número 310 de la revista Hobbytren, correspondiente al mes de agosto de 2019-

Diseñado por Eduardo Torroja en 1943. Una joya de la arquitectura española actualmente en venta y abandonado a su suerte

 

F.E.F.A.S.A. era una empresa estatal creada en 1943 que llegó a dar trabajo a más de 2.400 trabajadores. Fue vendida al sector privado en 1987 y cerrada al cabo de unos años tras pasar por varias empresas privadas

 

www.elmundo.es/papel/cultura/2018/06/27/5b326a6e268e3e767...

gipai.aq.upm.es/index.php/2018/01/18/exposicion-f-e-f-a-s...

En Biodiversidad virtual y también en Instagram como @proyectoagua.

 

Planeando entre galaxias de Asterionella una hembra de Diaptomus sortea en su vuelo ágil las infinitas estrellas que en el Lago de Sanabria marcan mil caminos, caminos del tiempo hacia la esperanza por un futuro mejor, después de que la mano negra de la indecencia conviertiera a este paraíso de cristal en una pesadilla verde y turbia, quizá por eso, confiada en que pasen los tiempos de corrupción, porta entre las horquillas de su cola el tesoro de su puesta. En pocas semanas, cuando la primavera se despliegue en estos valles verdes, es posible que su vuelo sea recordado por su prole y, quien sabe, si quizá el milagro de un sistema de depuración que impida que las aguas sucias sigan vertiendo su veneno sucio. Ojalá esta etapa de tinieblas para el Lago y para todos quede ya en el recuerdo, enterrada en los fondos bajo un agua de cristal como su vuelo hermoso.

 

Diaptomus es un copépodo. Los copépodos son un grupo pequeños crustáceos que presentan las piezas del tórax y cabeza soldadas formando una estructura de contorno más o menos ovalado, es la parte más ancha del cuerpo, y remata en una pequeña y estrecha cola que constituye su abdomen y que se abre en dos piezas en su terminación festoneadas por unos apéndices largos y plumosos, como una diminuta cola de pájaro. El género Diaptomus se incluye en el grupo de los copépodos calanoideos caracerizados por presentar unas antenas muy largas, que superan la longitud del cuerpo y que entre otras funciones, sirven para sustentar el cuerpo de estos crustáceos sobre la superficie del agua, equilibrio al que ayuda su plumosa cola.

 

Sobre la superficie del agua Diaptomus se desliza planeando boca arriba, mirando al sol, en movimientos suaves, y parece que volara, dejándose llevar por la corriente, girando con suavidad en curvas amplias y descansando plácidamente sustentado por sus grandes antenas y su cola de plumas acuáticas. En el centro de su cabeza se sitúa una mota roja de rubí, un ojo de cíclope que le permite seguir los movimientos del Sol y con él, el movimiento de las nubes de algas de las que se alimenta, algas que transformadas en su interior, tiñen su cuerpo de colores encarnados y naranjas, como las plumas del pecho de un petirrojo de agua.

 

Estos pigmentos cálidos que salpican de burbujas su interior, son carotenoides y protegen a Diaptomus de las radiaciones que pudieran hacerle daño y le ayudan a flotar. Proceden de la indigestión de las algas extrañas que ha transformado las cristalinas aguas del Lago de Sanabria en una sopa verdosa y pobre, aliñada triste e inmerecidamente con desidia, mentiras y abandono.

 

Los copépodos calanoides están estrechamente emparentados con los cíclopes,Cyclops, pero a diferencia de ellos, además de sus largas antenas, las hembras poseen un saco ventral y único en el que quedan protegidos sus huevos, mientras que los Cyclops llevan dos como si fuesen unas diminutas alforjas a ambos lados del cuerpo y pegados en la parte posterior, en el mismo punto donde nace su cola.

 

Hasta hace unos años Diaptomus castaneti era un habitante bastante común en estas aguas limpias del Lago durante el verano, pero debido a su contaminación esta especie, antes abundante, ha quedado relegada por otros pequeños crustáceos que como Daphnia, Ceriodaphnia, Holopedium, Bosmina o distintas especies de ciclópidos han invadido su espacio.

 

Con una curiosa distribución en la Península Ibérica, Diaptomus castaneti se reparte por dos áreas bien definidas, una en las zonas altas del NW, como las que corresponden a todas las lagunas y lagos de Sanabria y otra en el NE en lagos y lagunas temporales del pirineo catalán. En la década de los años setenta se consideraba a esta especie como propia de aguas ácidas y oligotróficas, pero es capaz de soportar cierta basicidad en el medio y aguas cargadas de materia orgánica.

 

El nombre específico de castaneti, alude a la pequeña población de San Martín de Castañeda desde donde W. Halbfass, en 1912, visitó el Lago de Sanabria al que conoció como Lago de Castañeda. Las muestras de agua recogidas por él fueron estudiadas en Basilea por Burckhardt, quien describió por primera vez esta especie en su trabajo Zooplankton aus spanischen Gebirgsseen.1. Ein Zoogeographisch wertvoller neuen Diaptomus (Diaptomus castaneti, n. sp.), que está estrechamente emparentada con una más común que se extiende por toda Europa, Diaptomus castor y otra que parece tener su origen en el Norte de África Diaptomus cyaneus. Diaptomus castaneti, según este autor, sería una forma de transición entre estas dos.

 

Hoy, en tiempo impropio, Diaptomus sobrevuela el suave oleaje mirando el cielo limpio de hondura azul, como la que Unamuno describió de las aguas de este Lago hermoso, la esperanza de un futuro mejor que llegará ha hecho que apostara por la vida del tesoro que porta entre los brazos de su cola. Algún día, cuando la indecencia de la corrupción no tenga un rincón para refugiarse en estas tierras, las aguas volverán a ser aguas de cristal.

  

Las fotografías de hoy, realizadas a 50 aumentos empleando la técnicas de campo oscuro, se han tomado sobre una muestra recolectada a tres metros de profundidad, el 9 de marzo de 2019, con María y Tomás en el Lago de Sanabria (Zamora) junto a la isla de Moras desde el catamarán Helios Sanabria el primer catamarán construido en el Planeta propulsado por energía eólica y solar.

 

LIBRO: Lago de Sanabria 2015, presente y futuro de un ecosistema en desequilibrio

 

¿Comenzará a brillar la luz?

 

Presentación ponencia congreso internacional de Limnología de la AIL

 

El Lago en Europa

 

Informes de contaminación en el Lago de Sanabria

 

informe de evolución de la contaminación en el Lago de Sanabria

 

vídeo

*

*

En Biodiversidad virtual

 

y también en Twiter

*

*

Flores de Planktosphaeria . Las algas devuelven en belleza, la tristeza de encontrar a un Lago como el de Sanabria, irremediablemente enfermo por la codicia y la corrupción. Pintan con joyas verdes la desidia humana y el abandono de esas depuradoras de mentira y de los seis puntos de vertido que siguen vomitando sobre las aguas que fueron de cristal la suciedad inconfesable de una traición, negada una y mil veces a golpe de talonario. Con todo ello y a pesar de todo, la vida sigue y dibujan sonrisas sobre el agua con estrellas y con flores.

 

Planktosphaeria pinta en verde, junto con otro conjunto de algas como Chlorella , Quadrigula , Spaherocystis Botryococcus o Coenocystis la realidad de un Lago que enferma día a día sin que quienes pueden quieran remediarlo, perdidos en otros intereses que les perderán.

  

Hace tan solo unos meses pequeñas burbujas verdes, solitarias o en corro, salpicaron inundando de lunares las aguas del Lago y cambiaron su color. Poco a poco, sin embargo, como delicadas pompas de jabón se fueron deshaciendo tocadas por los hongos, y tras desaparecer hoy, vuelven a renacer con fuerza inundando el Lago de flores y ábacos.

 

Planktosphaeria es un alga verde y esférica. Protege su cuerpo con una ancha capa hialina de mucílago que en ocasiones aparece laminada y que con frecuencia excede considerablemente el diámetro de la parte central y esmeralda de la célula en la que se sitúan sus diferentes orgánulos.

 

El cloroplasto de Planktosphaeria es denso, inicialmente en forma de copa, pero después se divide en múltiples fragmentos poligonales que se disponen hacia la periferia de la célula y en cuyo interior se sitúa un pequeño pirenoide.

 

Generalmente,Planktosphaeria , vive con sus hermanas de generación formando grupos de dos, cuatro, ocho o dieciséis, todas ellas envueltas individualmente por una o varias capas de mucílago, con frecuencia protegidas a su vez colectivamente por otra envuelta de características similares.

 

No se conocen procesos de reproducción sexual en estas pequeñas algas, pero la asexual se puede llevar a cabo mediante la producción de esporas inmóviles y esféricas o flageladas y móviles.

 

Planktosphaeria gelatinosa es indicadora de aguas enriquecidas en nutrientes, vive flotando entre el plancton, y en estos momentos vuelve a ser una de las algas protagonistas en la evolución de este ecosistema.

 

El pequeño tamaño de las algas verdes que dominan ahora en el fitoplancton del Lago y sus cortos ciclos de vida hacen que puedan responder muy bien y de manera rápida a los cambios nutricionales que experimenta la masa de agua en la que viven. Su profuso desarrollo, junto al del resto de clorofíceas clorococales no es propio de un lago que debiera caracterizarse por su oligotrofia y que se ve castigado todavía por los vertidos de aguas residuales y los de un sistema de depuración inoperativo.

 

La fotografía que mostramos, realizada a 400 aumentos empleando la técnica de contraste de interferencia, se ha tomado sobre una muestra integrada, recolectada el día 4 de febrero de 2016 junto a la boya de Bouzas por Andrés Blanco en el Lago de Sanabria (Zamora), desde el catamarán Helios Sanabria el primer catamarán construido en el Planeta propulsado por energía eólica y solar.

 

LIBRO: Lago de Sanabria 2015, presente y futuro de un ecosistema en desequilibrio

  

Presentación ponencia congreso internacional de Limnología de la AIL

 

El Lago en Europa

 

Informes de contaminación en el Lago de Sanabria

 

informe de evolución de la contaminación en el Lago de Sanabria

 

vídeo

 

El Lago en TVE

 

Más información

Diseñado por Eduardo Torroja en 1943. Una joya de la arquitectura española actualmente en venta y abandonado a su suerte

 

F.E.F.A.S.A. era una empresa estatal creada en 1943 que llegó a dar trabajo a más de 2.400 trabajadores. Fue vendida al sector privado en 1987 y cerrada al cabo de unos años tras pasar por varias empresas privadas

 

www.elmundo.es/papel/cultura/2018/06/27/5b326a6e268e3e767...

gipai.aq.upm.es/index.php/2018/01/18/exposicion-f-e-f-a-s...

En Biodiversidad virtual y también en Instagram como @proyectoagua.

 

Que florezcan ahora en mil formas invisibles, en el alma del Lago de Sanabria, tantas y tantas algas, ocupando el espacio sin fin, que en los últimos años solo cubrió nublando Asterionella, sin apenas dejar un resquicio para ellas, marca de nuevo un punto de inflexión y de futuro incierto, y un nuevo escalón en la transformación del Lago glaciar más hermoso, profundo y limpio de la Península Ibérica, en un verdoso pantano más.

 

Este verano, como ocurrió en el 2016, los hongos quitridios hacen su labor implacable, parasitando y deshaciendo con sus jugos el corazón verde y dorado de las algas, no hay piedad ni crueldad, es la propia magia de la vida. Lo hacen aún más intensamente que entonces lo hiceron con Tabellaria, y ante ellos, el universo de estrellas de Asterionella parece haberse desplomado en esta larga pandemia líquida y turbia que afecta a su universo...aunque aún quedan rastros de luz entre sus ascuas.

 

Pero para la vida no hay descanso y en ese relevo perpetuo en cada gota, el Lago se ha pintado de nuevo de un sarampión verde de niebla y espesura, en espera de que algún día la decencia y la cordura se impongan de una vez, como el día a la noche, para lucir por fin su alma verdadera y pura de transparencia gélida y azul.

 

Habrá que esperar tiempos mejores que vendrán, para que esas gotas de aguas corrompidas cargadas siempre de desidia, de un sistema de depuración inexistente e inoperativo sean ya pasado, y dejen de arrojar su pútrido aliento sobre el alma pura del Lago a la que ocultan.

 

Mientras tanto, en cada segundo, de día y de noche, millones de millones de algas y hongos se asoman a las profundidades oscuras de su alma...solo quieren vivir, mientras cuentan con sus cuerpos verdes historias de tristeza.

 

De izquierda a derecha y de arriba hacia abajo mostramos algunas de las diminutas algas que hoy aprovechando el vació dejado por Asterionella formosa han ocupado su lugar y que como ella están siendo devoradas por los hongos:

1 Dictyosphaerium pulchellum en fase juvenil

2 Dictyosphaerium chlorelloides

3 Coenochloris fottii en fase juvenil

4 Coenochloris fottii

5 Planktosphaeria gelatinosa

6 Oocystis lacustris

7 Coenocystis planctonica

8 Quadrigula closteriodes

9 Gregiochloris lacustris

 

Las fotografías tomadas en vivo a 1000 y 400 aumentos empleando la técnica de contraste de interferencia, se ha realizado sobre una muestra recolectada en un muestreo de superficie el día 19 de julio de 2020, por Maribel Carrasco y Daniel Tenorio en el Lago de Sanabria (Zamora), desde el catamarán Helios Sanabria el primer catamarán construido en el Planeta propulsado por energía eólica y solar.

  

LIBRO: Lago de Sanabria 2015, presente y futuro de un ecosistema en desequilibrio

Comer semillas germinadas es comer vida

Es incorporar auténtica energía vital concentrada a todas las células del cuerpo, favorecen la salud y alargan la vida.

Los germinados son un regalo de la naturaleza que podemos cultivar nosotros mismos.

 

Propiedades :

 

Los germinados ayudan a prevenir enfermedades o a tratarlas en el caso de que ya se hayan manifestado. Se destacan las siguientes propiedades:

• Favorecen los procesos de desintoxicación, depuración y eliminación de residuos almacenados en los tejidos o en la sangre.

• Fortalecen el sistema inmune.

• Antioxidantes, combaten la acción de los radicales libres.

• Estimulan las secreciones del páncreas.

• Facilitan la digestión, activan los procesos de regeneración y desinflamación del aparato digestivo, revitalizan los mecanismos metabólicos internos.

• Mejoran el funcionamiento intestinal, alivian el estreñimiento, fortalecen el intestino y la flora intestinal, contribuyen a eliminar gases y desechos.

• Rebajan el índice de colesterol.

• Tonifican el sistema nervioso.

• Contribuyen a mantener la elasticidad de las arterias y la vitalidad del sistema glandular.

• Retrasan el envejecimiento, sus componentes permiten que las células del cuerpo se mantengan jóvenes durante más tiempo.

• Favorecen el metabolismo por su acción reconstituyente.

• Su consumo está recomendado en casos de anemia por su riqueza en clorofila, y para personas con el estómago delicado -

 

Del balcón , a la mesa- ¡¡ Besos!!!

   

Gracias a tod@s.

Obrigado.

Grazie.

.,. MERCI pour vos chaleureux commentaires .

THANK YOU so much for sharing,,,,

I appreciate.

 

Recomiendo ver en fondo negro. Gracias

 

© ALL RIGHT RESERVED©

All material in my gallery MAY NOT be reproduced, copied, edited, published, transmitted or uploaded in any way without my permission

flickriver.com/photos/javier1949/popular-interesting/

 

Hipódromo de la Zarzuela

Cuesta de las Perdices. CN. VI km 8 –Av. Padre Huidobro, s/n-. Madrid

 

Carlos Arniches Moltó y Martín Domínguez Esteban, arquitectos, y Eduardo Torroja Miret, ingeniero. Proyecto 1934. Inicio de las obras 1935. Reparaciones y finalización de las obras: Eduardo Torroja Miret 1941

Remodelación y restauración: Junquera Arquitectos S.L.P. Jerónimo Junquera García del Diestro y Liliana C. Obal Díaz. Proyecto 2004. Dirección de proyecto Clara E. Santana. Obras 2008-2014 en ejecución. Estructuras: Carlos Fernández Casado S.L. Instalaciones: Úrculo ingenieros.

  

Declarado Bien de Interés Cultural BIC en la categoría de MONUMENTO en 2009

  

De la Publicación “Arquitectura de Madrid. Tomo 3 Periferia. Fundación Arquitectura COAM”:

El hipódromo de la Zarzuela sustituye al existente en los altos del paseo de la Castellana, sobre el solar donde hoy se encuentran los Nuevos Ministerios, en funcionamiento desde 1878 y derribado en 1933 para prolongar el paseo. Situado en el privilegiado emplazamiento de los terrenos del monte de El Pardo, se inauguró en 1941 pese a que se encontraba prácticamente terminado antes de la guerra civil según el proyecto de los arquitectos Carlos Arniches y Martín Domínguez, realizado en colaboración con el ingeniero Eduardo Torroja, quien se encargaría, tras la guerra civil, de la finalización de los trabajos y las reparaciones pertinentes por la ausencia de los dos arquitectos. En julio de 1934 se convoca concurso público para elegir el proyecto, resultando ganadora la propuesta de Arniches, Domínguez y Torroja, las obras se iniciaron muy pronto y, al terminar 1935, estaban muy avanzadas. Con independencia de sus valores formales y de la excelente resolución funcional, uno de los mayores aciertos del proyecto consistió en aprovechar el desnivel de los terrenos. La organización dispone las instalaciones de forma casi transversal a la cuesta de las Perdices, por la que se accedía. Junto al acceso se situaron los "paddock" y el conjunto edificatorio fundamental, ocupado por el restaurante y las tribunas, de espaldas al sol y en posición lateral. Completaban el conjunto las cuadras, las pistas de entrenamiento y concursos y la pista principal, marcada por dos diagonales interiores, así como una serie de construcciones e instalaciones auxiliares entre las que hay que destacar el depósito de Torroja, acabado en ladrillo y con perfil de paraboloide hiperbólico. Perfectamente integrado en sus partes, todo él (tanto en lo arquitectónico como en lo ingenieril) muestra a la vez un arraigo en lo vernáculo y la depuración formal que entronca la tradición en la modernidad. Surgen así las galerías de los basamentos y muros de contención en secuencias repetitivas de arquerías encaladas de medio punto que unifican y articulan los elementos dispersos y los espacios libres en un entramado de ámbitos ininterrumpidos para el deporte, el paseo y la fiesta; y surge, ciertamente, el elemento que ha singularizado al hipódromo, convirtiéndose en su seña de identidad más reconocida: la bellísima cubierta de las tribunas en voladizo de hormigón armado de 12,80 m y 5 cm de espesor en su extremo, a base de bóvedas laminares en solución hiperboloide, que internacionalizó la figura de Torroja, ensombreciendo injustamente la de sus arquitectos. La limpieza y funcionalidad de la marquesina (una yuxtaposición de elementos con forma de gaviota) se aunaba con la experimentalista audacia estructural de alemanas resonancias y el resultado plástico, de adscripción racionalista, quedaba, no obstante, todo él impregnado por un hálito poético de sobrecogedora belleza. Después de muchos años abandonado y en un elevado grado de deterioro, las instalaciones del hipódromo han vuelto a abrirse en 2005 a las carreras de caballos. El proyecto de puesta en valor de Jerónimo Junquera y Liliana Obal, ganadores del concurso convocado, se está ejecutando tras la declaración en 2009 como Bien de Interés Cultural de esta unánimemente reconocida "joya arquitectónica".

 

212.145.146.10/biblioteca/fondos/ingra2014/index.htm#map....

  

De la Memoria de la página web del estudio de arquitectura Junquera Arquitectos S.L.P. :

El proyecto de Junquera Arquitectos S.L.P. obtiene en 2004 Primer premio del Concurso Internacional para la Restauración y Rehabilitación del Recinto de Carreras del Hipódromo de la Zarzuela, convocado por la sociedad Hipódromo de la Zarzuela S.A. El Recinto de Carreras del Hipódromo de la Zarzuela es una de las más excepcionales obras de la arquitectura española del primer tercio del siglo XX, y la estructura de las tribunas con las marquesinas, una de las grandes realizaciones del siglo a nivel mundial.

Se propone, recuperar para la ciudad el Hipódromo de la Zarzuela con las instalaciones óptimas para las carreras y el deporte hípico, en equilibrio con el uso y disfrute del Monumento. El Proyecto de Restauración confía la belleza del futuro Hipódromo a potenciar sus valores originales recuperando los que hubiese perdido. Para ello se propone:

- Eliminar las adherencias a los edificios históricos que los habían desvirtuado.

- Restaurar las Tribunas, emblema del Hipódromo, dedicadas a contemplar las carreras

- Adaptar la topografía y segregar las circulaciones de caballo y público en dos niveles según el proyecto de 1934: el público accede al recinto por los patios sur y norte, que quedan comunicados en la galería del paddock. Desde este nivel puede contemplar todos los movimientos del caballo en un nivel inferior sin interferir en su recorrido. Los patios se expanden hacia las terrazas entre tribunas, con vistas a la pista y la ciudad.

-Conservar los ensilladeros en la posición original, concentrando a su alrededor los servicios de carreras, jockeys, veterinaria etc., en un edificio nuevo excavado en el terreno y abierto a jardines que aportan privacidad, iluminación y ventilación natural. Con accesos independientes y comunicación directa con el paddock y la tribuna central sin cruzarse con el público.

-Prever la posible ampliación de un Centro de Convenciones soterrado en el patio norte sin afectar a las perspectivas de los edificios históricos ni del paisaje.

Las obras comenzaron en 2008 con la restauración de las marquesinas de las Tribunas, deterioradas por el paso del tiempo, y dañadas por el agua y diversas construcciones realizadas en etapas anteriores. A la vez que se restauran las marquesinas, se fueron ejecutando en el Recinto obras de Prospección constructiva. Obras de investigación para descubrir y analizar los valores y sistemas constructivos originales, desvirtuados y perdidos por ampliaciones y modificaciones ejecutadas en el recinto. Esto evidenció daños estructurales importantes que exigieron obras de consolidación y reparación de la estructura. Una vez completas las obras de reparación estructural, se inició la restauración y rehabilitación del conjunto arquitectónico, con el objetivo de recuperar los valores esenciales del proyecto de 1934 de Arniches, Domínguez y Torroja.

 

www.junqueraarquitectos.com/

 

En Twiter y también en Biodiversidad virtual

 

Jugando con ondas y giros Spirogyra trenza su alma verde, la que le da la vida. Construye así espirales que se acercan y se alejan dibujando la armonía en sus cloroplastos bajo el agua, mientras teje sus selvas de seda. En ese perfecto equilibrio de curvas nace su belleza que se convierte en vida, como una escalera que gira, gira y avanza por el tiempo, segundo a segundo, bebiendo los rayos de sol que rizaron su alma para estar siempre tomando su luz.

 

Las estrategias de supervievencia de muchas algas están relacionadas con la morfología y el comportamiento de los cloroplastos en el interior de sus células. EnSpirogyra se da un eficente modelo de captación de la luz que además se traduce en belleza: con independencia de la posición que ocupe horizontamente su cuerpo en el agua, siempre recibirá la misma cantidad de radiación, aunque los filamentos se giren, lo que le permite, siempre aprovechar de forma óptima la luz del sol para realizar la fotosíntesis.

 

El número de cloroplastos acintados que presentan las células de Spirogyra puede variar, dependiendo de la especie, entre uno y dieciséis; de tal manera, que aproximadamente un tercio de todas las especies solo contiene un cloroplasto en cada célula, otro tercio de dos a cinco y el resto presentan de seis a dieciséis, esa particular disposición en espiral de los cloroplastos es de una gran belleza, sobre todo cuando se combinan varios y en sus giros dibujan trenzas acuáticas llenas de armonía y cargadas de vida.

 

Spirogyra puede vivir en abruptas torrenteras o en pacíficas lagunas, en solitarias turberas de montaña, remansos de ríos, arroyos, fuentes, lagos, pequeños charcos...allí donde haya un poco de agua, los filamentos del alga Spirogyra pueden crecer y formar intrincadas selvas, donde a su abrigo, la vida de muchos otros seres se desarrolla.

 

Hoy en los fondos del Lago de Sanabria vive donde antes nunca habitó, los nutrientes acumulados por la inexistente depuración de las aguas residuales que vierten en él desde cinco puntos favorecen su desarrollo y lo han favorecido desde hace años, hacidendo que sus filamentos formasen enmarañadas tramas con otras algas. Ahora, sin embargo, son las cianobacterias de diferentes géneros las que forman el tapiz verduzco que cubre los fondos y Spirogyra las acompañana pintándolas con sus rizos.

 

La fotografía que mostramos, se ha realizado a 400 aumentos empleando la técnica de epifluorescancia y se ha tomado sobre una muestra recolectada a cinco metros de profundidad, el 22 de mayo de 2018 por Tomás y Mª José sobre los fondos en las inmediaciones de la Isla de Moras en el Lago de Sanabria (Zamora), desde el catamarán Helios Sanabria el primer catamarán construido en el Planeta propulsado por energía eólica y solar.

 

LIBRO: Lago de Sanabria 2015, presente y futuro de un ecosistema en desequilibrio

 

¿Comenzará a brillar la luz?

 

Presentación ponencia congreso internacional de Limnología de la AIL

 

El Lago en Europa

 

Informes de contaminación en el Lago de Sanabria

 

informe de evolución de la contaminación en el Lago de Sanabria

 

vídeo

Diseñado por Eduardo Torroja en 1943. Una joya de la arquitectura española actualmente en venta y abandonado a su suerte

 

F.E.F.A.S.A. era una empresa estatal creada en 1943 que llegó a dar trabajo a más de 2.400 trabajadores. Fue vendida al sector privado en 1987 y cerrada al cabo de unos años tras pasar por varias empresas privadas

 

www.elmundo.es/papel/cultura/2018/06/27/5b326a6e268e3e767...

gipai.aq.upm.es/index.php/2018/01/18/exposicion-f-e-f-a-s...

flickriver.com/photos/javier1949/popular-interesting/

 

Hipódromo de la Zarzuela

Cuesta de las Perdices. CN. VI km 8 –Av. Padre Huidobro, s/n-. Madrid

 

Carlos Arniches Moltó y Martín Domínguez Esteban, arquitectos, y Eduardo Torroja Miret, ingeniero. Proyecto 1934. Inicio de las obras 1935. Reparaciones y finalización de las obras: Eduardo Torroja Miret 1941

Remodelación y restauración: Junquera Arquitectos S.L.P. Jerónimo Junquera García del Diestro y Liliana C. Obal Díaz. Proyecto 2004. Dirección de proyecto Clara E. Santana. Obras 2008-2014 en ejecución. Estructuras: Carlos Fernández Casado S.L. Instalaciones: Úrculo ingenieros.

  

Declarado Bien de Interés Cultural BIC en la categoría de MONUMENTO en 2009

  

De la Publicación “Arquitectura de Madrid. Tomo 3 Periferia. Fundación Arquitectura COAM”:

El hipódromo de la Zarzuela sustituye al existente en los altos del paseo de la Castellana, sobre el solar donde hoy se encuentran los Nuevos Ministerios, en funcionamiento desde 1878 y derribado en 1933 para prolongar el paseo. Situado en el privilegiado emplazamiento de los terrenos del monte de El Pardo, se inauguró en 1941 pese a que se encontraba prácticamente terminado antes de la guerra civil según el proyecto de los arquitectos Carlos Arniches y Martín Domínguez, realizado en colaboración con el ingeniero Eduardo Torroja, quien se encargaría, tras la guerra civil, de la finalización de los trabajos y las reparaciones pertinentes por la ausencia de los dos arquitectos. En julio de 1934 se convoca concurso público para elegir el proyecto, resultando ganadora la propuesta de Arniches, Domínguez y Torroja, las obras se iniciaron muy pronto y, al terminar 1935, estaban muy avanzadas. Con independencia de sus valores formales y de la excelente resolución funcional, uno de los mayores aciertos del proyecto consistió en aprovechar el desnivel de los terrenos. La organización dispone las instalaciones de forma casi transversal a la cuesta de las Perdices, por la que se accedía. Junto al acceso se situaron los "paddock" y el conjunto edificatorio fundamental, ocupado por el restaurante y las tribunas, de espaldas al sol y en posición lateral. Completaban el conjunto las cuadras, las pistas de entrenamiento y concursos y la pista principal, marcada por dos diagonales interiores, así como una serie de construcciones e instalaciones auxiliares entre las que hay que destacar el depósito de Torroja, acabado en ladrillo y con perfil de paraboloide hiperbólico. Perfectamente integrado en sus partes, todo él (tanto en lo arquitectónico como en lo ingenieril) muestra a la vez un arraigo en lo vernáculo y la depuración formal que entronca la tradición en la modernidad. Surgen así las galerías de los basamentos y muros de contención en secuencias repetitivas de arquerías encaladas de medio punto que unifican y articulan los elementos dispersos y los espacios libres en un entramado de ámbitos ininterrumpidos para el deporte, el paseo y la fiesta; y surge, ciertamente, el elemento que ha singularizado al hipódromo, convirtiéndose en su seña de identidad más reconocida: la bellísima cubierta de las tribunas en voladizo de hormigón armado de 12,80 m y 5 cm de espesor en su extremo, a base de bóvedas laminares en solución hiperboloide, que internacionalizó la figura de Torroja, ensombreciendo injustamente la de sus arquitectos. La limpieza y funcionalidad de la marquesina (una yuxtaposición de elementos con forma de gaviota) se aunaba con la experimentalista audacia estructural de alemanas resonancias y el resultado plástico, de adscripción racionalista, quedaba, no obstante, todo él impregnado por un hálito poético de sobrecogedora belleza. Después de muchos años abandonado y en un elevado grado de deterioro, las instalaciones del hipódromo han vuelto a abrirse en 2005 a las carreras de caballos. El proyecto de puesta en valor de Jerónimo Junquera y Liliana Obal, ganadores del concurso convocado, se está ejecutando tras la declaración en 2009 como Bien de Interés Cultural de esta unánimemente reconocida "joya arquitectónica".

 

212.145.146.10/biblioteca/fondos/ingra2014/index.htm#map....

  

De la Memoria de la página web del estudio de arquitectura Junquera Arquitectos S.L.P. :

El proyecto de Junquera Arquitectos S.L.P. obtiene en 2004 Primer premio del Concurso Internacional para la Restauración y Rehabilitación del Recinto de Carreras del Hipódromo de la Zarzuela, convocado por la sociedad Hipódromo de la Zarzuela S.A. El Recinto de Carreras del Hipódromo de la Zarzuela es una de las más excepcionales obras de la arquitectura española del primer tercio del siglo XX, y la estructura de las tribunas con las marquesinas, una de las grandes realizaciones del siglo a nivel mundial.

Se propone, recuperar para la ciudad el Hipódromo de la Zarzuela con las instalaciones óptimas para las carreras y el deporte hípico, en equilibrio con el uso y disfrute del Monumento. El Proyecto de Restauración confía la belleza del futuro Hipódromo a potenciar sus valores originales recuperando los que hubiese perdido. Para ello se propone:

- Eliminar las adherencias a los edificios históricos que los habían desvirtuado.

- Restaurar las Tribunas, emblema del Hipódromo, dedicadas a contemplar las carreras

- Adaptar la topografía y segregar las circulaciones de caballo y público en dos niveles según el proyecto de 1934: el público accede al recinto por los patios sur y norte, que quedan comunicados en la galería del paddock. Desde este nivel puede contemplar todos los movimientos del caballo en un nivel inferior sin interferir en su recorrido. Los patios se expanden hacia las terrazas entre tribunas, con vistas a la pista y la ciudad.

-Conservar los ensilladeros en la posición original, concentrando a su alrededor los servicios de carreras, jockeys, veterinaria etc., en un edificio nuevo excavado en el terreno y abierto a jardines que aportan privacidad, iluminación y ventilación natural. Con accesos independientes y comunicación directa con el paddock y la tribuna central sin cruzarse con el público.

-Prever la posible ampliación de un Centro de Convenciones soterrado en el patio norte sin afectar a las perspectivas de los edificios históricos ni del paisaje.

Las obras comenzaron en 2008 con la restauración de las marquesinas de las Tribunas, deterioradas por el paso del tiempo, y dañadas por el agua y diversas construcciones realizadas en etapas anteriores. A la vez que se restauran las marquesinas, se fueron ejecutando en el Recinto obras de Prospección constructiva. Obras de investigación para descubrir y analizar los valores y sistemas constructivos originales, desvirtuados y perdidos por ampliaciones y modificaciones ejecutadas en el recinto. Esto evidenció daños estructurales importantes que exigieron obras de consolidación y reparación de la estructura. Una vez completas las obras de reparación estructural, se inició la restauración y rehabilitación del conjunto arquitectónico, con el objetivo de recuperar los valores esenciales del proyecto de 1934 de Arniches, Domínguez y Torroja.

 

www.junqueraarquitectos.com/

 

flickriver.com/photos/javier1949/popular-interesting/

 

Hipódromo de la Zarzuela

Cuesta de las Perdices. CN. VI km 8 –Av. Padre Huidobro, s/n-. Madrid

 

Carlos Arniches Moltó y Martín Domínguez Esteban, arquitectos, y Eduardo Torroja Miret, ingeniero. Proyecto 1934. Inicio de las obras 1935. Reparaciones y finalización de las obras: Eduardo Torroja Miret 1941

Remodelación y restauración: Junquera Arquitectos S.L.P. Jerónimo Junquera García del Diestro y Liliana C. Obal Díaz. Proyecto 2004. Dirección de proyecto Clara E. Santana. Obras 2008-2014 en ejecución. Estructuras: Carlos Fernández Casado S.L. Instalaciones: Úrculo ingenieros.

  

Declarado Bien de Interés Cultural BIC en la categoría de MONUMENTO en 2009

  

De la Publicación “Arquitectura de Madrid. Tomo 3 Periferia. Fundación Arquitectura COAM”:

El hipódromo de la Zarzuela sustituye al existente en los altos del paseo de la Castellana, sobre el solar donde hoy se encuentran los Nuevos Ministerios, en funcionamiento desde 1878 y derribado en 1933 para prolongar el paseo. Situado en el privilegiado emplazamiento de los terrenos del monte de El Pardo, se inauguró en 1941 pese a que se encontraba prácticamente terminado antes de la guerra civil según el proyecto de los arquitectos Carlos Arniches y Martín Domínguez, realizado en colaboración con el ingeniero Eduardo Torroja, quien se encargaría, tras la guerra civil, de la finalización de los trabajos y las reparaciones pertinentes por la ausencia de los dos arquitectos. En julio de 1934 se convoca concurso público para elegir el proyecto, resultando ganadora la propuesta de Arniches, Domínguez y Torroja, las obras se iniciaron muy pronto y, al terminar 1935, estaban muy avanzadas. Con independencia de sus valores formales y de la excelente resolución funcional, uno de los mayores aciertos del proyecto consistió en aprovechar el desnivel de los terrenos. La organización dispone las instalaciones de forma casi transversal a la cuesta de las Perdices, por la que se accedía. Junto al acceso se situaron los "paddock" y el conjunto edificatorio fundamental, ocupado por el restaurante y las tribunas, de espaldas al sol y en posición lateral. Completaban el conjunto las cuadras, las pistas de entrenamiento y concursos y la pista principal, marcada por dos diagonales interiores, así como una serie de construcciones e instalaciones auxiliares entre las que hay que destacar el depósito de Torroja, acabado en ladrillo y con perfil de paraboloide hiperbólico. Perfectamente integrado en sus partes, todo él (tanto en lo arquitectónico como en lo ingenieril) muestra a la vez un arraigo en lo vernáculo y la depuración formal que entronca la tradición en la modernidad. Surgen así las galerías de los basamentos y muros de contención en secuencias repetitivas de arquerías encaladas de medio punto que unifican y articulan los elementos dispersos y los espacios libres en un entramado de ámbitos ininterrumpidos para el deporte, el paseo y la fiesta; y surge, ciertamente, el elemento que ha singularizado al hipódromo, convirtiéndose en su seña de identidad más reconocida: la bellísima cubierta de las tribunas en voladizo de hormigón armado de 12,80 m y 5 cm de espesor en su extremo, a base de bóvedas laminares en solución hiperboloide, que internacionalizó la figura de Torroja, ensombreciendo injustamente la de sus arquitectos. La limpieza y funcionalidad de la marquesina (una yuxtaposición de elementos con forma de gaviota) se aunaba con la experimentalista audacia estructural de alemanas resonancias y el resultado plástico, de adscripción racionalista, quedaba, no obstante, todo él impregnado por un hálito poético de sobrecogedora belleza. Después de muchos años abandonado y en un elevado grado de deterioro, las instalaciones del hipódromo han vuelto a abrirse en 2005 a las carreras de caballos. El proyecto de puesta en valor de Jerónimo Junquera y Liliana Obal, ganadores del concurso convocado, se está ejecutando tras la declaración en 2009 como Bien de Interés Cultural de esta unánimemente reconocida "joya arquitectónica".

 

212.145.146.10/biblioteca/fondos/ingra2014/index.htm#map....

  

De la Memoria de la página web del estudio de arquitectura Junquera Arquitectos S.L.P. :

El proyecto de Junquera Arquitectos S.L.P. obtiene en 2004 Primer premio del Concurso Internacional para la Restauración y Rehabilitación del Recinto de Carreras del Hipódromo de la Zarzuela, convocado por la sociedad Hipódromo de la Zarzuela S.A. El Recinto de Carreras del Hipódromo de la Zarzuela es una de las más excepcionales obras de la arquitectura española del primer tercio del siglo XX, y la estructura de las tribunas con las marquesinas, una de las grandes realizaciones del siglo a nivel mundial.

Se propone, recuperar para la ciudad el Hipódromo de la Zarzuela con las instalaciones óptimas para las carreras y el deporte hípico, en equilibrio con el uso y disfrute del Monumento. El Proyecto de Restauración confía la belleza del futuro Hipódromo a potenciar sus valores originales recuperando los que hubiese perdido. Para ello se propone:

- Eliminar las adherencias a los edificios históricos que los habían desvirtuado.

- Restaurar las Tribunas, emblema del Hipódromo, dedicadas a contemplar las carreras

- Adaptar la topografía y segregar las circulaciones de caballo y público en dos niveles según el proyecto de 1934: el público accede al recinto por los patios sur y norte, que quedan comunicados en la galería del paddock. Desde este nivel puede contemplar todos los movimientos del caballo en un nivel inferior sin interferir en su recorrido. Los patios se expanden hacia las terrazas entre tribunas, con vistas a la pista y la ciudad.

-Conservar los ensilladeros en la posición original, concentrando a su alrededor los servicios de carreras, jockeys, veterinaria etc., en un edificio nuevo excavado en el terreno y abierto a jardines que aportan privacidad, iluminación y ventilación natural. Con accesos independientes y comunicación directa con el paddock y la tribuna central sin cruzarse con el público.

-Prever la posible ampliación de un Centro de Convenciones soterrado en el patio norte sin afectar a las perspectivas de los edificios históricos ni del paisaje.

Las obras comenzaron en 2008 con la restauración de las marquesinas de las Tribunas, deterioradas por el paso del tiempo, y dañadas por el agua y diversas construcciones realizadas en etapas anteriores. A la vez que se restauran las marquesinas, se fueron ejecutando en el Recinto obras de Prospección constructiva. Obras de investigación para descubrir y analizar los valores y sistemas constructivos originales, desvirtuados y perdidos por ampliaciones y modificaciones ejecutadas en el recinto. Esto evidenció daños estructurales importantes que exigieron obras de consolidación y reparación de la estructura. Una vez completas las obras de reparación estructural, se inició la restauración y rehabilitación del conjunto arquitectónico, con el objetivo de recuperar los valores esenciales del proyecto de 1934 de Arniches, Domínguez y Torroja.

 

www.junqueraarquitectos.com/

 

En Twiter y también en Biodiversidad virtual

 

Jugando con ondas y giros Spirogyra trenza su alma verde, la que le da la vida. Construye así espirales que se acercan y se alejan dibujando la armonía en sus cloroplastos bajo el agua, mientras teje sus selvas de seda. En ese perfecto equilibrio de curvas nace su belleza que se convierte en vida, como una escalera que gira, gira y avanza por el tiempo, segundo a segundo, bebiendo los rayos de sol que rizaron su alma para estar siempre tomando su luz.

 

Las estrategias de supervievencia de muchas algas están relacionadas con la morfología y el comportamiento de los cloroplastos en el interior de sus células. EnSpirogyra se da un eficente modelo de captación de la luz que además se traduce en belleza: con independencia de la posición que ocupe horizontamente su cuerpo en el agua, siempre recibirá la misma cantidad de radiación, aunque los filamentos se giren, lo que le permite, siempre aprovechar de forma óptima la luz del sol para realizar la fotosíntesis.

 

El número de cloroplastos acintados que presentan las células de Spirogyra puede variar, dependiendo de la especie, entre uno y dieciséis; de tal manera, que aproximadamente un tercio de todas las especies solo contiene un cloroplasto en cada célula, otro tercio de dos a cinco y el resto presentan de seis a dieciséis, esa particular disposición en espiral de los cloroplastos es de una gran belleza, sobre todo cuando se combinan varios y en sus giros dibujan trenzas acuáticas llenas de armonía y cargadas de vida.

 

Spirogyra puede vivir en abruptas torrenteras o en pacíficas lagunas, en solitarias turberas de montaña, remansos de ríos, arroyos, fuentes, lagos, pequeños charcos...allí donde haya un poco de agua, los filamentos del alga Spirogyra pueden crecer y formar intrincadas selvas, donde a su abrigo, la vida de muchos otros seres se desarrolla.

 

Hoy en los fondos del Lago de Sanabria vive donde antes nunca habitó, los nutrientes acumulados por la inexistente depuración de las aguas residuales que vierten en él desde cinco puntos favorecen su desarrollo y lo han favorecido desde hace años, hacidendo que sus filamentos formasen enmarañadas tramas con otras algas. Ahora, sin embargo, son las cianobacterias de diferentes géneros las que forman el tapiz verduzco que cubre los fondos y Spirogyra las acompañana pintándolas con sus rizos.

 

La fotografía que mostramos, se ha realizado a 400 aumentos empleando la técnica de epifluorescancia y se ha tomado sobre una muestra recolectada a cinco metros de profundidad, el 22 de mayo de 2018 por Tomás y Mª José sobre los fondos en las inmediaciones de la Isla de Moras en el Lago de Sanabria (Zamora), desde el catamarán Helios Sanabria el primer catamarán construido en el Planeta propulsado por energía eólica y solar.

 

LIBRO: Lago de Sanabria 2015, presente y futuro de un ecosistema en desequilibrio

 

¿Comenzará a brillar la luz?

 

Presentación ponencia congreso internacional de Limnología de la AIL

 

El Lago en Europa

 

Informes de contaminación en el Lago de Sanabria

 

informe de evolución de la contaminación en el Lago de Sanabria

 

vídeo

*

*

En Biodiversidad virtual

*

*

y también en Twiter

*

 

Polyarthra vulgaris es el rotífero más abundante en estos momentos en el plancton del Lago de Sanabria. En la imagen aparece uno de sus huevos infectado por quitridios junto a un pequeño grupo de algas de la especie Coenocysis planctonica y una pequeña nube de la cianobacteria Aphanothece . En estos momentos sus puestas están siendo esquilmadas por la acción de los quitridios, en un episodio más del desequilibrio que padece este ecosistema derivado de la inexistencia de un sistema de depuración operativo y de los vertidos de aguas fecales y residuales que llegan a sus aguas desde seis puntos diferentes.

 

El rotífero Polyarthra reposa tranquilo flotando en el agua del Lago de Sanabria plegando sus alas. Se ha multiplicado en su seno hasta lo indecible, y caza con sus pequeños remolinos, diminutas algas, lunares verdes de Coenocystis y grumos de nubes de algunas minúsculas cianobacterias como Aphanothece que enturbian el agua. Es el relevo de la vida por la vida que se asoma en latidos diferentes y que en el Lago se ha precipitado en una carrera de idas y venidas por la supervivencia.

 

Tras el reposo activo, en un momento, Polyarthra despliega sus alas y en vuelo de salto imprevisto sobre el agua se detiene de nuevo y prosigue su tarea flitrando y filtrando, dándose vida desde la vida. Ha llegado su momento óptimo, y con alimento en el agua para varias generaciones de generaciones Polyarthra deposita sus huevos esféricos que han ido haciendo crecer una y otra vez a través de este germen de vida su casi infinita población.

 

Sin previo aviso hoy, y en un salto casi tan imprevisible como sus saltos de vuelo, la vida desde otra faz diferente ha empezado ha tomar el relevo a este rotífero que parecía haberse hecho inmortal.

 

Los hongos quitridios se espolvorean en el agua, parece que ha salido de la nada y tomando al asalto la vida que Polyarthra había preparado en los huevos esféricos de su puesta acuática, han truncado su destino que siempre será vida en relevo imprevisible.

 

Polyarthra pasa sus hora inmóvil mientras pasta en las praderas flotantes de lunares verdes y estrellas que han crecido como malas hierbas en el Lago de Sanabria, y mientras parece que rumia, tritura el minúsculo pasto verde de las algas, siempre a la sombra de su sombra que es su propio cuerpo casi invisible, así permanece inmóvil con la tranquilidad que parece darle su transparencia.

 

El único ojo de cíclope lo lleva marcado Polyarthra en el centro de la frente como una brasa siempre encendida que le ayuda a localizar la luz del Sol. A diferencia de muchos otros rotíferos su cuerpo termina en forma de saco porque carece de pie y presenta unas características expansiones torácicas de aspecto de pluma que parecen alas y se disponen en formaciones de tres en cuatro grupos.

 

Los rotíferos de la familia a la que pertenece el género Polyarthra tienen un complejo aparato bucal, masticador, mordedor y succionador dotado de un mecanismo de succión con un émbolo que hace el vacío, que facilita así la extracción de los líquidos nutritivos de las algas de las que se alimentan.

 

Polyarthra vulgaris es una de las especies más extendidas y comunes del género, pero, con frecuencia, ésta y otra especie Polyarthra dolichoptera, son tan parecidas que resulta prácticamente imposible diferenciarlas, entre otras cosas porque no está muy claro que correspondan a dos taxones independientes o a variantes de una misma forma.

 

Polyarthra vulgaris es capaz de soportar un amplio rango de temperaturas para vivir y aunque se puede encontrar a diferentes profundidades, prefiere las aguas superficiales y los ambientes muy oxigenados, más propios de la superficie que del fondo. Aunque según algunos autores se alimenta de diferentes grupos de algas como criptomonadáceas, crisofíceas y diatomeas centrales, en el Lago de Sanabria su dieta parece estar constituida también por algunas clorofíceas clorococales y cianobacterias como las que hoy le sirven de alimento.

 

En la década de 1970 el género Polyarthra fue estudiado por Albert Guiset en la Península y, posteriormente, el trabajo de Jordi de Manuel sobre los rotíferos de los embalses españoles, aportó información de gran interés acerca de los requerimientos ecológicos y la taxonomía de este genero. A Jordi de Manuel precisamente, agradecemos toda la amable información que nos ha hecho llegar acerca de este rotífero que, aunque ya citado de este ecosistema, reaparece en el Lago de Sanabria.

 

La fotografía tomada con Isabel López de Munain a 400 aumentos empleando la técnica de contraste de interferencia, se ha realizado sobre una muestra recolectada en un muestreo de superficie el día 10 de agosto de 2016, por Cristina, Javier y Genis en el Lago de Sanabria (Zamora), desde el catamarán Helios Sanabria el primer catamarán construido en el Planeta propulsado por energía eólica y solar.

  

LIBRO: Lago de Sanabria 2015, presente y futuro de un ecosistema en desequilibrio

 

Presentación ponencia congreso internacional de Limnología de la AIL

 

El Lago en Europa

 

Informes de contaminación en el Lago de Sanabria

 

informe de evolución de la contaminación en el Lago de Sanabria

 

vídeo

 

El Lago en TVE

 

*En Biodiversidad virtual y también en Instagram como @proyectoagua.

  

Orbitando unas veces y otras veces dando tumbos, como la alegoría viva del Lago en el que navegan, Gymnodinium corretea bajo el agua entre las estrellas espesas de Asterionella que tiñen de verde las aguas del Lago, y a pesar de su marcha sin rumbo, no pierde de vista el mirar al sol entre tinieblas.

 

Gymnodinium es un flagelado unicelular de la familia de las dinofíceas. Muchos de ellos como éste, se mueven en el agua orbitando y girando sobre su eje como invisibles asteroides vivos y de colores impulsados por la energía del Sol. En su cuerpo, dos surcos, uno longitudinal y otro transversal alojan dos flagelos, el vertical, liso, mueve en línea recta su cuerpo de peonza y el horizontal, festoneado por invisibles y cortas barbas, lo hace girar, consiguiendo así su efecto de movimiento de cuerpo planetario.

 

Con frecuencia el cuerpo de los dinoflagelados se protege en un estuche de placas de celulosa que constituye una rígida y eficaz armadura, a veces de gran belleza, sin embargo, Gymnodinium se muestra desnudo aunque haciendo frente a sus posibles enemigos con arpones envenenados (tricocistos) o cargándose de sustancias tóxicas en su interior.

 

Los dinoflagelados son algas que presentan los cloroplastos en forma de pequeños discos o varillas, en su interior se almacenan clorofilas a y c, así como xantofilas. La diferente proporción en la combinación de estos pigmentos hace que estas algas unicelulares muestren casi una coloración tan variada como los colores del arcoíris, desde el amarillo oro al azul eléctrico. Casi cualquier color es posible en estas algas que dan lugar a las mareas rojas o a fenómenos de bioluminiscencia.

 

Los dinoflagelados se encuentran tanto en aguas dulces como saladas y pueden vivir tanto en superficie como a considerable profundidad, las hay que viven entre los granos húmedos de arena o incluso en la nieve y pueden presentar casi cualquier tipo de nutrición, los hay fotosintéticos, otros son depredadores y se alimentan exclusivamente de los organismos que capturan, pero algunas formas como ésta pueden alimentarse de forma mixta o absorber sustancias orgánicas que se encuentren disueltas en el agua, y en el Lago de Sanabria Gymnodinium uberrimum puede encontrar todas las que necesita debido a la ausencia de un sistema de depuración operativo.

 

A veces algunas especies pueden reproducirse de manera explosiva y dar lugar a mareas rojas que pueden originar un déficit de oxígeno en el agua, poniendo en peligro la vida de otros organismos acuáticos. En ocasiones, las potentes toxinas fabricadas por algunas de ellas causan una gran mortalidad en moluscos y peces y pueden poner en peligro la salud humana si se consumen moluscos que se han alimentado de ellas.

 

Gymnodinium está representado en todas las aguas dulces y saladas del Planeta por cerca de 245 especies con formas que van desde las globulares y fusiformes a las comprimidas como pequeñas píldoras. Ocasionalmente pueden formar pequeñas colonias agrupadas en cadena o vivir encerradas en quistes hialinos como burbujas de gelatina.

 

La especie de hoy Gymnodinium uberrimum se caracteriza por sus contornos redondeados su color verdoso o pardo amarillento y por la presencia de un estigma rojizo y puede vivir en medios con una considerable carga de nutrientes, como ahora las del Lago de Sanabria que el hombre transformó

  

La fotografía de hoy realizada en vivo, procede de una muestra recogida el día 5 de abril a 3 metros de profundidad en el Lago de Sanabria por Maribel Carrasco y Daniel Tenorio: @macabra.gs @descubriendoalpirata @proyectoagua @natgeo @natgeoesp @europarques y ha sido tomada a 400 aumentos con las técnicas de contraste de interferencia y epifluorescencia, desde el catamarán "Helios-Sanabria" de la Estación Biológica Internacional Duero-Douro.

 

más información

 

LIBRO: Lago de Sanabria 2015, presente y futuro de un ecosistema en desequilibrio

 

informe de evolución de la contaminación en el Lago de Sanabria

  

*

*

En Biodiversidad virtual

*

*

y también en Twiter

*

 

Polyarthra vulgaris es el rotífero más abundante en estos momentos en el plancton del Lago de Sanabria. En la imagen aparece junto a un pequeño grupo de algas de la especie Coenocysis planctonica pero sus puestas están siendo esquilmadas por la acción de los quitridios, en un episodio más del desequilibrio que padece este ecosistema derivado de la inexistencia de un sistema de depuración operativo y de los vertidos de aguas fecales y residuales que llegan a sus aguas desde seis puntos diferentes.

 

El rotífero Polyarthra reposa tranquilo flotando en el agua del Lago de Sanabria plegando sus alas. Se ha multiplicado en su seno hasta lo indecible, y caza con sus pequeños remolinos, diminutas algas, lunares verdes de Coenocystis y grumos de nubes de algunas minúsculas cianobacterias como Aphanothece que enturbian el agua. Es el relevo de la vida por la vida que se asoma en latidos diferentes y que en el Lago se ha precipitado en una carrera de idas y venidas por la supervivencia.

 

Tras el reposo activo, en un momento, Polyarthra despliega sus alas y en vuelo de salto imprevisto sobre el agua se detiene de nuevo y prosigue su tarea flitrando y filtrando, dándose vida desde la vida. Ha llegado su momento óptimo, y con alimento en el agua para varias generaciones de generaciones Polyarthra deposita sus huevos esféricos que han ido haciendo crecer una y otra vez a través de este germen de vida su casi infinita población.

 

Sin previo aviso hoy, y en un salto casi tan imprevisible como sus saltos de vuelo, la vida desde otra faz diferente ha empezado ha tomar el relevo a este rotífero que parecía haberse hecho inmortal.

 

Los hongos quitridios se espolvorean en el agua, parece que ha salido de la nada y tomando al asalto la vida que Polyarthra había preparado en los huevos esféricos de su puesta acuática, han truncado su destino que siempre será vida en relevo imprevisible.

 

Polyarthra pasa sus hora inmóvil mientras pasta en las praderas flotantes de lunares verdes y estrellas que han crecido como malas hierbas en el Lago de Sanabria, y mientras parece que rumia, tritura el minúsculo pasto verde de las algas, siempre a la sombra de su sombra que es su propio cuerpo casi invisible, así permanece inmóvil con la tranquilidad que parece darle su transparencia.

 

El único ojo de cíclope lo lleva marcado Polyarthra en el centro de la frente como una brasa siempre encendida que le ayuda a localizar la luz del Sol. A diferencia de muchos otros rotíferos su cuerpo termina en forma de saco porque carece de pie y presenta unas características expansiones torácicas de aspecto de pluma que parecen alas y se disponen en formaciones de tres en cuatro grupos.

 

Los rotíferos de la familia a la que pertenece el género Polyarthra tienen un complejo aparato bucal, masticador, mordedor y succionador dotado de un mecanismo de succión con un émbolo que hace el vacío, que facilita así la extracción de los líquidos nutritivos de las algas de las que se alimentan.

 

Polyarthra vulgaris es una de las especies más extendidas y comunes del género, pero, con frecuencia, ésta y otra especie Polyarthra dolichoptera, son tan parecidas que resulta prácticamente imposible diferenciarlas, entre otras cosas porque no está muy claro que correspondan a dos taxones independientes o a variantes de una misma forma.

 

Polyarthra vulgaris es capaz de soportar un amplio rango de temperaturas para vivir y aunque se puede encontrar a diferentes profundidades, prefiere las aguas superficiales y los ambientes muy oxigenados, más propios de la superficie que del fondo. Aunque según algunos autores se alimenta de diferentes grupos de algas como criptomonadáceas, crisofíceas y diatomeas centrales, en el Lago de Sanabria su dieta parece estar constituida también por algunas clorofíceas clorococales y cianobacterias como las que hoy le sirven de alimento.

 

En la década de 1970 el género Polyarthra fue estudiado por Albert Guiset en la Península y, posteriormente, el trabajo de Jordi de Manuel sobre los rotíferos de los embalses españoles, aportó información de gran interés acerca de los requerimientos ecológicos y la taxonomía de este genero. A Jordi de Manuel precisamente, agradecemos toda la amable información que nos ha hecho llegar acerca de este rotífero que, aunque ya citado de este ecosistema, reaparece en el Lago de Sanabria.

 

La fotografía tomada con Isabel López de Munain a 400 aumentos empleando la técnica de contraste de interferencia, se ha realizado sobre una muestra recolectada en un muestreo de superficie el día 10 de agosto de 2016, por Cristina, Javier y Genis en el Lago de Sanabria (Zamora), desde el catamarán Helios Sanabria el primer catamarán construido en el Planeta propulsado por energía eólica y solar.

  

LIBRO: Lago de Sanabria 2015, presente y futuro de un ecosistema en desequilibrio

 

Presentación ponencia congreso internacional de Limnología de la AIL

 

El Lago en Europa

 

Informes de contaminación en el Lago de Sanabria

 

informe de evolución de la contaminación en el Lago de Sanabria

 

vídeo

 

El Lago en TVE

 

En Biodiversidad virtual y también en Instagram como @proyectoagua.

 

Es Pseudovorticella , y con ella suenan campanas bajo el Lago que el agua disuelve en torbellinos haciendo del metal de cada nota un susurro líquido, son corrientes de un susurro circular y silencioso, susurro transparente y continuado, espirales en las gotas que son siempre su abrazo fluido y vital...

 

Al igual que el ciliado Vorticella , Pseudovorticella abre su copa bajo el agua y estira su tallo de flor curiosa, agitando en ondas su corona para generar corrientes bajo el agua, torbellinos que llegan cargados de regalos y que a estos pequeños ciliados le dan la vida.

 

Las especies del género Pseudovorticella son prácticamente iguales a Vorticella , excepto por las diferentes ornamentaciones que presentan en la fina película que recubre su cuerpo de campana. Mientras que en Vorticella , sobre la superficie de su envuelta, se repite un patrón de estrías horizontales, Pseudovorticella se recubre de unas pequeñas protuberancias, a veces globulares, otras veces de aspecto escamoso o de otra apariencia, que confieren a su superficie una textura reticulada de diminuto mosaico.

 

En este género, representado por apenas una docena de especies, la estructura de su película protectora, junto a la presencia y número de vacuolas o la morfología de su alargado y curvado macronúcleo son caracteres importantes para su determinación, en la que en muchas ocasiones hay que recurrir a tinciones especiales que pongan de relieve sus características.

 

La especie que mostramos aquí muy probablemente Pseudovorticella sphagni es una especie solitaria de tamaño mediano con una longitud próxima a las 50 micras y de una anchura no superior a las 35, que vive cerca de las orillas o entre los musgos en pequeñas charcas y lagunas, en estas masas de agua, a ritmo pausado, laten dos o tres vacuolas pulsátiles esféricas que se dejan ver bajo una película fina adornada por diminutos grumos que forman una retícula sobre su cuerpo.

 

Desde aquí se cita por vez primera para el Lago de Sanabria y muy probablementre también para el resto del territorio Ibérico, desde donde en el silencio de la penumbra hace sonar su tañido, quizá por la agonía que sufre este hermoso y único Lago descuidado en el que los vertidos siguen sin conocer un sistema de depuración que no ensucie su alma de cristal, hoy turbia y empañada.

 

Las fotografías, realizadas en vivo, a 400 y 200 aumentos con la técnica de contraste de interferencia, proceden de una muestra recogida el día 26 de septiembre a 3 metros de profundidad en Custa Llago (Lago de Sanabria) con Kike Calleja, Emilio Valdés, Manuel, Andrés Blanco, Miguel Ángel San José, David Salvador, Maribel Carrasco y Daniel Tenorio: @kikecallejatv @macabra.gs @oceansecrets.es @proyectoagua @descubriendoalpirata @natgeo @natgeoesp @europarques y recogidas por el ROV ROT desde el catamarán "Helios-Sanabria" de la Estación Biológica Internacional Duero-Douro, en un entrañable encuentro para la grabación del programa "Río Salvaje"

  

LIBRO: Lago de Sanabria 2015, presente y futuro de un ecosistema en desequilibrio www.duerodouro.org/area-de-investigacion/investigacion-la...

 

Informe de evolución de la contaminación en el Lago de Sanabria www.biodiversidadvirtual.org/taxofoto/puntos-bv/2763

 

En Biodiversidad virtual y también en Instagram como @proyectoagua.

  

En un juego de ondas verdes Spirogyra trenza su corazón, y desde el fondo del agua quiere subir al cielo en rizos de caracola.

 

Spirogyra es una alga verde, de un verde intenso o pálido y de cloroplastos trenzados y en forma de cinta que está representada por cerca de cuatrocientas especies. En todas ellas esos cloroplastos acintados se disponen enrollados en una perfecta espiral, pegados a la pared de las células cilíndricas y alargadas que los contienen y en el centro de cada celda, sostenido entre invisibles hilos un núcleo alargado y equidistante, dirige discretamente su paso por el tiempo.

 

Los tallos de Spirogyra crecen, lo hacen siempre en longitud, porque nunca se ramifican. Con frecuencia, y sobre todo en aguas tranquilas o en los remansos de los riachuelos y arroyos pueden aparecer como filamentos flotantes, que junto a otros forman densas marañas verdes y sedosas que asoman como islotes sobre la superficie del agua.

 

El número de cloroplastos acintados que presentan las células de Spirogyra puede variar, dependiendo de la especie, entre uno y dieciséis; de tal manera, que aproximadamente un tercio de todas las especies solo contiene un cloroplasto en cada célula, otro tercio de dos a cinco y el resto presentan de seis a dieciséis, esa particular disposición en espiral de los cloroplastos es de una gran belleza, sobre todo cuando se combinan varios y en sus giros dibujan trenzas acuáticas de armonía multiplicada.

 

Las estrategias de supervievencia de muchas algas están relacionadas con la morfología y el comportamiento de los cloroplastos en el interior de sus células. EnSpirogyra se da un eficente modelo de captación de la luz que además se traduce en belleza: con independencia de la posición que ocupe horizontamente su cuerpo en el agua, siempre recibirá la misma cantidad de radiación, aunque los filamentos se giren, lo que le permite, siempre aprovechar de forma óptima la luz del sol para realizar la fotosíntesis.

 

Spirogyra puede vivir en abruptas torrenteras o en pacíficas lagunas, en solitarias turberas de montaña, remansos de ríos, arroyos, fuentes, lagos, pequeños charcos...allí donde haya un poco de agua, los filamentos del alga Spirogyra pueden crecer y formar intrincadas selvas, donde a su abrigo, la vida de muchos otros seres se desarrolla.

 

Hoy en los fondos del Lago de Sanabria vive donde antes nunca habitó. Los nutrientes acumulados por la inexistente depuración de las aguas residuales que vierten en él desde cinco puntos favorecen su desarrollo y lo han favorecido desde hace años, hacidendo que sus filamentos formasen enmarañadas tramas con otras algas. Ahora, sin embargo, son las cianobacterias de diferentes géneros las que forman el tapiz verduzco que cubre los fondos y Spirogyra las acompañana pintándolas con sus rizos.

 

Aunque recogida en las inmediaciones de Custa Llago, diferentes especies de Spirogyra pueden encontrarse en muy diversos enclaves del Lago de Sanabria creciendo entre las cianobacterias que viven recubriendo el lecho del fondo y la superficie de las rocas sumergidas. Las fotografías, realizadas en vivo, a 400 aumentos con la técnica de contraste de interferencia, contraste de fase y epifluorescencia proceden de una muestra recogida el día 26 de septiembre a 3 metros de profundidad con Kike Calleja, Emilio Valdés, Manuel, Andrés Blanco, Miguel Ángel San José, David Salvador, Maribel Carrasco y Daniel Tenorio: @kikecallejatv @macabra.gs @oceansecrets.es @proyectoagua @descubriendoalpirata @natgeo @natgeoesp @europarques y recogidas por el ROV ROT desde el catamarán "Helios-Sanabria" de la Estación Biológica Internacional Duero-Douro, en un entrañable encuentro para la grabación del programa "Río Salvaje"

  

LIBRO: Lago de Sanabria 2015, presente y futuro de un ecosistema en desequilibrio www.duerodouro.org/area-de-investigacion/investigacion-la...

 

informe de evolución de la contaminación en el Lago de Sanabria www.biodiversidadvirtual.org/taxofoto/puntos-bv/2763

 

En Proyecto Agua: flic.kr/p/2jMNeUp

 

flickriver.com/photos/javier1949/popular-interesting/

 

Hipódromo de la Zarzuela

Cuesta de las Perdices. CN. VI km 8 –Av. Padre Huidobro, s/n-. Madrid

 

Carlos Arniches Moltó y Martín Domínguez Esteban, arquitectos, y Eduardo Torroja Miret, ingeniero. Proyecto 1934. Inicio de las obras 1935. Reparaciones y finalización de las obras: Eduardo Torroja Miret 1941

Remodelación y restauración: Junquera Arquitectos S.L.P. Jerónimo Junquera García del Diestro y Liliana C. Obal Díaz. Proyecto 2004. Dirección de proyecto Clara E. Santana. Obras 2008-2014 en ejecución. Estructuras: Carlos Fernández Casado S.L. Instalaciones: Úrculo ingenieros.

  

Declarado Bien de Interés Cultural BIC en la categoría de MONUMENTO en 2009

  

De la Publicación “Arquitectura de Madrid. Tomo 3 Periferia. Fundación Arquitectura COAM”:

El hipódromo de la Zarzuela sustituye al existente en los altos del paseo de la Castellana, sobre el solar donde hoy se encuentran los Nuevos Ministerios, en funcionamiento desde 1878 y derribado en 1933 para prolongar el paseo. Situado en el privilegiado emplazamiento de los terrenos del monte de El Pardo, se inauguró en 1941 pese a que se encontraba prácticamente terminado antes de la guerra civil según el proyecto de los arquitectos Carlos Arniches y Martín Domínguez, realizado en colaboración con el ingeniero Eduardo Torroja, quien se encargaría, tras la guerra civil, de la finalización de los trabajos y las reparaciones pertinentes por la ausencia de los dos arquitectos. En julio de 1934 se convoca concurso público para elegir el proyecto, resultando ganadora la propuesta de Arniches, Domínguez y Torroja, las obras se iniciaron muy pronto y, al terminar 1935, estaban muy avanzadas. Con independencia de sus valores formales y de la excelente resolución funcional, uno de los mayores aciertos del proyecto consistió en aprovechar el desnivel de los terrenos. La organización dispone las instalaciones de forma casi transversal a la cuesta de las Perdices, por la que se accedía. Junto al acceso se situaron los "paddock" y el conjunto edificatorio fundamental, ocupado por el restaurante y las tribunas, de espaldas al sol y en posición lateral. Completaban el conjunto las cuadras, las pistas de entrenamiento y concursos y la pista principal, marcada por dos diagonales interiores, así como una serie de construcciones e instalaciones auxiliares entre las que hay que destacar el depósito de Torroja, acabado en ladrillo y con perfil de paraboloide hiperbólico. Perfectamente integrado en sus partes, todo él (tanto en lo arquitectónico como en lo ingenieril) muestra a la vez un arraigo en lo vernáculo y la depuración formal que entronca la tradición en la modernidad. Surgen así las galerías de los basamentos y muros de contención en secuencias repetitivas de arquerías encaladas de medio punto que unifican y articulan los elementos dispersos y los espacios libres en un entramado de ámbitos ininterrumpidos para el deporte, el paseo y la fiesta; y surge, ciertamente, el elemento que ha singularizado al hipódromo, convirtiéndose en su seña de identidad más reconocida: la bellísima cubierta de las tribunas en voladizo de hormigón armado de 12,80 m y 5 cm de espesor en su extremo, a base de bóvedas laminares en solución hiperboloide, que internacionalizó la figura de Torroja, ensombreciendo injustamente la de sus arquitectos. La limpieza y funcionalidad de la marquesina (una yuxtaposición de elementos con forma de gaviota) se aunaba con la experimentalista audacia estructural de alemanas resonancias y el resultado plástico, de adscripción racionalista, quedaba, no obstante, todo él impregnado por un hálito poético de sobrecogedora belleza. Después de muchos años abandonado y en un elevado grado de deterioro, las instalaciones del hipódromo han vuelto a abrirse en 2005 a las carreras de caballos. El proyecto de puesta en valor de Jerónimo Junquera y Liliana Obal, ganadores del concurso convocado, se está ejecutando tras la declaración en 2009 como Bien de Interés Cultural de esta unánimemente reconocida "joya arquitectónica".

 

212.145.146.10/biblioteca/fondos/ingra2014/index.htm#map....

  

De la Memoria de la página web del estudio de arquitectura Junquera Arquitectos S.L.P. :

El proyecto de Junquera Arquitectos S.L.P. obtiene en 2004 Primer premio del Concurso Internacional para la Restauración y Rehabilitación del Recinto de Carreras del Hipódromo de la Zarzuela, convocado por la sociedad Hipódromo de la Zarzuela S.A. El Recinto de Carreras del Hipódromo de la Zarzuela es una de las más excepcionales obras de la arquitectura española del primer tercio del siglo XX, y la estructura de las tribunas con las marquesinas, una de las grandes realizaciones del siglo a nivel mundial.

Se propone, recuperar para la ciudad el Hipódromo de la Zarzuela con las instalaciones óptimas para las carreras y el deporte hípico, en equilibrio con el uso y disfrute del Monumento. El Proyecto de Restauración confía la belleza del futuro Hipódromo a potenciar sus valores originales recuperando los que hubiese perdido. Para ello se propone:

- Eliminar las adherencias a los edificios históricos que los habían desvirtuado.

- Restaurar las Tribunas, emblema del Hipódromo, dedicadas a contemplar las carreras

- Adaptar la topografía y segregar las circulaciones de caballo y público en dos niveles según el proyecto de 1934: el público accede al recinto por los patios sur y norte, que quedan comunicados en la galería del paddock. Desde este nivel puede contemplar todos los movimientos del caballo en un nivel inferior sin interferir en su recorrido. Los patios se expanden hacia las terrazas entre tribunas, con vistas a la pista y la ciudad.

-Conservar los ensilladeros en la posición original, concentrando a su alrededor los servicios de carreras, jockeys, veterinaria etc., en un edificio nuevo excavado en el terreno y abierto a jardines que aportan privacidad, iluminación y ventilación natural. Con accesos independientes y comunicación directa con el paddock y la tribuna central sin cruzarse con el público.

-Prever la posible ampliación de un Centro de Convenciones soterrado en el patio norte sin afectar a las perspectivas de los edificios históricos ni del paisaje.

Las obras comenzaron en 2008 con la restauración de las marquesinas de las Tribunas, deterioradas por el paso del tiempo, y dañadas por el agua y diversas construcciones realizadas en etapas anteriores. A la vez que se restauran las marquesinas, se fueron ejecutando en el Recinto obras de Prospección constructiva. Obras de investigación para descubrir y analizar los valores y sistemas constructivos originales, desvirtuados y perdidos por ampliaciones y modificaciones ejecutadas en el recinto. Esto evidenció daños estructurales importantes que exigieron obras de consolidación y reparación de la estructura. Una vez completas las obras de reparación estructural, se inició la restauración y rehabilitación del conjunto arquitectónico, con el objetivo de recuperar los valores esenciales del proyecto de 1934 de Arniches, Domínguez y Torroja.

 

www.junqueraarquitectos.com/

 

El embalse de Puentes Viejas está situado en el curso medio del río Lozoya, en la Sierra de Guadarrama (Comunidad de Madrid). Pertenece a la red de embalses del Canal de Isabel II y es el tercer embalse en el sentido de la corriente que se encuentra el río a su paso

El río Lozoya es el principal abastecedor de agua potable de la capital Madrid, por ello es retenido en varios tramos de su curso en el embalse de la Pinilla, en el embalse del Río Sequillo, en Puentes Viejas, en el de menor tamaño embalse de El Villar y acabando en el más grande importante de la Comunidad de Madrid, el embalse del Atazar.

 

La presa de Puentes Viejas, construida en hormigón, mide 66 metros de altura, con una planta semicircular con unas arcadas decorativas, es realmente impactante, a principio de los 90 se le agregó a los pies una pequeña central eléctrica que desde la fecha produce energía hidroeléctrica, que se puso en servicio en 1995. También se construyó una nueva "torre de toma" para poder captar el agua a distintas alturas

Como viene siendo habitual en todos los embalses del Canal de Isabel II, está prohibido pasar por la presa a pie, pero si se puede circular pues la carretera M-135 discurre por encima de la presa.

 

En el año 1907 se elaboró un informe en el que se establecía que el lugar más adecuado para la construcción del nuevo embalse era un enclave situado en la cola del embalse de El Villar conocido como Puentes Viejas, y que ya había sido citado en 1819 por Mariano Vallejo y en 1822 por el ingeniero Coqueret en sus estudios para el abastecimiento de Madrid. En dicho informe volvía a hacerse patente la preocupación que se tenía sobre la contaminación que podría sufrir el embalse en párrafos como el siguiente:

 

"En el proyecto del embalse, acaso convenga estudiar el medio de establecer en toda la zona que afecta al pueblo de Buitrago un muro de recinto para evitar que los ganados bajen al río y que los vecinos laven las ropas en él, así como el medio de dotar a este pueblo de una fuente, abrevadero y lavadero y todo cuanto se juzgue necesario realizar para evitar o reducir en cuanto sea posible la contaminación que las aguas sufren hoy en Buitrago."

 

Estas observaciones finalmente trajeron consigo el que se dotara a Buitrago del Lozoya del primer sistema de depuración de agua construido por el Canal de Isabel II.

 

Al ser Puentes Viejas una presa inaugurada en 1925, esa torre de hormigón al igual que en la presa de El Villar (anterior incluso a Puentes Viejas), existía otra , las dos aún persisten aunque están en desuso

El caso es que ambas quedaron obsoletas ante la creciente demanda de agua de Madrid y tuvieron que sustituirse por las actuales torres de hormigón.

 

Sin embargo en Puentes Viejas les ocurrió algo que raya lo absurdo, una vez finalizada y dispuestos a colocar la pasarela de acceso que la unía a la orilla, se dieron cuenta de que no habían quedado a la misma altura los dos extremos. ¿Dónde estaba el error? Pues en que la torre de toma había quedado más de un metro por debajo de la cota máxima del embalse, de tal manera que nunca se puede llenar más allá del 96% porque entonces el agua entra por las ventanas. Un simple error de medida, no sé qué ocurriría con el ingeniero que la diseñó, pero desde luego que su cara debió de ser un poema cuando lo vio con sus propios ojos.

 

La pasarela por la que se accede, va en descenso según se acerca a la torre, pero viéndolo en persona con el embalse lleno, el error es más flagrante si cabe. Lógicamente los años han pasado y la vegetación ya se ha ido encargando de borrar los antiguos límites de la zona inundable, pero allá donde hay una roca, el tiempo no es capaz de disimular la torpeza, pero lógicamente es algo que no sólo no está documentado, sino que de hecho se intenta ocultar por cuestiones de imagen

  

Se trata de adivinar el lugar de la fotografia.....

   

flickriver.com/photos/javier1949/popular-interesting/

 

Hipódromo de la Zarzuela

Cuesta de las Perdices. CN. VI km 8 –Av. Padre Huidobro, s/n-. Madrid

 

Carlos Arniches Moltó y Martín Domínguez Esteban, arquitectos, y Eduardo Torroja Miret, ingeniero. Proyecto 1934. Inicio de las obras 1935. Reparaciones y finalización de las obras: Eduardo Torroja Miret 1941

Remodelación y restauración: Junquera Arquitectos S.L.P. Jerónimo Junquera García del Diestro y Liliana C. Obal Díaz. Proyecto 2004. Dirección de proyecto Clara E. Santana. Obras 2008-2014 en ejecución. Estructuras: Carlos Fernández Casado S.L. Instalaciones: Úrculo ingenieros.

  

Declarado Bien de Interés Cultural BIC en la categoría de MONUMENTO en 2009

  

De la Publicación “Arquitectura de Madrid. Tomo 3 Periferia. Fundación Arquitectura COAM”:

El hipódromo de la Zarzuela sustituye al existente en los altos del paseo de la Castellana, sobre el solar donde hoy se encuentran los Nuevos Ministerios, en funcionamiento desde 1878 y derribado en 1933 para prolongar el paseo. Situado en el privilegiado emplazamiento de los terrenos del monte de El Pardo, se inauguró en 1941 pese a que se encontraba prácticamente terminado antes de la guerra civil según el proyecto de los arquitectos Carlos Arniches y Martín Domínguez, realizado en colaboración con el ingeniero Eduardo Torroja, quien se encargaría, tras la guerra civil, de la finalización de los trabajos y las reparaciones pertinentes por la ausencia de los dos arquitectos. En julio de 1934 se convoca concurso público para elegir el proyecto, resultando ganadora la propuesta de Arniches, Domínguez y Torroja, las obras se iniciaron muy pronto y, al terminar 1935, estaban muy avanzadas. Con independencia de sus valores formales y de la excelente resolución funcional, uno de los mayores aciertos del proyecto consistió en aprovechar el desnivel de los terrenos. La organización dispone las instalaciones de forma casi transversal a la cuesta de las Perdices, por la que se accedía. Junto al acceso se situaron los "paddock" y el conjunto edificatorio fundamental, ocupado por el restaurante y las tribunas, de espaldas al sol y en posición lateral. Completaban el conjunto las cuadras, las pistas de entrenamiento y concursos y la pista principal, marcada por dos diagonales interiores, así como una serie de construcciones e instalaciones auxiliares entre las que hay que destacar el depósito de Torroja, acabado en ladrillo y con perfil de paraboloide hiperbólico. Perfectamente integrado en sus partes, todo él (tanto en lo arquitectónico como en lo ingenieril) muestra a la vez un arraigo en lo vernáculo y la depuración formal que entronca la tradición en la modernidad. Surgen así las galerías de los basamentos y muros de contención en secuencias repetitivas de arquerías encaladas de medio punto que unifican y articulan los elementos dispersos y los espacios libres en un entramado de ámbitos ininterrumpidos para el deporte, el paseo y la fiesta; y surge, ciertamente, el elemento que ha singularizado al hipódromo, convirtiéndose en su seña de identidad más reconocida: la bellísima cubierta de las tribunas en voladizo de hormigón armado de 12,80 m y 5 cm de espesor en su extremo, a base de bóvedas laminares en solución hiperboloide, que internacionalizó la figura de Torroja, ensombreciendo injustamente la de sus arquitectos. La limpieza y funcionalidad de la marquesina (una yuxtaposición de elementos con forma de gaviota) se aunaba con la experimentalista audacia estructural de alemanas resonancias y el resultado plástico, de adscripción racionalista, quedaba, no obstante, todo él impregnado por un hálito poético de sobrecogedora belleza. Después de muchos años abandonado y en un elevado grado de deterioro, las instalaciones del hipódromo han vuelto a abrirse en 2005 a las carreras de caballos. El proyecto de puesta en valor de Jerónimo Junquera y Liliana Obal, ganadores del concurso convocado, se está ejecutando tras la declaración en 2009 como Bien de Interés Cultural de esta unánimemente reconocida "joya arquitectónica".

 

212.145.146.10/biblioteca/fondos/ingra2014/index.htm#map....

  

De la Memoria de la página web del estudio de arquitectura Junquera Arquitectos S.L.P. :

El proyecto de Junquera Arquitectos S.L.P. obtiene en 2004 Primer premio del Concurso Internacional para la Restauración y Rehabilitación del Recinto de Carreras del Hipódromo de la Zarzuela, convocado por la sociedad Hipódromo de la Zarzuela S.A. El Recinto de Carreras del Hipódromo de la Zarzuela es una de las más excepcionales obras de la arquitectura española del primer tercio del siglo XX, y la estructura de las tribunas con las marquesinas, una de las grandes realizaciones del siglo a nivel mundial.

Se propone, recuperar para la ciudad el Hipódromo de la Zarzuela con las instalaciones óptimas para las carreras y el deporte hípico, en equilibrio con el uso y disfrute del Monumento. El Proyecto de Restauración confía la belleza del futuro Hipódromo a potenciar sus valores originales recuperando los que hubiese perdido. Para ello se propone:

- Eliminar las adherencias a los edificios históricos que los habían desvirtuado.

- Restaurar las Tribunas, emblema del Hipódromo, dedicadas a contemplar las carreras

- Adaptar la topografía y segregar las circulaciones de caballo y público en dos niveles según el proyecto de 1934: el público accede al recinto por los patios sur y norte, que quedan comunicados en la galería del paddock. Desde este nivel puede contemplar todos los movimientos del caballo en un nivel inferior sin interferir en su recorrido. Los patios se expanden hacia las terrazas entre tribunas, con vistas a la pista y la ciudad.

-Conservar los ensilladeros en la posición original, concentrando a su alrededor los servicios de carreras, jockeys, veterinaria etc., en un edificio nuevo excavado en el terreno y abierto a jardines que aportan privacidad, iluminación y ventilación natural. Con accesos independientes y comunicación directa con el paddock y la tribuna central sin cruzarse con el público.

-Prever la posible ampliación de un Centro de Convenciones soterrado en el patio norte sin afectar a las perspectivas de los edificios históricos ni del paisaje.

Las obras comenzaron en 2008 con la restauración de las marquesinas de las Tribunas, deterioradas por el paso del tiempo, y dañadas por el agua y diversas construcciones realizadas en etapas anteriores. A la vez que se restauran las marquesinas, se fueron ejecutando en el Recinto obras de Prospección constructiva. Obras de investigación para descubrir y analizar los valores y sistemas constructivos originales, desvirtuados y perdidos por ampliaciones y modificaciones ejecutadas en el recinto. Esto evidenció daños estructurales importantes que exigieron obras de consolidación y reparación de la estructura. Una vez completas las obras de reparación estructural, se inició la restauración y rehabilitación del conjunto arquitectónico, con el objetivo de recuperar los valores esenciales del proyecto de 1934 de Arniches, Domínguez y Torroja.

 

www.junqueraarquitectos.com/

 

Empresa estatal creada en 1943 que llegó a dar trabajo a más de 2.400 trabajadores. Fue vendida al sector privado en 1987 y cerrada al cabo de unos años tras pasar por varias empresas privadas

En Biodiversidad virtual y también en Instagram como @proyectoagua.

  

En un juego de ondas verdes Spirogyra trenza su corazón, y desde el fondo del agua quiere subir al cielo en rizos de caracola.

 

Spirogyra es una alga verde, de un verde intenso o pálido y de cloroplastos trenzados y en forma de cinta que está representada por cerca de cuatrocientas especies. En todas ellas esos cloroplastos acintados se disponen enrollados en una perfecta espiral, pegados a la pared de las células cilíndricas y alargadas que los contienen y en el centro de cada celda, sostenido entre invisibles hilos un núcleo alargado y equidistante, dirige discretamente su paso por el tiempo.

 

Los tallos de Spirogyra crecen, lo hacen siempre en longitud, porque nunca se ramifican. Con frecuencia, y sobre todo en aguas tranquilas o en los remansos de los riachuelos y arroyos pueden aparecer como filamentos flotantes, que junto a otros forman densas marañas verdes y sedosas que asoman como islotes sobre la superficie del agua.

 

El número de cloroplastos acintados que presentan las células de Spirogyra puede variar, dependiendo de la especie, entre uno y dieciséis; de tal manera, que aproximadamente un tercio de todas las especies solo contiene un cloroplasto en cada célula, otro tercio de dos a cinco y el resto presentan de seis a dieciséis, esa particular disposición en espiral de los cloroplastos es de una gran belleza, sobre todo cuando se combinan varios y en sus giros dibujan trenzas acuáticas de armonía multiplicada.

 

Las estrategias de supervievencia de muchas algas están relacionadas con la morfología y el comportamiento de los cloroplastos en el interior de sus células. EnSpirogyra se da un eficente modelo de captación de la luz que además se traduce en belleza: con independencia de la posición que ocupe horizontamente su cuerpo en el agua, siempre recibirá la misma cantidad de radiación, aunque los filamentos se giren, lo que le permite, siempre aprovechar de forma óptima la luz del sol para realizar la fotosíntesis.

 

Spirogyra puede vivir en abruptas torrenteras o en pacíficas lagunas, en solitarias turberas de montaña, remansos de ríos, arroyos, fuentes, lagos, pequeños charcos...allí donde haya un poco de agua, los filamentos del alga Spirogyra pueden crecer y formar intrincadas selvas, donde a su abrigo, la vida de muchos otros seres se desarrolla.

 

Hoy en los fondos del Lago de Sanabria vive donde antes nunca habitó. Los nutrientes acumulados por la inexistente depuración de las aguas residuales que vierten en él desde cinco puntos favorecen su desarrollo y lo han favorecido desde hace años, hacidendo que sus filamentos formasen enmarañadas tramas con otras algas. Ahora, sin embargo, son las cianobacterias de diferentes géneros las que forman el tapiz verduzco que cubre los fondos y Spirogyra las acompañana pintándolas con sus rizos.

 

Aunque recogida en las inmediaciones de Custa Llago, diferentes especies de Spirogyra pueden encontrarse en muy diversos enclaves del Lago de Sanabria creciendo entre las cianobacterias que viven recubriendo el lecho del fondo y la superficie de las rocas sumergidas. Las fotografías, realizadas en vivo, a 400 aumentos con la técnica de contraste de interferencia, contraste de fase y epifluorescencia proceden de una muestra recogida el día 26 de septiembre a 3 metros de profundidad con Kike Calleja, Emilio Valdés, Manuel, Andrés Blanco, Miguel Ángel San José, David Salvador, Maribel Carrasco y Daniel Tenorio: @kikecallejatv @macabra.gs @oceansecrets.es @proyectoagua @descubriendoalpirata @natgeo @natgeoesp @europarques y recogidas por el ROV ROT desde el catamarán "Helios-Sanabria" de la Estación Biológica Internacional Duero-Douro, en un entrañable encuentro para la grabación del programa "Río Salvaje"

  

LIBRO: Lago de Sanabria 2015, presente y futuro de un ecosistema en desequilibrio www.duerodouro.org/area-de-investigacion/investigacion-la...

 

informe de evolución de la contaminación en el Lago de Sanabria www.biodiversidadvirtual.org/taxofoto/puntos-bv/2763

 

En Proyecto Agua: flic.kr/p/2jMNeUp

 

flickriver.com/photos/javier1949/popular-interesting/

 

Hipódromo de la Zarzuela

Cuesta de las Perdices. CN. VI km 8 –Av. Padre Huidobro, s/n-. Madrid

 

Carlos Arniches Moltó y Martín Domínguez Esteban, arquitectos, y Eduardo Torroja Miret, ingeniero. Proyecto 1934. Inicio de las obras 1935. Reparaciones y finalización de las obras: Eduardo Torroja Miret 1941

Remodelación y restauración: Junquera Arquitectos S.L.P. Jerónimo Junquera García del Diestro y Liliana C. Obal Díaz. Proyecto 2004. Dirección de proyecto Clara E. Santana. Obras 2008-2014 en ejecución. Estructuras: Carlos Fernández Casado S.L. Instalaciones: Úrculo ingenieros.

  

Declarado Bien de Interés Cultural BIC en la categoría de MONUMENTO en 2009

  

De la Publicación “Arquitectura de Madrid. Tomo 3 Periferia. Fundación Arquitectura COAM”:

El hipódromo de la Zarzuela sustituye al existente en los altos del paseo de la Castellana, sobre el solar donde hoy se encuentran los Nuevos Ministerios, en funcionamiento desde 1878 y derribado en 1933 para prolongar el paseo. Situado en el privilegiado emplazamiento de los terrenos del monte de El Pardo, se inauguró en 1941 pese a que se encontraba prácticamente terminado antes de la guerra civil según el proyecto de los arquitectos Carlos Arniches y Martín Domínguez, realizado en colaboración con el ingeniero Eduardo Torroja, quien se encargaría, tras la guerra civil, de la finalización de los trabajos y las reparaciones pertinentes por la ausencia de los dos arquitectos. En julio de 1934 se convoca concurso público para elegir el proyecto, resultando ganadora la propuesta de Arniches, Domínguez y Torroja, las obras se iniciaron muy pronto y, al terminar 1935, estaban muy avanzadas. Con independencia de sus valores formales y de la excelente resolución funcional, uno de los mayores aciertos del proyecto consistió en aprovechar el desnivel de los terrenos. La organización dispone las instalaciones de forma casi transversal a la cuesta de las Perdices, por la que se accedía. Junto al acceso se situaron los "paddock" y el conjunto edificatorio fundamental, ocupado por el restaurante y las tribunas, de espaldas al sol y en posición lateral. Completaban el conjunto las cuadras, las pistas de entrenamiento y concursos y la pista principal, marcada por dos diagonales interiores, así como una serie de construcciones e instalaciones auxiliares entre las que hay que destacar el depósito de Torroja, acabado en ladrillo y con perfil de paraboloide hiperbólico. Perfectamente integrado en sus partes, todo él (tanto en lo arquitectónico como en lo ingenieril) muestra a la vez un arraigo en lo vernáculo y la depuración formal que entronca la tradición en la modernidad. Surgen así las galerías de los basamentos y muros de contención en secuencias repetitivas de arquerías encaladas de medio punto que unifican y articulan los elementos dispersos y los espacios libres en un entramado de ámbitos ininterrumpidos para el deporte, el paseo y la fiesta; y surge, ciertamente, el elemento que ha singularizado al hipódromo, convirtiéndose en su seña de identidad más reconocida: la bellísima cubierta de las tribunas en voladizo de hormigón armado de 12,80 m y 5 cm de espesor en su extremo, a base de bóvedas laminares en solución hiperboloide, que internacionalizó la figura de Torroja, ensombreciendo injustamente la de sus arquitectos. La limpieza y funcionalidad de la marquesina (una yuxtaposición de elementos con forma de gaviota) se aunaba con la experimentalista audacia estructural de alemanas resonancias y el resultado plástico, de adscripción racionalista, quedaba, no obstante, todo él impregnado por un hálito poético de sobrecogedora belleza. Después de muchos años abandonado y en un elevado grado de deterioro, las instalaciones del hipódromo han vuelto a abrirse en 2005 a las carreras de caballos. El proyecto de puesta en valor de Jerónimo Junquera y Liliana Obal, ganadores del concurso convocado, se está ejecutando tras la declaración en 2009 como Bien de Interés Cultural de esta unánimemente reconocida "joya arquitectónica".

 

212.145.146.10/biblioteca/fondos/ingra2014/index.htm#map....

  

De la Memoria de la página web del estudio de arquitectura Junquera Arquitectos S.L.P. :

El proyecto de Junquera Arquitectos S.L.P. obtiene en 2004 Primer premio del Concurso Internacional para la Restauración y Rehabilitación del Recinto de Carreras del Hipódromo de la Zarzuela, convocado por la sociedad Hipódromo de la Zarzuela S.A. El Recinto de Carreras del Hipódromo de la Zarzuela es una de las más excepcionales obras de la arquitectura española del primer tercio del siglo XX, y la estructura de las tribunas con las marquesinas, una de las grandes realizaciones del siglo a nivel mundial.

Se propone, recuperar para la ciudad el Hipódromo de la Zarzuela con las instalaciones óptimas para las carreras y el deporte hípico, en equilibrio con el uso y disfrute del Monumento. El Proyecto de Restauración confía la belleza del futuro Hipódromo a potenciar sus valores originales recuperando los que hubiese perdido. Para ello se propone:

- Eliminar las adherencias a los edificios históricos que los habían desvirtuado.

- Restaurar las Tribunas, emblema del Hipódromo, dedicadas a contemplar las carreras

- Adaptar la topografía y segregar las circulaciones de caballo y público en dos niveles según el proyecto de 1934: el público accede al recinto por los patios sur y norte, que quedan comunicados en la galería del paddock. Desde este nivel puede contemplar todos los movimientos del caballo en un nivel inferior sin interferir en su recorrido. Los patios se expanden hacia las terrazas entre tribunas, con vistas a la pista y la ciudad.

-Conservar los ensilladeros en la posición original, concentrando a su alrededor los servicios de carreras, jockeys, veterinaria etc., en un edificio nuevo excavado en el terreno y abierto a jardines que aportan privacidad, iluminación y ventilación natural. Con accesos independientes y comunicación directa con el paddock y la tribuna central sin cruzarse con el público.

-Prever la posible ampliación de un Centro de Convenciones soterrado en el patio norte sin afectar a las perspectivas de los edificios históricos ni del paisaje.

Las obras comenzaron en 2008 con la restauración de las marquesinas de las Tribunas, deterioradas por el paso del tiempo, y dañadas por el agua y diversas construcciones realizadas en etapas anteriores. A la vez que se restauran las marquesinas, se fueron ejecutando en el Recinto obras de Prospección constructiva. Obras de investigación para descubrir y analizar los valores y sistemas constructivos originales, desvirtuados y perdidos por ampliaciones y modificaciones ejecutadas en el recinto. Esto evidenció daños estructurales importantes que exigieron obras de consolidación y reparación de la estructura. Una vez completas las obras de reparación estructural, se inició la restauración y rehabilitación del conjunto arquitectónico, con el objetivo de recuperar los valores esenciales del proyecto de 1934 de Arniches, Domínguez y Torroja.

 

www.junqueraarquitectos.com/

 

flickriver.com/photos/javier1949/popular-interesting/

 

Hipódromo de la Zarzuela

Cuesta de las Perdices. CN. VI km 8 –Av. Padre Huidobro, s/n-. Madrid

 

Carlos Arniches Moltó y Martín Domínguez Esteban, arquitectos, y Eduardo Torroja Miret, ingeniero. Proyecto 1934. Inicio de las obras 1935. Reparaciones y finalización de las obras: Eduardo Torroja Miret 1941

Remodelación y restauración: Junquera Arquitectos S.L.P. Jerónimo Junquera García del Diestro y Liliana C. Obal Díaz. Proyecto 2004. Dirección de proyecto Clara E. Santana. Obras 2008-2014 en ejecución. Estructuras: Carlos Fernández Casado S.L. Instalaciones: Úrculo ingenieros.

  

Declarado Bien de Interés Cultural BIC en la categoría de MONUMENTO en 2009

  

De la Publicación “Arquitectura de Madrid. Tomo 3 Periferia. Fundación Arquitectura COAM”:

El hipódromo de la Zarzuela sustituye al existente en los altos del paseo de la Castellana, sobre el solar donde hoy se encuentran los Nuevos Ministerios, en funcionamiento desde 1878 y derribado en 1933 para prolongar el paseo. Situado en el privilegiado emplazamiento de los terrenos del monte de El Pardo, se inauguró en 1941 pese a que se encontraba prácticamente terminado antes de la guerra civil según el proyecto de los arquitectos Carlos Arniches y Martín Domínguez, realizado en colaboración con el ingeniero Eduardo Torroja, quien se encargaría, tras la guerra civil, de la finalización de los trabajos y las reparaciones pertinentes por la ausencia de los dos arquitectos. En julio de 1934 se convoca concurso público para elegir el proyecto, resultando ganadora la propuesta de Arniches, Domínguez y Torroja, las obras se iniciaron muy pronto y, al terminar 1935, estaban muy avanzadas. Con independencia de sus valores formales y de la excelente resolución funcional, uno de los mayores aciertos del proyecto consistió en aprovechar el desnivel de los terrenos. La organización dispone las instalaciones de forma casi transversal a la cuesta de las Perdices, por la que se accedía. Junto al acceso se situaron los "paddock" y el conjunto edificatorio fundamental, ocupado por el restaurante y las tribunas, de espaldas al sol y en posición lateral. Completaban el conjunto las cuadras, las pistas de entrenamiento y concursos y la pista principal, marcada por dos diagonales interiores, así como una serie de construcciones e instalaciones auxiliares entre las que hay que destacar el depósito de Torroja, acabado en ladrillo y con perfil de paraboloide hiperbólico. Perfectamente integrado en sus partes, todo él (tanto en lo arquitectónico como en lo ingenieril) muestra a la vez un arraigo en lo vernáculo y la depuración formal que entronca la tradición en la modernidad. Surgen así las galerías de los basamentos y muros de contención en secuencias repetitivas de arquerías encaladas de medio punto que unifican y articulan los elementos dispersos y los espacios libres en un entramado de ámbitos ininterrumpidos para el deporte, el paseo y la fiesta; y surge, ciertamente, el elemento que ha singularizado al hipódromo, convirtiéndose en su seña de identidad más reconocida: la bellísima cubierta de las tribunas en voladizo de hormigón armado de 12,80 m y 5 cm de espesor en su extremo, a base de bóvedas laminares en solución hiperboloide, que internacionalizó la figura de Torroja, ensombreciendo injustamente la de sus arquitectos. La limpieza y funcionalidad de la marquesina (una yuxtaposición de elementos con forma de gaviota) se aunaba con la experimentalista audacia estructural de alemanas resonancias y el resultado plástico, de adscripción racionalista, quedaba, no obstante, todo él impregnado por un hálito poético de sobrecogedora belleza. Después de muchos años abandonado y en un elevado grado de deterioro, las instalaciones del hipódromo han vuelto a abrirse en 2005 a las carreras de caballos. El proyecto de puesta en valor de Jerónimo Junquera y Liliana Obal, ganadores del concurso convocado, se está ejecutando tras la declaración en 2009 como Bien de Interés Cultural de esta unánimemente reconocida "joya arquitectónica".

 

212.145.146.10/biblioteca/fondos/ingra2014/index.htm#map....

  

De la Memoria de la página web del estudio de arquitectura Junquera Arquitectos S.L.P. :

El proyecto de Junquera Arquitectos S.L.P. obtiene en 2004 Primer premio del Concurso Internacional para la Restauración y Rehabilitación del Recinto de Carreras del Hipódromo de la Zarzuela, convocado por la sociedad Hipódromo de la Zarzuela S.A. El Recinto de Carreras del Hipódromo de la Zarzuela es una de las más excepcionales obras de la arquitectura española del primer tercio del siglo XX, y la estructura de las tribunas con las marquesinas, una de las grandes realizaciones del siglo a nivel mundial.

Se propone, recuperar para la ciudad el Hipódromo de la Zarzuela con las instalaciones óptimas para las carreras y el deporte hípico, en equilibrio con el uso y disfrute del Monumento. El Proyecto de Restauración confía la belleza del futuro Hipódromo a potenciar sus valores originales recuperando los que hubiese perdido. Para ello se propone:

- Eliminar las adherencias a los edificios históricos que los habían desvirtuado.

- Restaurar las Tribunas, emblema del Hipódromo, dedicadas a contemplar las carreras

- Adaptar la topografía y segregar las circulaciones de caballo y público en dos niveles según el proyecto de 1934: el público accede al recinto por los patios sur y norte, que quedan comunicados en la galería del paddock. Desde este nivel puede contemplar todos los movimientos del caballo en un nivel inferior sin interferir en su recorrido. Los patios se expanden hacia las terrazas entre tribunas, con vistas a la pista y la ciudad.

-Conservar los ensilladeros en la posición original, concentrando a su alrededor los servicios de carreras, jockeys, veterinaria etc., en un edificio nuevo excavado en el terreno y abierto a jardines que aportan privacidad, iluminación y ventilación natural. Con accesos independientes y comunicación directa con el paddock y la tribuna central sin cruzarse con el público.

-Prever la posible ampliación de un Centro de Convenciones soterrado en el patio norte sin afectar a las perspectivas de los edificios históricos ni del paisaje.

Las obras comenzaron en 2008 con la restauración de las marquesinas de las Tribunas, deterioradas por el paso del tiempo, y dañadas por el agua y diversas construcciones realizadas en etapas anteriores. A la vez que se restauran las marquesinas, se fueron ejecutando en el Recinto obras de Prospección constructiva. Obras de investigación para descubrir y analizar los valores y sistemas constructivos originales, desvirtuados y perdidos por ampliaciones y modificaciones ejecutadas en el recinto. Esto evidenció daños estructurales importantes que exigieron obras de consolidación y reparación de la estructura. Una vez completas las obras de reparación estructural, se inició la restauración y rehabilitación del conjunto arquitectónico, con el objetivo de recuperar los valores esenciales del proyecto de 1934 de Arniches, Domínguez y Torroja.

 

www.junqueraarquitectos.com/

 

 

En Biodiversidad virtual y también en Twiter

 

Año tras año las aguas del Lago de Sanabria van tomando un tinte verde más intenso, cuando debieran ser tan transparentes como el aire limpio que las cubre, y ahora, en primavera, vuelven a florecer en sus gotas lunares verdes y pequeñas joyas de cristal. Todas ellas se empeñan en borrar del agua la traza sucia que dejó la corrupción en él hace años y que aún sigue manteniendose incrustada. Dineros que se fugaron a manos insaciables y que no llegaron bien a su destino: la construcción de un sistema de depuración eficaz con fondos que vinieron de Europa y que se fueron hacia otro lado dejando solo desolación.

 

Se quiso engañar al Lago con unas depuradoras de papel y sus aguas avergonzadas se ruborizaron en verde, que es su llanto, y desde entonces todo el interés de la oficialidad se ha volcado en engañarnos de mil maneras, ninguna de ellas gratuita, ninguna para curar a este lago herido de aguas sucias. Sí estudios de mercenarios amparados por siglas rimbombantes CHD, USAL, MAGRAMA...miasma de mentiras en charlas oficiales y en aulas tramposas... y donde las mentiras no llegan, allí alcanza el veneno y no en sentido metafórico.

 

El Lago en primavera alzó su voz intensa, fue hace un año, y pintó con densidad inusitada de estrellas de Asterionella sus aguas en universos de asteriscos que reclamaban la atención...y esa atención llegó, y lo hizo de forma traicionera para silenciar su mensaje de denuncia. El mensaje verde se volvió transparente y el agua se blanqueó como por milagro sin perder su esencia turbia: el Lago se silenció y se forzó su silencio a base de la mordaza del alguicida que desde junio hasta noviembre ha estado envenenando sus aguas para volverlo tan transparente como una piscina, y él de rabia y tristeza escupió espumas que desde la oficialidad llamaron los mercenarios "espumas naturales de origen endógeno"

 

Hoy el Lago vuelve a hablar en verde, con vida y alegría desde su triste deterioro, un año más lo hace pintando de belleza su alma herida, poniendo vida donde el hombre abonó desolación...sigue hablando Lago, sigue hablando, no dejes que te sometan con las mentiras, no consientas que el veneno del alguicida, ahora que vuelves a hablar de tu verdad te amordace un año más, ahora que reverdeces en primavera.

 

Las especies que se recogen aquí son las que en estos momentos caracterizan el fitoplancton del Lago de Sanabria, casi todas ellas indicadoras de un medio mesotrófico, que no se corresponde con el de la naturaleza de este ecosistema y todo ello a causa de la contaminación de sus aguas que trajo la corrupción.

 

Las fotografías, realizadas con la técnica de contraste de interferencia a 400 aumentos, proceden de una muestra de agua tomada a dos metros de profundidad en el Lago de Sanabria junto a la Isla de Moras, y recogida por María José Orozco y Tomás Pérez el 18 de febrero de 2018 desde el catamarán Helios Sanabria el primer catamarán del mundo propulsado por energía eólica y solar.

 

LIBRO: Lago de Sanabria 2015, presente y futuro de un ecosistema en desequilibrio

 

¿Comenzará a brillar la luz?

 

Presentación ponencia congreso internacional de Limnología de la AIL

 

El Lago en Europa

 

Informes de contaminación en el Lago de Sanabria

 

informe de evolución de la contaminación en el Lago de Sanabria

 

vídeo

flickriver.com/photos/javier1949/popular-interesting/

 

Hipódromo de la Zarzuela

Cuesta de las Perdices. CN. VI km 8 –Av. Padre Huidobro, s/n-. Madrid

 

Carlos Arniches Moltó y Martín Domínguez Esteban, arquitectos, y Eduardo Torroja Miret, ingeniero. Proyecto 1934. Inicio de las obras 1935. Reparaciones y finalización de las obras: Eduardo Torroja Miret 1941

Remodelación y restauración: Junquera Arquitectos S.L.P. Jerónimo Junquera García del Diestro y Liliana C. Obal Díaz. Proyecto 2004. Dirección de proyecto Clara E. Santana. Obras 2008-2014 en ejecución. Estructuras: Carlos Fernández Casado S.L. Instalaciones: Úrculo ingenieros.

  

Declarado Bien de Interés Cultural BIC en la categoría de MONUMENTO en 2009

  

De la Publicación “Arquitectura de Madrid. Tomo 3 Periferia. Fundación Arquitectura COAM”:

El hipódromo de la Zarzuela sustituye al existente en los altos del paseo de la Castellana, sobre el solar donde hoy se encuentran los Nuevos Ministerios, en funcionamiento desde 1878 y derribado en 1933 para prolongar el paseo. Situado en el privilegiado emplazamiento de los terrenos del monte de El Pardo, se inauguró en 1941 pese a que se encontraba prácticamente terminado antes de la guerra civil según el proyecto de los arquitectos Carlos Arniches y Martín Domínguez, realizado en colaboración con el ingeniero Eduardo Torroja, quien se encargaría, tras la guerra civil, de la finalización de los trabajos y las reparaciones pertinentes por la ausencia de los dos arquitectos. En julio de 1934 se convoca concurso público para elegir el proyecto, resultando ganadora la propuesta de Arniches, Domínguez y Torroja, las obras se iniciaron muy pronto y, al terminar 1935, estaban muy avanzadas. Con independencia de sus valores formales y de la excelente resolución funcional, uno de los mayores aciertos del proyecto consistió en aprovechar el desnivel de los terrenos. La organización dispone las instalaciones de forma casi transversal a la cuesta de las Perdices, por la que se accedía. Junto al acceso se situaron los "paddock" y el conjunto edificatorio fundamental, ocupado por el restaurante y las tribunas, de espaldas al sol y en posición lateral. Completaban el conjunto las cuadras, las pistas de entrenamiento y concursos y la pista principal, marcada por dos diagonales interiores, así como una serie de construcciones e instalaciones auxiliares entre las que hay que destacar el depósito de Torroja, acabado en ladrillo y con perfil de paraboloide hiperbólico. Perfectamente integrado en sus partes, todo él (tanto en lo arquitectónico como en lo ingenieril) muestra a la vez un arraigo en lo vernáculo y la depuración formal que entronca la tradición en la modernidad. Surgen así las galerías de los basamentos y muros de contención en secuencias repetitivas de arquerías encaladas de medio punto que unifican y articulan los elementos dispersos y los espacios libres en un entramado de ámbitos ininterrumpidos para el deporte, el paseo y la fiesta; y surge, ciertamente, el elemento que ha singularizado al hipódromo, convirtiéndose en su seña de identidad más reconocida: la bellísima cubierta de las tribunas en voladizo de hormigón armado de 12,80 m y 5 cm de espesor en su extremo, a base de bóvedas laminares en solución hiperboloide, que internacionalizó la figura de Torroja, ensombreciendo injustamente la de sus arquitectos. La limpieza y funcionalidad de la marquesina (una yuxtaposición de elementos con forma de gaviota) se aunaba con la experimentalista audacia estructural de alemanas resonancias y el resultado plástico, de adscripción racionalista, quedaba, no obstante, todo él impregnado por un hálito poético de sobrecogedora belleza. Después de muchos años abandonado y en un elevado grado de deterioro, las instalaciones del hipódromo han vuelto a abrirse en 2005 a las carreras de caballos. El proyecto de puesta en valor de Jerónimo Junquera y Liliana Obal, ganadores del concurso convocado, se está ejecutando tras la declaración en 2009 como Bien de Interés Cultural de esta unánimemente reconocida "joya arquitectónica".

 

212.145.146.10/biblioteca/fondos/ingra2014/index.htm#map....

  

De la Memoria de la página web del estudio de arquitectura Junquera Arquitectos S.L.P. :

El proyecto de Junquera Arquitectos S.L.P. obtiene en 2004 Primer premio del Concurso Internacional para la Restauración y Rehabilitación del Recinto de Carreras del Hipódromo de la Zarzuela, convocado por la sociedad Hipódromo de la Zarzuela S.A. El Recinto de Carreras del Hipódromo de la Zarzuela es una de las más excepcionales obras de la arquitectura española del primer tercio del siglo XX, y la estructura de las tribunas con las marquesinas, una de las grandes realizaciones del siglo a nivel mundial.

Se propone, recuperar para la ciudad el Hipódromo de la Zarzuela con las instalaciones óptimas para las carreras y el deporte hípico, en equilibrio con el uso y disfrute del Monumento. El Proyecto de Restauración confía la belleza del futuro Hipódromo a potenciar sus valores originales recuperando los que hubiese perdido. Para ello se propone:

- Eliminar las adherencias a los edificios históricos que los habían desvirtuado.

- Restaurar las Tribunas, emblema del Hipódromo, dedicadas a contemplar las carreras

- Adaptar la topografía y segregar las circulaciones de caballo y público en dos niveles según el proyecto de 1934: el público accede al recinto por los patios sur y norte, que quedan comunicados en la galería del paddock. Desde este nivel puede contemplar todos los movimientos del caballo en un nivel inferior sin interferir en su recorrido. Los patios se expanden hacia las terrazas entre tribunas, con vistas a la pista y la ciudad.

-Conservar los ensilladeros en la posición original, concentrando a su alrededor los servicios de carreras, jockeys, veterinaria etc., en un edificio nuevo excavado en el terreno y abierto a jardines que aportan privacidad, iluminación y ventilación natural. Con accesos independientes y comunicación directa con el paddock y la tribuna central sin cruzarse con el público.

-Prever la posible ampliación de un Centro de Convenciones soterrado en el patio norte sin afectar a las perspectivas de los edificios históricos ni del paisaje.

Las obras comenzaron en 2008 con la restauración de las marquesinas de las Tribunas, deterioradas por el paso del tiempo, y dañadas por el agua y diversas construcciones realizadas en etapas anteriores. A la vez que se restauran las marquesinas, se fueron ejecutando en el Recinto obras de Prospección constructiva. Obras de investigación para descubrir y analizar los valores y sistemas constructivos originales, desvirtuados y perdidos por ampliaciones y modificaciones ejecutadas en el recinto. Esto evidenció daños estructurales importantes que exigieron obras de consolidación y reparación de la estructura. Una vez completas las obras de reparación estructural, se inició la restauración y rehabilitación del conjunto arquitectónico, con el objetivo de recuperar los valores esenciales del proyecto de 1934 de Arniches, Domínguez y Torroja.

 

www.junqueraarquitectos.com/

 

flickriver.com/photos/javier1949/popular-interesting/

 

Hipódromo de la Zarzuela

Cuesta de las Perdices. CN. VI km 8 –Av. Padre Huidobro, s/n-. Madrid

 

Carlos Arniches Moltó y Martín Domínguez Esteban, arquitectos, y Eduardo Torroja Miret, ingeniero. Proyecto 1934. Inicio de las obras 1935. Reparaciones y finalización de las obras: Eduardo Torroja Miret 1941

Remodelación y restauración: Junquera Arquitectos S.L.P. Jerónimo Junquera García del Diestro y Liliana C. Obal Díaz. Proyecto 2004. Dirección de proyecto Clara E. Santana. Obras 2008-2014 en ejecución. Estructuras: Carlos Fernández Casado S.L. Instalaciones: Úrculo ingenieros.

  

Declarado Bien de Interés Cultural BIC en la categoría de MONUMENTO en 2009

  

De la Publicación “Arquitectura de Madrid. Tomo 3 Periferia. Fundación Arquitectura COAM”:

El hipódromo de la Zarzuela sustituye al existente en los altos del paseo de la Castellana, sobre el solar donde hoy se encuentran los Nuevos Ministerios, en funcionamiento desde 1878 y derribado en 1933 para prolongar el paseo. Situado en el privilegiado emplazamiento de los terrenos del monte de El Pardo, se inauguró en 1941 pese a que se encontraba prácticamente terminado antes de la guerra civil según el proyecto de los arquitectos Carlos Arniches y Martín Domínguez, realizado en colaboración con el ingeniero Eduardo Torroja, quien se encargaría, tras la guerra civil, de la finalización de los trabajos y las reparaciones pertinentes por la ausencia de los dos arquitectos. En julio de 1934 se convoca concurso público para elegir el proyecto, resultando ganadora la propuesta de Arniches, Domínguez y Torroja, las obras se iniciaron muy pronto y, al terminar 1935, estaban muy avanzadas. Con independencia de sus valores formales y de la excelente resolución funcional, uno de los mayores aciertos del proyecto consistió en aprovechar el desnivel de los terrenos. La organización dispone las instalaciones de forma casi transversal a la cuesta de las Perdices, por la que se accedía. Junto al acceso se situaron los "paddock" y el conjunto edificatorio fundamental, ocupado por el restaurante y las tribunas, de espaldas al sol y en posición lateral. Completaban el conjunto las cuadras, las pistas de entrenamiento y concursos y la pista principal, marcada por dos diagonales interiores, así como una serie de construcciones e instalaciones auxiliares entre las que hay que destacar el depósito de Torroja, acabado en ladrillo y con perfil de paraboloide hiperbólico. Perfectamente integrado en sus partes, todo él (tanto en lo arquitectónico como en lo ingenieril) muestra a la vez un arraigo en lo vernáculo y la depuración formal que entronca la tradición en la modernidad. Surgen así las galerías de los basamentos y muros de contención en secuencias repetitivas de arquerías encaladas de medio punto que unifican y articulan los elementos dispersos y los espacios libres en un entramado de ámbitos ininterrumpidos para el deporte, el paseo y la fiesta; y surge, ciertamente, el elemento que ha singularizado al hipódromo, convirtiéndose en su seña de identidad más reconocida: la bellísima cubierta de las tribunas en voladizo de hormigón armado de 12,80 m y 5 cm de espesor en su extremo, a base de bóvedas laminares en solución hiperboloide, que internacionalizó la figura de Torroja, ensombreciendo injustamente la de sus arquitectos. La limpieza y funcionalidad de la marquesina (una yuxtaposición de elementos con forma de gaviota) se aunaba con la experimentalista audacia estructural de alemanas resonancias y el resultado plástico, de adscripción racionalista, quedaba, no obstante, todo él impregnado por un hálito poético de sobrecogedora belleza. Después de muchos años abandonado y en un elevado grado de deterioro, las instalaciones del hipódromo han vuelto a abrirse en 2005 a las carreras de caballos. El proyecto de puesta en valor de Jerónimo Junquera y Liliana Obal, ganadores del concurso convocado, se está ejecutando tras la declaración en 2009 como Bien de Interés Cultural de esta unánimemente reconocida "joya arquitectónica".

 

212.145.146.10/biblioteca/fondos/ingra2014/index.htm#map....

  

De la Memoria de la página web del estudio de arquitectura Junquera Arquitectos S.L.P. :

El proyecto de Junquera Arquitectos S.L.P. obtiene en 2004 Primer premio del Concurso Internacional para la Restauración y Rehabilitación del Recinto de Carreras del Hipódromo de la Zarzuela, convocado por la sociedad Hipódromo de la Zarzuela S.A. El Recinto de Carreras del Hipódromo de la Zarzuela es una de las más excepcionales obras de la arquitectura española del primer tercio del siglo XX, y la estructura de las tribunas con las marquesinas, una de las grandes realizaciones del siglo a nivel mundial.

Se propone, recuperar para la ciudad el Hipódromo de la Zarzuela con las instalaciones óptimas para las carreras y el deporte hípico, en equilibrio con el uso y disfrute del Monumento. El Proyecto de Restauración confía la belleza del futuro Hipódromo a potenciar sus valores originales recuperando los que hubiese perdido. Para ello se propone:

- Eliminar las adherencias a los edificios históricos que los habían desvirtuado.

- Restaurar las Tribunas, emblema del Hipódromo, dedicadas a contemplar las carreras

- Adaptar la topografía y segregar las circulaciones de caballo y público en dos niveles según el proyecto de 1934: el público accede al recinto por los patios sur y norte, que quedan comunicados en la galería del paddock. Desde este nivel puede contemplar todos los movimientos del caballo en un nivel inferior sin interferir en su recorrido. Los patios se expanden hacia las terrazas entre tribunas, con vistas a la pista y la ciudad.

-Conservar los ensilladeros en la posición original, concentrando a su alrededor los servicios de carreras, jockeys, veterinaria etc., en un edificio nuevo excavado en el terreno y abierto a jardines que aportan privacidad, iluminación y ventilación natural. Con accesos independientes y comunicación directa con el paddock y la tribuna central sin cruzarse con el público.

-Prever la posible ampliación de un Centro de Convenciones soterrado en el patio norte sin afectar a las perspectivas de los edificios históricos ni del paisaje.

Las obras comenzaron en 2008 con la restauración de las marquesinas de las Tribunas, deterioradas por el paso del tiempo, y dañadas por el agua y diversas construcciones realizadas en etapas anteriores. A la vez que se restauran las marquesinas, se fueron ejecutando en el Recinto obras de Prospección constructiva. Obras de investigación para descubrir y analizar los valores y sistemas constructivos originales, desvirtuados y perdidos por ampliaciones y modificaciones ejecutadas en el recinto. Esto evidenció daños estructurales importantes que exigieron obras de consolidación y reparación de la estructura. Una vez completas las obras de reparación estructural, se inició la restauración y rehabilitación del conjunto arquitectónico, con el objetivo de recuperar los valores esenciales del proyecto de 1934 de Arniches, Domínguez y Torroja.

 

www.junqueraarquitectos.com/

 

En Biodiversidad virtual y también en Instagram como @proyectoagua.

 

Aún siendo luz de estrella por su magia, Asterionella es también sombra, y en estos tramos lentos del Duero, donde el río se detiene para guardar en su reflejo esta belleza de peñascos abiertos a cuchillo, quebrados ásperos y hondos entre los que su cuerpo fluye y se estrecha, y su alma se hace más profunda y se recorta. Miles de estrellas, frágiles, estrellas de cristal de Asterionella , cerca ya del final de su viaje, van dejando su rastro de luz hacia el Atlántico. Galaxias de Asterionella rastros de luz, luces de sombras.

 

De esta forma tan hermosa, poniendo con su frágil cuerpo de cristal el sello de su asterisco, la diatomea Asterionella señala con su luz la sombra del agua, agua ya cargada de nutrientes, río que ha lavado ya bastantes cosas y que lleva en su poso la huella del descuido nuestro, del abandono de los humanos, sombras de contaminación que Asterionella embellece con su luz...y hasta aquí, en estas aguas que han recorrido tanto, y que han sufrido el castigo de mil vertidos que cambiaron su faz de alma transparente, podría entenderse que Asterionella haya venido a poner sus asteriscos de belleza en estas sombras, cuando el Duero ya casi ve el mar.

 

Pero la sombra de Asterionella se hace más espesa cuanto más intensa es su luz y más nuevo el lecho que la acoge. Por eso, que Asterionella inunde con su luz de aviso las aguas que debieran ser de cristal en el Lago de Sanabria, es algo que encoge el corazón, un lago que no debiera tener ni el más mínimo rastro de estas luces bellas y cuyas aguas hasta hace poco, hasta que la corrupción no las tocó con su mano sucia, tuvo aguas de cristal. Son esas manos sucias las que ahora, quieren borrar su huella, sus luces y sus sombras a golpe de alguicida, matar a esta incómoda estrella que ilumina con su belleza las sombras del agua, agua que debieran ser de cristal, en el lago de origen glaciar más hermoso del del occidente de Europa.

 

El sabio Duero lento ya, deja su rastro de estrellas y su lección ínfima y al mismo infinita, luces y sombras para el agua, para salvar también a quien es parte de su su germen, el río Tera en el Lago de Sanabria.

 

Asterionella formosa es un neto bioindicador de aguas cargadas de materia orgánica, y es común en aquellos embalses, ríos, lagunas y lagos mesotróficos o eutróficos en los que se concentran más aportes de nutrientes, formando así parte del plancton de estos ecosistemas en los que en ocasiones se desarrolla tanto que llega a producir floraciones masivas y cuando esto sucede pone asteriscos de alarma señalando que algo no va bien.

 

Que se encuentre en el tramo bajo del Duero no sorprende, dada su condición de eutrofia, sí lo es el que se halle en otros ecosistemas emblemáticos como el del <a href="http://www.duerodouro.org/area-de-investigacion/sos-sanabria/lago-de-sanabria-2015" Lago de Sanabria caracterizados hasta hace poco tiempo como oligotróficos, y que debido a los aportes de nutrientes derivados de un sistema de depuración inoperativo y a su contaminación por vertidos, sufren un acelerado deterioro.

 

Cuando su luz desaparezca algún día del Lago de Sanabria, no por la trampa de los alguicidas, sino porque el agua se haya limpiado, no estará ya su luz, tampoco sus sombras, solo la transparencia que siempre tuvo bajo la estrella única del Sol.

  

Las fotografías, tomadas a 400 aumentos con las técnicas de contraste de interferencia, contraste de fase y epifluorescencia proceden de las muestras recogidas el día 15 de diciembre de 2019 por Laura Fernandes desde la Estación Biológica Internacional en donde el Duero une a dos territorios de la frontera entre España y Portugal en las inmediaciones de Miranda do Douro .

  

*En Biodiversidad virtual y también en Instagram como @proyectoagua.

  

Orbitando unas veces y otras veces dando tumbos, como la alegoría viva del Lago en el que navegan, Gymnodinium corretea bajo el agua entre las estrellas espesas de Asterionella que tiñen de verde las aguas del Lago, y a pesar de su marcha sin rumbo, no pierde de vista el mirar al sol entre tinieblas.

 

Gymnodinium es un flagelado unicelular de la familia de las dinofíceas. Muchos de ellos como éste, se mueven en el agua orbitando y girando sobre su eje como invisibles asteroides vivos y de colores impulsados por la energía del Sol. En su cuerpo, dos surcos, uno longitudinal y otro transversal alojan dos flagelos, el vertical, liso, mueve en línea recta su cuerpo de peonza y el horizontal, festoneado por invisibles y cortas barbas, lo hace girar, consiguiendo así su efecto de movimiento de cuerpo planetario.

 

Con frecuencia el cuerpo de los dinoflagelados se protege en un estuche de placas de celulosa que constituye una rígida y eficaz armadura, a veces de gran belleza, sin embargo, Gymnodinium se muestra desnudo aunque haciendo frente a sus posibles enemigos con arpones envenenados (tricocistos) o cargándose de sustancias tóxicas en su interior.

 

Los dinoflagelados son algas que presentan los cloroplastos en forma de pequeños discos o varillas, en su interior se almacenan clorofilas a y c, así como xantofilas. La diferente proporción en la combinación de estos pigmentos hace que estas algas unicelulares muestren casi una coloración tan variada como los colores del arcoíris, desde el amarillo oro al azul eléctrico. Casi cualquier color es posible en estas algas que dan lugar a las mareas rojas o a fenómenos de bioluminiscencia.

 

Los dinoflagelados se encuentran tanto en aguas dulces como saladas y pueden vivir tanto en superficie como a considerable profundidad, las hay que viven entre los granos húmedos de arena o incluso en la nieve y pueden presentar casi cualquier tipo de nutrición, los hay fotosintéticos, otros son depredadores y se alimentan exclusivamente de los organismos que capturan, pero algunas formas como ésta pueden alimentarse de forma mixta o absorber sustancias orgánicas que se encuentren disueltas en el agua, y en el Lago de Sanabria Gymnodinium uberrimum puede encontrar todas las que necesita debido a la ausencia de un sistema de depuración operativo.

 

A veces algunas especies pueden reproducirse de manera explosiva y dar lugar a mareas rojas que pueden originar un déficit de oxígeno en el agua, poniendo en peligro la vida de otros organismos acuáticos. En ocasiones, las potentes toxinas fabricadas por algunas de ellas causan una gran mortalidad en moluscos y peces y pueden poner en peligro la salud humana si se consumen moluscos que se han alimentado de ellas.

 

Gymnodinium está representado en todas las aguas dulces y saladas del Planeta por cerca de 245 especies con formas que van desde las globulares y fusiformes a las comprimidas como pequeñas píldoras. Ocasionalmente pueden formar pequeñas colonias agrupadas en cadena o vivir encerradas en quistes hialinos como burbujas de gelatina.

 

La especie de hoy Gymnodinium uberrimum se caracteriza por sus contornos redondeados su color verdoso o pardo amarillento y por la presencia de un estigma rojizo y puede vivir en medios con una considerable carga de nutrientes, como ahora las del Lago de Sanabria que el hombre transformó

  

La fotografía de hoy realizada en vivo, procede de una muestra recogida el día 5 de abril a 3 metros de profundidad en el Lago de Sanabria por Maribel Carrasco y Daniel Tenorio: @macabra.gs @descubriendoalpirata @proyectoagua @natgeo @natgeoesp @europarques y ha sido tomada a 400 aumentos con las técnicas de contraste de interferencia y epifluorescencia, desde el catamarán "Helios-Sanabria" de la Estación Biológica Internacional Duero-Douro.

 

más información

 

LIBRO: Lago de Sanabria 2015, presente y futuro de un ecosistema en desequilibrio

 

informe de evolución de la contaminación en el Lago de Sanabria

  

En Biodiversidad virtual y también en Instagram como @proyectoagua.

  

En un juego de ondas verdes Spirogyra trenza su corazón, y desde el fondo del agua quiere subir al cielo en rizos de caracola.

 

Spirogyra es una alga verde, de un verde intenso o pálido y de cloroplastos trenzados y en forma de cinta que está representada por cerca de cuatrocientas especies. En todas ellas esos cloroplastos acintados se disponen enrollados en una perfecta espiral, pegados a la pared de las células cilíndricas y alargadas que los contienen y en el centro de cada celda, sostenido entre invisibles hilos un núcleo alargado y equidistante, dirige discretamente su paso por el tiempo.

 

Los tallos de Spirogyra crecen, lo hacen siempre en longitud, porque nunca se ramifican. Con frecuencia, y sobre todo en aguas tranquilas o en los remansos de los riachuelos y arroyos pueden aparecer como filamentos flotantes, que junto a otros forman densas marañas verdes y sedosas que asoman como islotes sobre la superficie del agua.

 

El número de cloroplastos acintados que presentan las células de Spirogyra puede variar, dependiendo de la especie, entre uno y dieciséis; de tal manera, que aproximadamente un tercio de todas las especies solo contiene un cloroplasto en cada célula, otro tercio de dos a cinco y el resto presentan de seis a dieciséis, esa particular disposición en espiral de los cloroplastos es de una gran belleza, sobre todo cuando se combinan varios y en sus giros dibujan trenzas acuáticas de armonía multiplicada.

 

Las estrategias de supervievencia de muchas algas están relacionadas con la morfología y el comportamiento de los cloroplastos en el interior de sus células. EnSpirogyra se da un eficente modelo de captación de la luz que además se traduce en belleza: con independencia de la posición que ocupe horizontamente su cuerpo en el agua, siempre recibirá la misma cantidad de radiación, aunque los filamentos se giren, lo que le permite, siempre aprovechar de forma óptima la luz del sol para realizar la fotosíntesis.

 

Spirogyra puede vivir en abruptas torrenteras o en pacíficas lagunas, en solitarias turberas de montaña, remansos de ríos, arroyos, fuentes, lagos, pequeños charcos...allí donde haya un poco de agua, los filamentos del alga Spirogyra pueden crecer y formar intrincadas selvas, donde a su abrigo, la vida de muchos otros seres se desarrolla.

 

Hoy en los fondos del Lago de Sanabria vive donde antes nunca habitó. Los nutrientes acumulados por la inexistente depuración de las aguas residuales que vierten en él desde cinco puntos favorecen su desarrollo y lo han favorecido desde hace años, hacidendo que sus filamentos formasen enmarañadas tramas con otras algas. Ahora, sin embargo, son las cianobacterias de diferentes géneros las que forman el tapiz verduzco que cubre los fondos y Spirogyra las acompañana pintándolas con sus rizos.

 

Aunque recogida en las inmediaciones de Custa Llago, diferentes especies de Spirogyra pueden encontrarse en muy diversos enclaves del Lago de Sanabria creciendo entre las cianobacterias que viven recubriendo el lecho del fondo y la superficie de las rocas sumergidas. Las fotografías, realizadas en vivo, a 400 aumentos con la técnica de contraste de interferencia, contraste de fase y epifluorescencia proceden de una muestra recogida el día 26 de septiembre a 3 metros de profundidad con Kike Calleja, Emilio Valdés, Manuel, Andrés Blanco, Miguel Ángel San José, David Salvador, Maribel Carrasco y Daniel Tenorio: @kikecallejatv @macabra.gs @oceansecrets.es @proyectoagua @descubriendoalpirata @natgeo @natgeoesp @europarques y recogidas por el ROV ROT desde el catamarán "Helios-Sanabria" de la Estación Biológica Internacional Duero-Douro, en un entrañable encuentro para la grabación del programa "Río Salvaje"

  

LIBRO: Lago de Sanabria 2015, presente y futuro de un ecosistema en desequilibrio www.duerodouro.org/area-de-investigacion/investigacion-la...

 

informe de evolución de la contaminación en el Lago de Sanabria www.biodiversidadvirtual.org/taxofoto/puntos-bv/2763

 

En Proyecto Agua: flic.kr/p/2jMNeUp

 

flickriver.com/photos/javier1949/popular-interesting/

 

Hipódromo de la Zarzuela

Cuesta de las Perdices. CN. VI km 8 –Av. Padre Huidobro, s/n-. Madrid

 

Carlos Arniches Moltó y Martín Domínguez Esteban, arquitectos, y Eduardo Torroja Miret, ingeniero. Proyecto 1934. Inicio de las obras 1935. Reparaciones y finalización de las obras: Eduardo Torroja Miret 1941

Remodelación y restauración: Junquera Arquitectos S.L.P. Jerónimo Junquera García del Diestro y Liliana C. Obal Díaz. Proyecto 2004. Dirección de proyecto Clara E. Santana. Obras 2008-2014 en ejecución. Estructuras: Carlos Fernández Casado S.L. Instalaciones: Úrculo ingenieros.

  

Declarado Bien de Interés Cultural BIC en la categoría de MONUMENTO en 2009

  

De la Publicación “Arquitectura de Madrid. Tomo 3 Periferia. Fundación Arquitectura COAM”:

El hipódromo de la Zarzuela sustituye al existente en los altos del paseo de la Castellana, sobre el solar donde hoy se encuentran los Nuevos Ministerios, en funcionamiento desde 1878 y derribado en 1933 para prolongar el paseo. Situado en el privilegiado emplazamiento de los terrenos del monte de El Pardo, se inauguró en 1941 pese a que se encontraba prácticamente terminado antes de la guerra civil según el proyecto de los arquitectos Carlos Arniches y Martín Domínguez, realizado en colaboración con el ingeniero Eduardo Torroja, quien se encargaría, tras la guerra civil, de la finalización de los trabajos y las reparaciones pertinentes por la ausencia de los dos arquitectos. En julio de 1934 se convoca concurso público para elegir el proyecto, resultando ganadora la propuesta de Arniches, Domínguez y Torroja, las obras se iniciaron muy pronto y, al terminar 1935, estaban muy avanzadas. Con independencia de sus valores formales y de la excelente resolución funcional, uno de los mayores aciertos del proyecto consistió en aprovechar el desnivel de los terrenos. La organización dispone las instalaciones de forma casi transversal a la cuesta de las Perdices, por la que se accedía. Junto al acceso se situaron los "paddock" y el conjunto edificatorio fundamental, ocupado por el restaurante y las tribunas, de espaldas al sol y en posición lateral. Completaban el conjunto las cuadras, las pistas de entrenamiento y concursos y la pista principal, marcada por dos diagonales interiores, así como una serie de construcciones e instalaciones auxiliares entre las que hay que destacar el depósito de Torroja, acabado en ladrillo y con perfil de paraboloide hiperbólico. Perfectamente integrado en sus partes, todo él (tanto en lo arquitectónico como en lo ingenieril) muestra a la vez un arraigo en lo vernáculo y la depuración formal que entronca la tradición en la modernidad. Surgen así las galerías de los basamentos y muros de contención en secuencias repetitivas de arquerías encaladas de medio punto que unifican y articulan los elementos dispersos y los espacios libres en un entramado de ámbitos ininterrumpidos para el deporte, el paseo y la fiesta; y surge, ciertamente, el elemento que ha singularizado al hipódromo, convirtiéndose en su seña de identidad más reconocida: la bellísima cubierta de las tribunas en voladizo de hormigón armado de 12,80 m y 5 cm de espesor en su extremo, a base de bóvedas laminares en solución hiperboloide, que internacionalizó la figura de Torroja, ensombreciendo injustamente la de sus arquitectos. La limpieza y funcionalidad de la marquesina (una yuxtaposición de elementos con forma de gaviota) se aunaba con la experimentalista audacia estructural de alemanas resonancias y el resultado plástico, de adscripción racionalista, quedaba, no obstante, todo él impregnado por un hálito poético de sobrecogedora belleza. Después de muchos años abandonado y en un elevado grado de deterioro, las instalaciones del hipódromo han vuelto a abrirse en 2005 a las carreras de caballos. El proyecto de puesta en valor de Jerónimo Junquera y Liliana Obal, ganadores del concurso convocado, se está ejecutando tras la declaración en 2009 como Bien de Interés Cultural de esta unánimemente reconocida "joya arquitectónica".

 

212.145.146.10/biblioteca/fondos/ingra2014/index.htm#map....

  

De la Memoria de la página web del estudio de arquitectura Junquera Arquitectos S.L.P. :

El proyecto de Junquera Arquitectos S.L.P. obtiene en 2004 Primer premio del Concurso Internacional para la Restauración y Rehabilitación del Recinto de Carreras del Hipódromo de la Zarzuela, convocado por la sociedad Hipódromo de la Zarzuela S.A. El Recinto de Carreras del Hipódromo de la Zarzuela es una de las más excepcionales obras de la arquitectura española del primer tercio del siglo XX, y la estructura de las tribunas con las marquesinas, una de las grandes realizaciones del siglo a nivel mundial.

Se propone, recuperar para la ciudad el Hipódromo de la Zarzuela con las instalaciones óptimas para las carreras y el deporte hípico, en equilibrio con el uso y disfrute del Monumento. El Proyecto de Restauración confía la belleza del futuro Hipódromo a potenciar sus valores originales recuperando los que hubiese perdido. Para ello se propone:

- Eliminar las adherencias a los edificios históricos que los habían desvirtuado.

- Restaurar las Tribunas, emblema del Hipódromo, dedicadas a contemplar las carreras

- Adaptar la topografía y segregar las circulaciones de caballo y público en dos niveles según el proyecto de 1934: el público accede al recinto por los patios sur y norte, que quedan comunicados en la galería del paddock. Desde este nivel puede contemplar todos los movimientos del caballo en un nivel inferior sin interferir en su recorrido. Los patios se expanden hacia las terrazas entre tribunas, con vistas a la pista y la ciudad.

-Conservar los ensilladeros en la posición original, concentrando a su alrededor los servicios de carreras, jockeys, veterinaria etc., en un edificio nuevo excavado en el terreno y abierto a jardines que aportan privacidad, iluminación y ventilación natural. Con accesos independientes y comunicación directa con el paddock y la tribuna central sin cruzarse con el público.

-Prever la posible ampliación de un Centro de Convenciones soterrado en el patio norte sin afectar a las perspectivas de los edificios históricos ni del paisaje.

Las obras comenzaron en 2008 con la restauración de las marquesinas de las Tribunas, deterioradas por el paso del tiempo, y dañadas por el agua y diversas construcciones realizadas en etapas anteriores. A la vez que se restauran las marquesinas, se fueron ejecutando en el Recinto obras de Prospección constructiva. Obras de investigación para descubrir y analizar los valores y sistemas constructivos originales, desvirtuados y perdidos por ampliaciones y modificaciones ejecutadas en el recinto. Esto evidenció daños estructurales importantes que exigieron obras de consolidación y reparación de la estructura. Una vez completas las obras de reparación estructural, se inició la restauración y rehabilitación del conjunto arquitectónico, con el objetivo de recuperar los valores esenciales del proyecto de 1934 de Arniches, Domínguez y Torroja.

 

www.junqueraarquitectos.com/

 

En Biodiversidad virtual y también en Instagram como @proyectoagua.

 

Aún siendo luz de estrella por su magia, Asterionella es también sombra, y en estos tramos lentos del Duero, donde el río se detiene para guardar en su reflejo esta belleza de peñascos abiertos a cuchillo, quebrados ásperos y hondos entre los que su cuerpo fluye y se estrecha, y su alma se hace más profunda y se recorta. Miles de estrellas, frágiles, estrellas de cristal de Asterionella , cerca ya del final de su viaje, van dejando su rastro de luz hacia el Atlántico. Galaxias de Asterionella rastros de luz, luces de sombras.

 

De esta forma tan hermosa, poniendo con su frágil cuerpo de cristal el sello de su asterisco, la diatomea Asterionella señala con su luz la sombra del agua, agua ya cargada de nutrientes, río que ha lavado ya bastantes cosas y que lleva en su poso la huella del descuido nuestro, del abandono de los humanos, sombras de contaminación que Asterionella embellece con su luz...y hasta aquí, en estas aguas que han recorrido tanto, y que han sufrido el castigo de mil vertidos que cambiaron su faz de alma transparente, podría entenderse que Asterionella haya venido a poner sus asteriscos de belleza en estas sombras, cuando el Duero ya casi ve el mar.

 

Pero la sombra de Asterionella se hace más espesa cuanto más intensa es su luz y más nuevo el lecho que la acoge. Por eso, que Asterionella inunde con su luz de aviso las aguas que debieran ser de cristal en el Lago de Sanabria, es algo que encoge el corazón, un lago que no debiera tener ni el más mínimo rastro de estas luces bellas y cuyas aguas hasta hace poco, hasta que la corrupción no las tocó con su mano sucia, tuvo aguas de cristal. Son esas manos sucias las que ahora, quieren borrar su huella, sus luces y sus sombras a golpe de alguicida, matar a esta incómoda estrella que ilumina con su belleza las sombras del agua, agua que debieran ser de cristal, en el lago de origen glaciar más hermoso del del occidente de Europa.

 

El sabio Duero lento ya, deja su rastro de estrellas y su lección ínfima y al mismo infinita, luces y sombras para el agua, para salvar también a quien es parte de su su germen, el río Tera en el Lago de Sanabria.

 

Asterionella formosa es un neto bioindicador de aguas cargadas de materia orgánica, y es común en aquellos embalses, ríos, lagunas y lagos mesotróficos o eutróficos en los que se concentran más aportes de nutrientes, formando así parte del plancton de estos ecosistemas en los que en ocasiones se desarrolla tanto que llega a producir floraciones masivas y cuando esto sucede pone asteriscos de alarma señalando que algo no va bien.

 

Que se encuentre en el tramo bajo del Duero no sorprende, dada su condición de eutrofia, sí lo es el que se halle en otros ecosistemas emblemáticos como el del <a href="http://www.duerodouro.org/area-de-investigacion/sos-sanabria/lago-de-sanabria-2015" Lago de Sanabria caracterizados hasta hace poco tiempo como oligotróficos, y que debido a los aportes de nutrientes derivados de un sistema de depuración inoperativo y a su contaminación por vertidos, sufren un acelerado deterioro.

 

Cuando su luz desaparezca algún día del Lago de Sanabria, no por la trampa de los alguicidas, sino porque el agua se haya limpiado, no estará ya su luz, tampoco sus sombras, solo la transparencia que siempre tuvo bajo la estrella única del Sol.

  

Las fotografías, tomadas a 400 aumentos con las técnicas de contraste de interferencia, contraste de fase y epifluorescencia proceden de las muestras recogidas el día 15 de diciembre de 2019 por Laura Fernandes desde la Estación Biológica Internacional en donde el Duero une a dos territorios de la frontera entre España y Portugal en las inmediaciones de Miranda do Douro .

  

La enea o espadaña de hoja ancha (Typha latifolia) es una gran hierba que enraiza bajo el agua, un macrófito que encontraremos habitualmente en el margen más interior de la orilla de los cursos de agua lentos, de las pozas de arroyos y de las charcas. Posee rizomas subterráneos que le pemiten extenderse y constituir poblaciones monoespecíficas o, a veces mixtas junto a su congénere, la enea de hoja estrecha (T.angustifolia). La enea de hoja ancha saca unas hojas basales en forma de cinta larga, de hasta 2 metros de altura y de 1 a 2 cm de ancho, de color verde azulado. Los tallos están coronados por la inflorescencia que consta de dos partes, la inferior como un puro habano grueso que contiene las flores femeninas y, en posición contigua o con muy escasa separación, la parte superior más estrecha y clara donde se encuentran las flores masculinas. A diferencia de la enea de hoja ancha, la de hoja estrecha no suele ser tan robusta, efectivamente sus hojas de color verde claro no superan 1 cm de ancho y, finalmente, las dos partes de la inflorescencia, la masculina arriba y la femenina abajo, están separadas por un tramo de tallo libre. La base blanca del tallo de la enea es comestible, similar a la de un junco común (Scirpus holoschoenus) pero con mucha más sustancia.

 

De la enea se han utilizado tradicionalmente las hojas en cestería y las inflorescencias como ornamento.

 

La enea de hoja ancha es una especie muy adecuada para los humedales artificiales con función de depuración de agua, ya que vive bien en aguas eutróficas. En cambio y a diferencia del carrizo (Phragmites australis), la enea de hoja ancha tolera mal la salinidad.

 

Copyright © juansaturno_5 , All rights reserved. This artwork can't be used without written consent from its author. Esta obra no puede ser utilizada sin el consentimiento por escrito del autor.

Diseñado por Eduardo Torroja en 1943. Al fondo chimenea y otros edificios y naves supervivientes del antiguo complejo industrial.

 

Era una empresa estatal, creada en 1943, que llegó a dar trabajo a mas de 2.400 trabajadores. Fue vendida al sector privado en 1987 y cerrada al cabo de unos años tras pasar por varias empresas privadas

 

www.elmundo.es/papel/cultura/2018/06/27/5b326a6e268e3e767...

gipai.aq.upm.es/index.php/2018/01/18/exposicion-f-e-f-a-s...

Monumento a Agapito Marazuela, Segovia, España.

 

El folclorista Agapito Marazuela tiene en la capital de su Segovia natal un monumento que honra su memoria, obra del artista José María García Moro. El autor del Cancionero de Castilla La Vieja, con el que ganó el Premio Nacional de Folclore en 1932, que recibió a título póstumo la Medalla de Oro de las Bellas Artes, en 1983, está representado en una escultura en bronce de más de dos metros de altura, donde hay una mezcla de figuración y abstracción, emplazada en el acceso al recinto histórico por la puerta del Socorro. Con citas del poeta Antonio Machado para recordar que 'folclore es el saber del pueblo', el biógrafo de Marazuela y decano de los abogados segovianos, Manuel González Herrero, valoró el trabajo del maestro argumentando que ha salvado y perpetuado un tesoro maravilloso del arte tradicional en trance de visible pérdida, gracias a la recopilación y posterior depuración de las obras musicales.

 

The folklorist Agapito Marazuela has in the capital of his native Segovia a monument that honors his memory, work of the artist José María García Moro. The author of the Cancionero de Castilla La Vieja, with which he won the National Folklore Prize in 1932, which was posthumously awarded the Gold Medal of the Fine Arts, in 1983, is represented in a bronze sculpture of more than two meters of height, where there is a mixture of figuration and abstraction, located in the access to the historic site through the Socorro door. With quotes from the poet Antonio Machado to remember that 'folklore is the knowledge of the people', the biographer of Marazuela and dean of the Segovian lawyers, Manuel González Herrero, valued the work of the teacher arguing that he has saved and perpetuated a wonderful treasure of traditional art in trance of visible loss, thanks to the compilation and subsequent purification of musical works.

En Biodiversidad virtual y también en Instagram como @proyectoagua.

  

Orbitando unas veces y otras veces dando tumbos Gymnodinium corre bajo el agua sobre las selvas espesas que cubren las rocas, y a pesar de su marcha sin rumbo, no pierde de vista el mirar del sol entre las tinieblas verdes que tiñen el Lago.

 

Gymnodinium es un flagelado unicelular de la familia de las dinofíceas. Muchos de ellos como éste, se mueven en el agua orbitando y girando sobre su eje como invisibles asteroides vivos y de colores impulsados por la energía del Sol. En su cuerpo, dos surcos, uno longitudinal y otro transversal alojan dos flagelos, el vertical, liso, mueve en línea recta su cuerpo de peonza y el horizontal, festoneado por invisibles y cortas barbas, lo hace girar, consiguiendo así su efecto de movimiento de cuerpo planetario.

 

Con frecuencia el cuerpo de los dinoflagelados se protege en un estuche de placas de celulosa que constituye una rígida y eficaz armadura, a veces de gran belleza, sin embargo, Gymnodinium se muestra desnudo aunque haciendo frente a sus posibles enemigos con arpones envenenados (tricocistos) o cargándose de sustancias tóxicas en su interior.

 

Los dinoflagelados son algas que presentan los cloroplastos en forma de pequeños discos o varillas, en su interior se almacenan clorofilas a y c, así como xantofilas. La diferente proporción en la combinación de estos pigmentos hace que estas algas unicelulares muestren casi una coloración tan variada como los colores del arcoíris, desde el amarillo oro al azul eléctrico. Casi cualquier color es posible en estas algas que dan lugar a las mareas rojas o a fenómenos de bioluminiscencia.

 

Los dinoflagelados se encuentran tanto en aguas dulces como saladas y pueden vivir tanto en superficie como a considerable profundidad, las hay que viven entre los granos húmedos de arena o incluso en la nieve y pueden presentar casi cualquier tipo de nutrición, los hay fotosintéticos, otros son depredadores y se alimentan exclusivamente de los organismos que capturan, pero algunas formas como ésta pueden alimentarse de forma mixta o absorber sustancias orgánicas que se encuentren disueltas en el agua, y en el Lago de Sanabria Gymnodinium uberrimum puede encontrar todas las que necesita debido a la ausencia de un sistema de depuración operativo.

 

A veces algunas especies pueden reproducirse de manera explosiva y dar lugar a mareas rojas que pueden originar un déficit de oxígeno en el agua, poniendo en peligro la vida de otros organismos acuáticos. En ocasiones, las potentes toxinas fabricadas por algunas de ellas causan una gran mortalidad en moluscos y peces y pueden poner en peligro la salud humana si se consumen moluscos que se han alimentado de ellas.

 

Gymnodinium está representado en todas las aguas dulces y saladas del Planeta por cerca de 245 especies con formas que van desde las globulares y fusiformes a las comprimidas como pequeñas píldoras. Ocasionalmente pueden formar pequeñas colonias agrupadas en cadena o vivir encerradas en quistes hialinos como burbujas de gelatina.

 

La especie de hoy Gymnodinium uberrimum se caracteriza por sus contornos redondeados su color verdoso o pardo amarillento y por la presencia de un estigma rojizo y puede vivir en medios con una considerable carga de nutrientes, como lo hace en los fondos del Lago de Sanabria entre las marañas filamentosas de diferentes cianobacterias.

 

La fotografía de hoy realizada en vivo, procede de una muestra recogida el día 26 de septiembre a 3 metros de profundidad en el Lago de Sanabria con Kike Calleja, Emilio Valdés, Manuel, Andrés Blanco, Miguel Ángel San José, David Salvador, Maribel Carrasco y Daniel Tenorio: @kikecallejatv @macabra.gs @oceansecrets.es @proyectoagua @descubriendoalpirata @natgeo @natgeoesp @europarques y ha sido tomada a 400 aumentos con las técnicas de contraste de interferencia y epifluorescencia, desde el catamarán "Helios-Sanabria" de la Estación Biológica Internacional Duero-Douro, en un inolvidable encuentro para la grabación del programa "Río Salvaje"

 

más información

 

LIBRO: Lago de Sanabria 2015, presente y futuro de un ecosistema en desequilibrio

 

informe de evolución de la contaminación en el Lago de Sanabria

 

En Biodiversidad virtual y también en Twiter

 

Tímidamente, como si se fuera haciendo la noche en el alma líquida del Lago de Sanabria, se van encendiendo las estrellas de Asterionella formosa , una a una, así la vida vuelve a brillar y a aparecer como un brote de esperanza tras el intenso incendio que semana tras semana la arrasó salvajamente a lo largo de ocho meses largos de total oscuridad, tan solo para ocultar la densa corrupción que la presencia de estas estrellas delataba. Muerto el mensajero se acabó el problema -debieron pensar- e inundaron el agua de veneno para acallar su luz y pagaron un informe de casi dos millones de euros para contarnos otra vez el parto de los montes, versión 2.0, rubricado con varios escudos de universidad como medallas para que fueran salvoconductos de su farsa.

 

Asterionella formosa es un claro bioindicador de aguas mesosaprobias, aguas que no deberían corresponederse con las características para este Lago que las debiera tener de cristal. No se conocía ni se ha conocido nunca en el Lago de Sanabria, aunque sí, de los embalses situados en tramos más bajos del río Tera en donde se concentran más aportes de nutrientes.

 

Asterionella formosa es una diatomea que construye estrellas de brazos finos y largos con los que se cuelga de la superficie del agua para tomar el Sol o la negrura de la noche. Pasaría discretamente, casi inadvertida, si su vida la hiciese en solitario, pero le gusta hacer corros para unirse y obedeciendo a misteriosas fuerzas, se abraza construyendo colonias estrelladas.

 

Al florecer profusamente en toda la masa de agua del Lago, y poner en evidencia una vez más la inexistencia de un sistema de depuración que fue pagado pero que nunca funcionó, se decidió poner fin a sus días, y a lo largo de los meses de mayo a diciembre de 2017 se provocó, semana tras semana, el incendio líquido y químico que destruyó todo el fitoplancton y apagó la luz de estas estrellas a golpe de martillazos. De este modo se pretendió volver a añadir más mentira a la mentira durante más de una década, de una gestión ejemplar del sistema de depuración que nunca ha existido, atribuyendo la degradación de las aguas del Lago al comodín del cambio climático

 

Cinco depuradoras que nunca han funcionado (una de ellas es fantasma inexistente) tiñeron el agua del Lago en verde y la poblaron de un universo infinito de estrellas vivas, era tal su brillo y la evidencia de que el lago estaba profundamente enfermo que no encontraron más solución que matarlo en un exterminio clandestino, un exterminio que forma espumas en la orillas y destruye sin misericordia a cualquier alga que se asoma a este Lago hermoso. Destinaron 1,8 millones para hacer un informe, mucha propaganda, una web y contar mentiras sobre el buen estado de sus aguas, y para ajusar sus mentiras a la realidad, retorcieron la realidad hasta axfisiarla, hasta que hoy, por fin tenemos ya un Lago transparente y lleno de cenizas...pero en el que hoy parece que asoma la esperanza de que florezca la verdad que hoy nos recuerda Asterionella poniendo su asterisco en el Lago: fíjense en mi.

 

Todo ello coincide con el que el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León haya detectado un cúmulo de irregularidades en la gestión de las depuradoras del Lago, quizá las estrellas hagan que un día se haga Justicia y vuelvan a verse desde el fondo de sus aguas de cristal las estrellas del cielo, recorridas por su luz.

La fotografía, tomada a 400 aumentos con la técnica de contraste de interferencia, procede de una muestra de agua tomada a dos metros de profundidad en el Lago de Sanabria junto a la Isla de Moras, y recogida por María José Orozco y Tomás Pérez el 18 de febrero de 2018 desde el catamarán Helios Sanabria el primer catamarán del mundo propulsado por energía eólica y solar.

 

Más información

 

LIBRO: Lago de Sanabria 2015, presente y futuro de un ecosistema en desequilibrio

 

¿Comenzará a brillar la luz?

 

Presentación ponencia congreso internacional de Limnología de la AIL

 

El Lago en Europa

 

Informes de contaminación en el Lago de Sanabria

 

informe de evolución de la contaminación en el Lago de Sanabria

 

vídeo

 

flickriver.com/photos/javier1949/popular-interesting/

 

Hipódromo de la Zarzuela

Cuesta de las Perdices. CN. VI km 8 –Av. Padre Huidobro, s/n-. Madrid

 

Carlos Arniches Moltó y Martín Domínguez Esteban, arquitectos, y Eduardo Torroja Miret, ingeniero. Proyecto 1934. Inicio de las obras 1935. Reparaciones y finalización de las obras: Eduardo Torroja Miret 1941

Remodelación y restauración: Junquera Arquitectos S.L.P. Jerónimo Junquera García del Diestro y Liliana C. Obal Díaz. Proyecto 2004. Dirección de proyecto Clara E. Santana. Obras 2008-2014 en ejecución. Estructuras: Carlos Fernández Casado S.L. Instalaciones: Úrculo ingenieros.

  

Declarado Bien de Interés Cultural BIC en la categoría de MONUMENTO en 2009

  

De la Publicación “Arquitectura de Madrid. Tomo 3 Periferia. Fundación Arquitectura COAM”:

El hipódromo de la Zarzuela sustituye al existente en los altos del paseo de la Castellana, sobre el solar donde hoy se encuentran los Nuevos Ministerios, en funcionamiento desde 1878 y derribado en 1933 para prolongar el paseo. Situado en el privilegiado emplazamiento de los terrenos del monte de El Pardo, se inauguró en 1941 pese a que se encontraba prácticamente terminado antes de la guerra civil según el proyecto de los arquitectos Carlos Arniches y Martín Domínguez, realizado en colaboración con el ingeniero Eduardo Torroja, quien se encargaría, tras la guerra civil, de la finalización de los trabajos y las reparaciones pertinentes por la ausencia de los dos arquitectos. En julio de 1934 se convoca concurso público para elegir el proyecto, resultando ganadora la propuesta de Arniches, Domínguez y Torroja, las obras se iniciaron muy pronto y, al terminar 1935, estaban muy avanzadas. Con independencia de sus valores formales y de la excelente resolución funcional, uno de los mayores aciertos del proyecto consistió en aprovechar el desnivel de los terrenos. La organización dispone las instalaciones de forma casi transversal a la cuesta de las Perdices, por la que se accedía. Junto al acceso se situaron los "paddock" y el conjunto edificatorio fundamental, ocupado por el restaurante y las tribunas, de espaldas al sol y en posición lateral. Completaban el conjunto las cuadras, las pistas de entrenamiento y concursos y la pista principal, marcada por dos diagonales interiores, así como una serie de construcciones e instalaciones auxiliares entre las que hay que destacar el depósito de Torroja, acabado en ladrillo y con perfil de paraboloide hiperbólico. Perfectamente integrado en sus partes, todo él (tanto en lo arquitectónico como en lo ingenieril) muestra a la vez un arraigo en lo vernáculo y la depuración formal que entronca la tradición en la modernidad. Surgen así las galerías de los basamentos y muros de contención en secuencias repetitivas de arquerías encaladas de medio punto que unifican y articulan los elementos dispersos y los espacios libres en un entramado de ámbitos ininterrumpidos para el deporte, el paseo y la fiesta; y surge, ciertamente, el elemento que ha singularizado al hipódromo, convirtiéndose en su seña de identidad más reconocida: la bellísima cubierta de las tribunas en voladizo de hormigón armado de 12,80 m y 5 cm de espesor en su extremo, a base de bóvedas laminares en solución hiperboloide, que internacionalizó la figura de Torroja, ensombreciendo injustamente la de sus arquitectos. La limpieza y funcionalidad de la marquesina (una yuxtaposición de elementos con forma de gaviota) se aunaba con la experimentalista audacia estructural de alemanas resonancias y el resultado plástico, de adscripción racionalista, quedaba, no obstante, todo él impregnado por un hálito poético de sobrecogedora belleza. Después de muchos años abandonado y en un elevado grado de deterioro, las instalaciones del hipódromo han vuelto a abrirse en 2005 a las carreras de caballos. El proyecto de puesta en valor de Jerónimo Junquera y Liliana Obal, ganadores del concurso convocado, se está ejecutando tras la declaración en 2009 como Bien de Interés Cultural de esta unánimemente reconocida "joya arquitectónica".

 

212.145.146.10/biblioteca/fondos/ingra2014/index.htm#map....

  

De la Memoria de la página web del estudio de arquitectura Junquera Arquitectos S.L.P. :

El proyecto de Junquera Arquitectos S.L.P. obtiene en 2004 Primer premio del Concurso Internacional para la Restauración y Rehabilitación del Recinto de Carreras del Hipódromo de la Zarzuela, convocado por la sociedad Hipódromo de la Zarzuela S.A. El Recinto de Carreras del Hipódromo de la Zarzuela es una de las más excepcionales obras de la arquitectura española del primer tercio del siglo XX, y la estructura de las tribunas con las marquesinas, una de las grandes realizaciones del siglo a nivel mundial.

Se propone, recuperar para la ciudad el Hipódromo de la Zarzuela con las instalaciones óptimas para las carreras y el deporte hípico, en equilibrio con el uso y disfrute del Monumento. El Proyecto de Restauración confía la belleza del futuro Hipódromo a potenciar sus valores originales recuperando los que hubiese perdido. Para ello se propone:

- Eliminar las adherencias a los edificios históricos que los habían desvirtuado.

- Restaurar las Tribunas, emblema del Hipódromo, dedicadas a contemplar las carreras

- Adaptar la topografía y segregar las circulaciones de caballo y público en dos niveles según el proyecto de 1934: el público accede al recinto por los patios sur y norte, que quedan comunicados en la galería del paddock. Desde este nivel puede contemplar todos los movimientos del caballo en un nivel inferior sin interferir en su recorrido. Los patios se expanden hacia las terrazas entre tribunas, con vistas a la pista y la ciudad.

-Conservar los ensilladeros en la posición original, concentrando a su alrededor los servicios de carreras, jockeys, veterinaria etc., en un edificio nuevo excavado en el terreno y abierto a jardines que aportan privacidad, iluminación y ventilación natural. Con accesos independientes y comunicación directa con el paddock y la tribuna central sin cruzarse con el público.

-Prever la posible ampliación de un Centro de Convenciones soterrado en el patio norte sin afectar a las perspectivas de los edificios históricos ni del paisaje.

Las obras comenzaron en 2008 con la restauración de las marquesinas de las Tribunas, deterioradas por el paso del tiempo, y dañadas por el agua y diversas construcciones realizadas en etapas anteriores. A la vez que se restauran las marquesinas, se fueron ejecutando en el Recinto obras de Prospección constructiva. Obras de investigación para descubrir y analizar los valores y sistemas constructivos originales, desvirtuados y perdidos por ampliaciones y modificaciones ejecutadas en el recinto. Esto evidenció daños estructurales importantes que exigieron obras de consolidación y reparación de la estructura. Una vez completas las obras de reparación estructural, se inició la restauración y rehabilitación del conjunto arquitectónico, con el objetivo de recuperar los valores esenciales del proyecto de 1934 de Arniches, Domínguez y Torroja.

 

www.junqueraarquitectos.com/

 

*

*

En Biodiversidad virtual

 

Y también en Twiter

 

Como una culebrilla verde Infatigable y buceadora aunque algo perezosa, Euglena deses hace ondear lentamente su largo cuerpo y habla con su sola presencia en lenguaje de signos. Su alma de quimera la sitúa casi en un mundo mágico en el que se difumina la frontera entre la vida animal y vegetal, cuando algas como ella toman vida y corretean por el agua buscando la luz del sol guiadas por un ojo de rubí.

 

Euglena se estira desperezándose al mismo tiempo que gira sobre sí misma y vuelve sobre sus propios pasos reptantes en una danza lenta de avance y retroceso, mientras ondea ágilmente su fino flagelo invisible. Cuenta así, sin palabras, verdades sobre la historia de este Lago que nunca la conoció en su seno.

 

Dentro del amplísimo género de las euglenas, del que se han descrito cerca de 552 taxones, Euglena deses es una de las 133 que se aceptan como especie.

 

Euglena deses se caracteriza por presentar un cuerpo muy plástico que se deforma con suma facilidad, un flagelo relativamente corto y el extremo de la cola rematado en una punta poco afilada, casi roma e incolora.

 

El ojo de Euglena destaca intensamente rojo en la parte anterior del cuerpo, es una mancha ocular grande, bien visible y definida, que guía a este organismo hacia la luz. Sus cloroplastos, salpican su interior de lunares verdes y tienen forma de disco con contornos que van de circular a elipsoidal, como diminutas lentes.

 

Al igual que muchas otras especies, Euglena deses encierra en su citoplasma pequeños cuerpos de paramilo en forma de varilla y la camisa en la que está enfundado su cuerpo es fina y transparente, sin ornamentación aparente bajo el microscopio óptico.

 

Muy probablemente su distribución sea cosmopolita, y siempre suele habitar en aguas bastante cargadas de materia orgánica, principalmente en lagunas y estanques. Se ha encontrado incluso hasta en aguas contaminadas con residuos radiactivos por su resistencia también a las radiaciones.

 

El que Euglena deses esté presente en los fondos del Lago y acompañada de más de treinta euglénidos, muchos de ellos fagotróficos y a mayoría citados por vez primera en el libro Lago de Sanabria 2015, presente y futuro de un ecosistema en desequilibrio, habla claramente del deterioro y la importante carga de materias orgánica que llega a este Lago procedente de las cinco depuradoras inoperativas y de los seis puntos vertidos ilegales que desde hace más de diez años contaminan sus aguas, hechos comprobables aunque negados por la administración.

 

Euglena deses habla con su presencia de una verdad incontestable, la de su de su presencia, de la importante transformación de este Lago y de su degradación que se frenaría con tan solo un sistema de depuración eficaz.

  

La fotografía, realizada a 400 aumentos empleando la técnica de contraste de interferencia, se ha tomado sobre una muestra procedente de los fondos del Lago, junto a la Isla de Moras, a cinco metros de profundidad y recogida por Cristina Lorente y Javier Fernández el día 26 de noviembre de 2016 en el Lago de Sanabria (Zamora), desde el catamarán Helios Sanabria el primer catamarán construido en el Planeta propulsado por energía eólica y solar.

  

LIBRO: Lago de Sanabria 2015, presente y futuro de un ecosistema en desequilibrio

 

Presentación ponencia congreso internacional de Limnología de la AIL

 

El Lago en Europa

 

Informes de contaminación en el Lago de Sanabria

 

informe de evolución de la contaminación en el Lago de Sanabria

 

vídeo

 

El Lago en TVE

  

Más información

 

En Biodiversidad virtual

*

*

y también en Twiter

*

*

Nuevas formas de vida y otras que ya se conocían conviven en el universo de los seres diminutos de las aguas del Lago de Sanabria, y en estos momentos unas y otras parecen bullir en cambios sin fin en los que la aventura de asomarse a la ventana de la vida por un tiempo es su meta.

 

El Lago de Sanabria se siembra de vida con todos estos organismos que llegan a él desde las zonas altas de la Sierra, muchos de aguas limpias, otros transportados por el cielo subidos al aire o a las nubes han conseguido llegar aquí en un viaje de aventuras inimaginable, y al posarse sobre estas aguas, desde hace más de diez años manchadas por las sombras de unos sistemas de depuración que nunca han funcionado y de unos vertidos ilegales y consentidos, comienzan su carrera de supervivencia.

 

Muchas de las especies presentes ahora en el Lago de Sanabria, el Lago más estudiado de la Península ibérica, no se conocían de él. Desde este Proyecto Agua, la Estación Biológica Internacional y la plataforma ciudadana Biodiversidad virtual se han podido señalar y publicar hasta 345 nuevos seres que no se habían encontrado en sus aguas en más de 100 años de investigaciones precedentes, y todo ello a lo largo de estos cuatro últimos en los que de forma altruista se decidió apostar por el mejor conocimiento del Lago y su recuperación.

 

Amarga la verdad cuando quienes debieran haberlo cuidado no lo han hecho y decidieron convertir el Lago en una depuradora silenciosa que desde hace años ha comenzado a hablar a través de los nuevos seres que ahora viven en su seno. Y ahora, escudándose en incendios, cambio climático o milagros desconocidos y con la ayuda de tan solo 1,8 millones de Euros, pretenden sembrar confusión y mentira ante un hecho incontestable como es el grave deterioro que sufren sus aguas debido a su contaminación negligente.

 

Más del 60 % de todos los organismos del fitoplancton y cerca del 81% de los que conforman el zooplancton total del Lago y que son novedad para sus aguas han quedado ya registrados aquí hasta la fecha en imágenes y textos y tienen el valor de la verdad, hablan por sí solos y no se venden a la indecencia de falsedades que nos perjudican a todos, por más bendecidas que estén al amparo de unas siglas a las que acabarán también manchando .

 

Staurastrum arctiscon es un ser de resistencia ya conocida en el Lago, alga del grupo de los désmidos que ha llegado al él desde las zonal altas de las cumbres, desplegando con sus radios gruesos de estrella sus espinas, será una estrella fugaz, al igual que otros désmidos indicadores de aguas limpias, sus días estarán contados aquí.

 

Staurastrum arctiscon se defiende con inocencia armando de espinas su cuerpo frente a un enemigo de aguas contaminadas que son su veneno y ante las que los radios de una estrella no pueden más que dejar constancia de su vida y su belleza.

 

Las estrellas como Staurastrum arctiscon trazan sus signos de luz en el cielo limpio que cobija al Lago de Sanabria, algas estrella, que fugaces se descolgaron desde las cumbres de la montaña y que fugaces vivirán en el Lago, quizá para que pidamos el deseo de que cesen de una vez por todas, todos esos vertidos que están hiriendo sus entrañas que hoy sangran en neblinas verdes.

  

Muchas especies de estas hermosas estrellas de agua que son los désmidos - estrellas verdaderas ☆ , estrellas solitarias ☆ , estrellas dobles☆ ☆ , pequeñas estrellas ☆ , estrellas combinadas amorosamente - son propias de aguas limpias y ácidas de zonas altas de montaña y son arrastradas hacia el Lago en las épocas de lluvia

 

Desde hace poco tiempo la esperanza de que sobrevivan en el Lago se trunca al encontrar en él unas condiciones bien distintas a las de las aguas de las que proceden y en las que crecieron. La contaminación por los vertidos de aguas fecales y residuales está en el origen de este hecho e impide que el plancton se enriquezca con el variado número de formas de vida que tuvo años atrás.

 

Es necesario que cesen los vertidos en las aguas del Lago para que especies como ésta, lleguen a él para seguir viviendo en su cielo y no para desaparecer en lenta agonía.

 

Staurastrum arctiscon es un désmido tan escaso y excepcional como de extraña belleza. Habita en las aguas limpias de las lagunas glaciares, sujeto por los gruesos procesos espinosos que coronan los extremos de su cuerpo doble a la vegetación acuática. En ocasiones también y gracias a ellas puede flotar como ocurre con una especie hermana, Staurastrum pingue de talla mucho menor que ha sido capaz de adaptarse a estas nuevas condiciones de unas aguas cargadas de nutrientes.

 

La fotografía tomada con Isabel López de Munain a 400 aumentos empleando la técnica de contraste de interferencia, se ha realizado sobre una muestra recolectada en los fondos de la Isla de Moras el día 10 de agosto de 2016, por Cristina, Javier y Genis en el Lago de Sanabria (Zamora), desde el catamarán Helios Sanabria el primer catamarán construido en el Planeta propulsado por energía eólica y solar.

  

Más información

  

LIBRO: Lago de Sanabria 2015, presente y futuro de un ecosistema en desequilibrio

 

Presentación ponencia congreso internacional de Limnología de la AIL

 

El Lago en Europa

 

Informes de contaminación en el Lago de Sanabria

 

informe de evolución de la contaminación en el Lago de Sanabria

 

vídeo

 

El Lago en TVE

  

La construcción de la catedral se inicia hacia el año 1205 y su estructura fundamental se finaliza en 1301, aunque la torre sur no se termina de construir hasta el siglo XV. Gran parte del solar se asienta sobre restos romanos, hipocaustos del siglo II, lo que dificultó la buena cimentación de los pilares. La acumulación de humedades y la filtración de aguas ocasionó graves inconvenientes a los maestros. Por otra parte, la mayoría de los sillares de la catedral son de piedra de mediocre calidad, de tipo calizo, con escasa resistencia ante los agentes atmosféricos. Además, la sutilidad de su estilo es un desafío a la materia; los numerosos soportes son sumamente frágiles, las líneas se reducen a una depuración total, de modo que varios arquitectos de la época pusieron en duda que tal proyecto pudiera mantenerse en pie.

¿Cuánto tiempo ha pasado desde la última foto?

Bueno, hoy comienza la depuración :3

En Biodiversidad virtual

 

y también en Twiter

*

*

Son tan tímidas las espinas de Scenedesmus hoy, que se hicieron las pestañas de esta alga de compañías y abrazos, y aún así, son tan tímidas, que parecen disolverse en el agua que sujetan.

 

Scenedesmus tenuispina camina flotando por el agua sin prisa. Hombro con hombro se deja llevar por el viento de las corrientes sumergidas en abrazo de hermandad, sin miedo se abandona a su destino incierto de la mano de ese abrazo que es su esencia, sabiendo que siempre será en compañía navegante animada día a día del del sol, abrazo cálido de luz, y así, entre abrazos, la vida se vuelve más ligera, sincronizando latidos hay alegría y no hay miedo a zozobrar.

 

El género Scenedesmus está constituido por algas verdes que se alinean en filas cortas de 4, 8 ó 16 células. Así, unas veces forman una hilera como ésta, mientras que otras, cuando alternan y no ajustan sus contornos construyen juguetes de escaleras en diminuto zigzag.

 

Se trata de un grupo representado por más de cien especies, todas ellas bastante comunes en el plancton de las aguas dulces. Muchas de ellas son extremadamente variables por lo que su identificación suele ser, más que complicada, imposible.

 

Las células centrales de las colonias de Scenedesmus suelen ser de lados rectos mientras que, con frecuencia, las situadas en los extremos, se curvan ligeramente para adoptar una forma de media luna, que muchas veces remata en dos apéndices largos como una espina.

 

Scenedesmus resiste muy bien la contaminación y por este motivo se emplea en algunas plantas depuradoras, si se desarrolla masivamente puede proporcionar el oxígeno que necesitan las bacterias descomponedoras que viven en el agua y así acelerar el proceso de depuración.

 

La especie que mostramos hoy aquí Scenedesmus tenuispina forma colonias de dos o cuatro células bastante alargadas. Las terminales presentan cuatro espinas terminales gelatinosas largas y otras dos más cortas situadas en la zona central, son tan finas y delicadas, que dejaron de ser espinas y hoy acarician el agua.

 

La imagen, tomada a 400 aumentos con la técnica de contraste de interferencia, procede de una muestra recogida en el Parque del Retiro de Madrid el día 2 de abril para el taller de vida microscópica organizado en Medialab-Prado Madrid y en el que se presentó el trabajo extraordinario y altruista desarrollado por la plataforma de Biodiversidad Virtual.

  

Más información.

 

En Biodiversidad virtual y también en Twiter

 

Staurodesmus cuspidatus fue estrella, Eudorina elegans conjunción de verdes planetas, quedan sus cenizas, restos de sus vidas y de su brillo como un testimonio de barbarie y destrucción.

 

Fitoplancton muerto por envenenamiento en el Lago de Sanabria: utilización de alguicidas para aumentar la transparencia de forma artificial y encubrir así la contaminación por la inoperatividad del sistema de depuración.

 

Poco que decir al margen de la tristeza y de la impotencia al ver cómo se ha conducido a este lago único tan hermoso al borde de su muerte y todo ello por proteger a unos corruptos gestores/políticos, desamparando a todos hoy, desamparando el futuro de quienes tendrían el derecho a disfrutarlo mañana.

 

Fue y sigue siendo la corrupción la que como un río sucio trajo la corrupción de las aguas al Lago: cinco depuradoras de papel a precio de oro que nunca han funcionado y seis puntos de vertido de aguas residuales enfangadas en toda la maraña urdida para ocultarlo.

 

Después de varios años de evidencias de su grave deterioro, se decidió devolver su transparencia original buscando el atajo más tramposo, a golpe de martillo. Se comenzó a añadir veneno (no en sentido figurado), alguicida, para ocultar el desarrollo masivo que enverdecía sus aguas a principios del verano y así se obró el milagro, un milagro lleno de espumas y de falsa transparencia al que llamaron "espumas naturales de origen endógeno" timbrándolo con sellos de oficialidad, aún para más vergüenza.

 

El Lago de Sanabria arde en invierno tras el fuego continuado del verano es un incendio frío, líquido, calculado, que va quemando el agua lentamente. Va dejando en rastro de cenizas a los cadáveres de las verdes algas que florecieron en un terreno abonado: agua cargada de deshechos que las depuradoras nunca han limpiado, salvo nuestos bolsillos y nuestra dignidad.

 

Las algas delataban la trampa y la mentira, y se decidió quemar el agua para acallarlas, quemarlas en un incendio repetido semana tras semana con un veneno que va dejando este poso de cenizas y un humo blanco en forma de espumas en la orilla: espumas jabonosas de alguicida que llaman "espumas naturales de origen endógeno"

 

Tras varios años de denuncias y de deterioro acelerado de este lago hermoso, el lago de origen glaciar más extenso de la Península Ibérica y el mas meridional y occidental de Europa, el Lago de Sanabria, se muere, y, por fin, las autoridades reaccionaron: decidieron encubrir con más trampas a los tramposos, encargando un estudio cuyas conclusiones estaban ya elaboradas previamente, todo por tan solo de 1,8 millones de euros.

 

El Lago de Sanabria se muere, sus estrellas de Navidad son cadáveres, brillaron en vida y fueron quemados en la hoguera, a fuego frío y lento, por atreverse a decir la verdad con su vida en formas de belleza

 

La fotografía que mostramos, realizada a 400 aumentos empleando la técnica de contraste de interferencia, se ha tomado sobre una muestra recolectada a tres metros de profundidad, el 17 de diciembre de 2017, por Juan Carlos en el Lago de Sanabria (Zamora) junto a la Isla de Moras desde el catamarán Helios Sanabria el primer catamarán construido en el Planeta propulsado por energía eólica y solar.

 

LIBRO: Lago de Sanabria 2015, presente y futuro de un ecosistema en desequilibrio

View On Black

 

Originariamente, bajo la actual ubicación de la catedral, la Legio VII Gemina había construido termas y otros edificios públicos. Recientemente se han descubierto algunos de estos restos romanos, junto a la fachada sur. Con la reconquista cristiana, son convertidos en palacio real. En el año 916 el rey Ordoño II, que hacía pocos meses había ocupado el trono de León, venció a los árabes en la batalla de San Esteban de Gormaz. Como señal de agradecimiento a Dios por la victoria, cedió su palacio para construir la catedral. Bajo el episcopado de Fruminio II, es transformado el edificio en lugar sagrado.

 

Acoge los restos del rey Ordoño II, fallecido en Zamora el año 924. El templo estaba custodiado y regido por monjes de la orden de San Benito, y es muy probable que su estructura fuera muy similar a la de tantos otros existentes durante la mozarabía leonesa.

 

Nos hablan las crónicas del paso de Almanzor por estas tierras a finales del siglo X, devastando la ciudad y destruyendo sus templos. No obstante, parece que los daños ocasionados a la fábrica de la catedral debieron de ser inmediatamente reparados, ya que el año 999 era coronado en ella, en un acontecimiento lleno de esplendor, el rey Alfonso V. Tras una sucesión de revueltas políticas y de duras empresas bélicas, hacia el 1067 el estado de la Catedral era de suma pobreza. Ello conmovería al rey Fernando I de León, quien, después de trasladar los restos de San Isidoro a León, «se volcó en favores a la misma». Con este rey se inició una época pacífica, cosechando grandes triunfos en la expansión del reino cristiano. Era el momento del florecimiento del románico isidoriano.

 

Con la ayuda de la princesa doña Urraca, hermana del rey, se inicia la construcción de una segunda catedral, acorde con las aspiraciones de la cristiandad románica, y dentro de su estilo arquitectónico. Ocupaba la sede episcopal Pelayo II. Aunque inicialmente románica, su estilo era fundamentalmente gótico, construida en ladrillo y mampostería, con tres naves rematadas en ábsides semicirculares, dedicado el central a santa María, como en la iglesia anterior. Aunque toda ella estuviese ejecutada dentro de las corrientes internacionales, contemplando lo que ha pervivido de su estatutaria, podemos averiguar que tenía su carácter autóctono, utilizándose aún el arco de herradura, al menos como forma decorativa. Fue consagrada el 10 de noviembre de 1073. Es de suponer que en ella trabajasen los mismos canteros que estaban construyendo la Basílica de San Isidoro de León.

 

Esta catedral se mantuvo en pie hasta finales del siglo siguiente. Cuando accede al trono el último rey de León, Alfonso IX, se asiste en la ciudad y en el reino a un importante cambio social, de creatividad artística y desarrollo cultural.

 

La construcción de la tercera catedral se inicia hacia 1205 y su estructura fundamental se finaliza en 1301, aunque la torre sur no se termina de construir hasta el siglo XV. Gran parte del solar se asienta sobre restos romanos, hipocaustos del siglo II, lo que dificultó la buena cimentación de los pilares. La acumulación de humedades y la filtración de aguas ocasionó graves inconvenientes a los maestros. Por otra parte, la mayoría de los sillares de la catedral son de piedra de mediocre calidad, de tipo calizo, con escasa resistencia ante los agentes atmosféricos. Además, la sutilidad de su estilo es un desafío a la materia; los numerosos soportes son sumamente frágiles, las líneas se reducen a una depuración total, de modo que varios arquitectos de la época pusieron en duda que tal proyecto pudiera mantenerse en pie.

  

Interior de la Catedral de León.Éstas han sido algunas de las razones más importantes por las que, ya desde finales del siglo XIV, comenzaron a verse fallos en su arquitectura. En aquella época se resintió al hastial sur, por haberse desequilibrado los pilares torales. Hubo que construir la "silla de la reina", obra del maestro Jusquín. El año 1631 se derrumbaron parte de las bóvedas de la nave central. El cabildo recurrió a Juan Naveda, arquitecto de Felipe IV de España, quien cubrió el crucero con una gran cúpula, rompiendo los contrarrestos del sistema gótico, tan distintos de los del barroco. Tanto el hastial como las capillas del sur volvieron a estar en peligro. Aquél tuvo que ser reedificado en el año 1694. Quiso poner remedio a estos desastres Joaquín de Churriguera levantando cuatro grandes pináculos sobre los pilares del crucero, a principios del siglo XVIII, pero las consecuencias de esta intervención serían nefastas.

 

Por León fueron desfilando grandes arquitectos, como Giacomo de Pavía, mientras los males seguían agravándose. El terremoto de Lisboa del año 1755 conmovió a todo el edificio, afectando de manera especial a los maineles y a las vidrieras. El año 1830 aumentaron los desprendimientos de piedras en el hastial sur y, para salvarlo, Sánchez Pertejo reforzó los contrafuertes de toda la fachada.

 

El cabildo temió un desenlace fatal, cuando el año 1857 comenzaron nuevamente a caer piedras de las bóvedas. Intervino entonces la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, y el gobierno encargó las obras a Matías Laviña. Éste se dispuso a desmontar la media naranja y los cuatro pináculos que la flanqueaban, pero el peligro de un total hundimiento se hacía más inminente. A su muerte se responsabilizó de las obras Hernández Callejo, quien pretendía seguir desmontando el edificio, cuando fue cesado en el cargo. Con los proyectos de Laviña, continuó la restauración Juan Madrazo el año 1869. Éste era un gran medievalista, buen conocedor del gótico francés. Modificó notablemente la disposición de las bóvedas, volvió a rehacer desde la arcada el hastial del sur y planificó todo el templo tal y como lo encontramos hoy. A Juan Madrazo le sucedió en el cargo Demetrio de los Ríos el año 1880. Purista, como el anterior, continuó dando a la catedral el aspecto primitivo, según su pensamiento racionalista, y desmontó el hastial occidental, que había sido hecho por Juan López de Rojas y Juan de Badajoz el Mozo, en el siglo XVI. A su muerte fue nombrado arquitecto de la catedral Juan Bautista Lázaro, que concluyó los trabajos de restauración arquitectónica en la mayor parte del edificio, y el año 1895 emprendió la ardua tarea de recomponer las vidrieras. Estas llevaban varios años desmontadas y almacenadas, con grave deterioro. Fue ayudado por su colaborador, Juan Crisóstomo Torbado.

 

El 27 de mayo de 1966 un incendio arrasó toda la techumbre de las naves altas.

 

En las últimas décadas se está trabajando con gran intensidad en el refuerzo de las estructuras y suelos y el tratamiento de la piedra con las más novedosas técnicas, en un esfuerzo por conservar para la Humanidad esta maravilla arquitectónica.

 

FUENTE: es.wikipedia.org/wiki/Catedral_de_Le%c3%b3n

“La montaña brinda emociones básicas: un cambio de luz, el cese del esfuerzo. Son cosas, circunstancias que no notamos en la ciudad. En la montaña recibimos menos estímulos y estamos más receptivos para esos que sí llegan. Al presentarnos situaciones despojadas, austeras, podemos limpiar la mente, ordenar los pensamientos y reencontrarnos con nuestra esencia. Como si fuera un retiro espiritual, donde la montaña es el monasterio, los árboles los monjes y los arroyos las oraciones. Cuanto más intensa la actividad desplegada, mayor la depuración.

 

La naturaleza vasta nos posibilita cuestionar esa premisa complaciente que el mundo fue creado por los hombres y para los hombres. En nuestra vida habitual, organizada de acuerdo con ritmos humanos, nos olvidamos de aquellos mundos que no responden a botones y diales, que tienen su propia medida y que funcionan perfectamente.

 

Sin que lo sintamos, la tecnología nos encierra al comprimir tiempo y espacio; lo curioso es que tenemos agorafobia en vez de claustrofobia. Los grandes espacios, al exponernos durante períodos prolongados a fuerzas superiores, nos hacen replantear esa confianza ciega en lo humano. Nos inducen a la modestia, algo de lo que definitivamente carecemos como especie.

 

Esos momentos nos devuelven una invalorable capacidad de asombro. Tal vez eso sea lo más importante. La capacidad de asombro es aquello que tienen los niños y que perdemos al crecer, reemplazada por la soberbia o el escepticismo. Recuperarla es algo que nos debemos. La montaña enseña a ver las formas de los copos de nieve y los colores de los líquenes. Así, tal vez, podremos recobrar la espontaneidad y frescura que alguna vez tuvimos”

 

Sebastián Letemendía “Cita en la cumbre”

 

Si te gusta grande, hace click y sorpresa!!

De vuelta al bosque andino. Parque Nacional Villarrica, sector Huinfiuca (Lanín), Región de la Araucanía, Chile central.

 

Un videito

1 3 4 5 6 7 ••• 50 51