new icn messageflickr-free-ic3d pan white
View allAll Photos Tagged rehabilitación

Rehabilitación edificio S. XVI y transformación en hotel , en imagen el patio renancentista .

Obras de rehabilitación.

Eliminadas la cubierta y los laterales y restaurada la bella estructura.

 

Cuarto Real de Santo Domingo

flickriver.com/photos/javier1949/popular-interesting/

  

FUNDACIÓN FRANCISCO GINER DE LOS RÍOS Rehabilitación y Ampliación

Paseo del General Martínez Campos, 14. Madrid

 

Pabellón Macpherson: arquitecto, Joaquín Kramer Arnaiz: 1908-1909.

 

Rehabilitación y Ampliación: AMID[cero9]-Cristina Díaz Moreno & Efrén García Grinda arquitectos-. Concurso: 2004-05. Proyecto 2006-2007. Construcción.- 2011-2014. Paisajista Teresa Galí-Izard. Colaboradores. Concurso: Ana Belén Franco, Iñigo González-Haba Plana, David Marsinyach, Jorge Martín Sainz de los Terreros. Proyecto básico: Jaime Bartolomé Yllera, Íñigo González-Haba Plana, Julia Gómez Candela, Jesús Isla, José Quintanar Iniesta, Jorge Saz Semolino y Rebeca Vallecillo.

  

La Fundación Francisco Giner de los Ríos, uno de los pedagogos más significativos de la Europa contemporánea, encarna desde 1916 a la Institución Libre de Enseñanza. Se creó a la muerte de Giner, para asegurar la continuación de su labor, encargándose de la tutela de su patrimonio material e intelectual. Su Patronato ha mantenido sin interrupciones la continuidad desde aquella fecha, lo que permitió que, tras la incautación sufrida tras la Guerra Civil, en los años de la transición democrática la Fundación viera de nuevo reconocida plenamente su personalidad jurídica y recobrara sus bienes. Desde entonces, ha venido trabajando en la recuperación del legado de la Institución Libre de Enseñanza para la sociedad española de nuestro tiempo.

En el año 2003, debido a las condiciones de deterioro de los edificios de la Fundación se inicia un proceso para la rehabilitación y ampliación de su sede. Los ganadores del concurso público son Cristina Díaz Moreno y Efrén García Grinda. Su propuesta mantiene íntegramente los edificios históricos del conjunto, la casa de Giner y Cossío, de finales del XIX, que existía ya antes de la llegada de la institución, y el Pabellón Macpherson, y sustituye el resto de edificaciones por una serie de volúmenes que se relacionan entre sí a través del jardín, espacio generador de todo el proyecto.

 

La rehabilitación y ampliación refleja la visión vanguardista del espacio arquitectónico, de la naturaleza y del paisaje de Francisco Giner de los Ríos, a la vez que recrea la organización espacial de su sede histórica a partir de 1884 alrededor del jardín que perseguía el ideal pedagógico de la Institución de aproximarse hasta el último grado posible a la vida al aire libre.

El proyecto ha conservado y rehabilitado íntegramente los edificios históricos: la casa de Giner y Cossío, edificio preexistente a la instalación de la Institución, y el Pabellón Macpherson, como un objeto que atesora la memoria de la arquitectura escolar inspirada por la ILE antes de su implantación como modelo con validez general. En ambos casos se han mantenido las fachadas, el volumen y la espacialidad originales. El resto de edificaciones, añadidas tras la guerra civil o desfiguradas y deterioradas por las sucesivas remodelaciones, incluyendo el llamado pabellón de párvulos, han sido sustituidas por un conjunto de nuevos espacios vinculados directamente al jardín, que cobra su original protagonismo, y adaptados a las funciones que la renovada Institución tiene que cumplir en nuestros días.

Se preserva la idea original del jardín como "punto de encuentro" y se convierte en un espacio cambiante y en continuo proceso, mostrando su evolución en las distintas estaciones. Un espacio vivo y activo recuperado gracias a la documentación gráfica y escrita y al trabajo de la paisajista Teresa Galí-Izard. El edificio queda tan sólo como el elemento que configura el jardín, cediéndole todo el protagonismo. Las salas del conjunto, tanto cerradas como al aire libre, se vuelcan hacia el jardín generando entrantes y salientes, que lo dividen en sectores múltiples, jardines diferentes. Son los conos visuales a lo largo del recorrido por el jardín los que determinan la disposición de los volúmenes, con el objetivo de crear espacios con distinto grado de privacidad y exposición.

 

"Las aulas son espacios multifocales sin dirección predominante, rodeados por un cerramiento de vidrio y sistemas flexibles de cuelgue que permiten modificar intencionadamente sus condiciones acústicas y lumínicas de manera sencilla. Su geometría replica el sistema de plantaciones del jardín y permite diferentes configuraciones para ensayar también con el espacio como herramienta educativa. Los distintos tamaños y agrupaciones de las salas, así como las posibilidades de apertura del cerramiento exterior, permiten entender las salas en perfecta continuidad con el exterior".

De los 5.000 metros cuadrados construidos, la mitad lo está bajo tierra. Unas escaleras conectan el patio ajardinado con un deambulatorio subterráneo. Al final del pasillo, como una sorpresa inesperada, aparece un vanguardista auditorio con 263 butacas que se utilizará para congresos, conferencias o proyecciones. Para la directora de la Fundación, Elisa Navas, el resultado final de este proyecto "hace honor a la tradición innovadora de la Institución Libre de Enseñanza y es perfectamente adecuado a las necesidades de la Fundación".

Las ideas de la Institución están también presentes en la elección de los materiales, sostenibles, durables, austeros y fáciles de mantener. La envolvente exterior hacia el jardín está formada por una celosía metálica que varía la escala de sus barras y su disposición actuando de protección solar y de filtro visual entre las aulas y el espacio al aire libre.

Amid.cero9 define la ampliación como una "medianera especializada". El edificio se construye como un muro que se deforma ensanchándose y comprimiéndose a lo largo de todo el perímetro para albergar salas de diversos tamaños que, sin necesidad separar físicamente el espacio y condicionar futuros cambios de uso, pueden destinarse a funciones distintas. Se ha mantenido la altura de la construcción anterior, dejando bajo rasante la zona destinada a los actos públicos. Los espacios vierten sobre el salón de actos principal, con la posibilidad de abrirse o cerrarse, variando el tamaño de la sala según la audiencia.

 

"El proyecto trata al mismo tiempo de instalarse dentro de la geografía sentimental de la Fundación y el ideario institucionista, tejiendo con cuidado los hilos de las relaciones entre las personas y su legado material e intelectual, para construir una evocación del espíritu de la Institución sin conservación acrítica del pasado; admitiendo el valor espacial y escala del jardín y pabellones existentes, pero redefiniéndolo de forma confiada y optimista a través de una sensibilidad completamente contemporánea para ayudar a proyectar la Fundación hacia el futuro".

La Rehabilitación y ampliación ha sido Premio COAM 2015 por "su excelente implantación en el lugar a nivel urbano, manejando una escala acertada y adecuada”. El interés del proyecto motivó su elección para formar parte del Pabellón de España en la 14ª edición de la Bienal de Arquitectura de Venecia de 2014

 

www.fundacionginer.org/index.htm

www.openhousemadrid.org/#!fundacion-francisco-giner-de-lo...

www.metalocus.es/content/es/blog/fundaci%C3%B3n-giner-de-...

bacecg.com/newsandmedia/premio-coam-2015-para-el-proyecto...

www.coam.org/es/actualidad/noticias/sede-fundacion-franci...

www.cero9.com

www.fueradeserie.expansion.com/2015/04/21/arquitectura/14...

 

flickriver.com/photos/javier1949/popular-interesting/

  

FUNDACIÓN FRANCISCO GINER DE LOS RÍOS Rehabilitación y Ampliación

Paseo del General Martínez Campos, 14. Madrid

 

Pabellón Macpherson: arquitecto, Joaquín Kramer Arnaiz: 1908-1909.

 

Rehabilitación y Ampliación: AMID[cero9]-Cristina Díaz Moreno & Efrén García Grinda arquitectos-. Concurso: 2004-05. Proyecto 2006-2007. Construcción.- 2011-2014. Paisajista Teresa Galí-Izard. Colaboradores. Concurso: Ana Belén Franco, Iñigo González-Haba Plana, David Marsinyach, Jorge Martín Sainz de los Terreros. Proyecto básico: Jaime Bartolomé Yllera, Íñigo González-Haba Plana, Julia Gómez Candela, Jesús Isla, José Quintanar Iniesta, Jorge Saz Semolino y Rebeca Vallecillo.

  

La Fundación Francisco Giner de los Ríos, uno de los pedagogos más significativos de la Europa contemporánea, encarna desde 1916 a la Institución Libre de Enseñanza. Se creó a la muerte de Giner, para asegurar la continuación de su labor, encargándose de la tutela de su patrimonio material e intelectual. Su Patronato ha mantenido sin interrupciones la continuidad desde aquella fecha, lo que permitió que, tras la incautación sufrida tras la Guerra Civil, en los años de la transición democrática la Fundación viera de nuevo reconocida plenamente su personalidad jurídica y recobrara sus bienes. Desde entonces, ha venido trabajando en la recuperación del legado de la Institución Libre de Enseñanza para la sociedad española de nuestro tiempo.

En el año 2003, debido a las condiciones de deterioro de los edificios de la Fundación se inicia un proceso para la rehabilitación y ampliación de su sede. Los ganadores del concurso público son Cristina Díaz Moreno y Efrén García Grinda. Su propuesta mantiene íntegramente los edificios históricos del conjunto, la casa de Giner y Cossío, de finales del XIX, que existía ya antes de la llegada de la institución, y el Pabellón Macpherson, y sustituye el resto de edificaciones por una serie de volúmenes que se relacionan entre sí a través del jardín, espacio generador de todo el proyecto.

 

La rehabilitación y ampliación refleja la visión vanguardista del espacio arquitectónico, de la naturaleza y del paisaje de Francisco Giner de los Ríos, a la vez que recrea la organización espacial de su sede histórica a partir de 1884 alrededor del jardín que perseguía el ideal pedagógico de la Institución de aproximarse hasta el último grado posible a la vida al aire libre.

El proyecto ha conservado y rehabilitado íntegramente los edificios históricos: la casa de Giner y Cossío, edificio preexistente a la instalación de la Institución, y el Pabellón Macpherson, como un objeto que atesora la memoria de la arquitectura escolar inspirada por la ILE antes de su implantación como modelo con validez general. En ambos casos se han mantenido las fachadas, el volumen y la espacialidad originales. El resto de edificaciones, añadidas tras la guerra civil o desfiguradas y deterioradas por las sucesivas remodelaciones, incluyendo el llamado pabellón de párvulos, han sido sustituidas por un conjunto de nuevos espacios vinculados directamente al jardín, que cobra su original protagonismo, y adaptados a las funciones que la renovada Institución tiene que cumplir en nuestros días.

Se preserva la idea original del jardín como "punto de encuentro" y se convierte en un espacio cambiante y en continuo proceso, mostrando su evolución en las distintas estaciones. Un espacio vivo y activo recuperado gracias a la documentación gráfica y escrita y al trabajo de la paisajista Teresa Galí-Izard. El edificio queda tan sólo como el elemento que configura el jardín, cediéndole todo el protagonismo. Las salas del conjunto, tanto cerradas como al aire libre, se vuelcan hacia el jardín generando entrantes y salientes, que lo dividen en sectores múltiples, jardines diferentes. Son los conos visuales a lo largo del recorrido por el jardín los que determinan la disposición de los volúmenes, con el objetivo de crear espacios con distinto grado de privacidad y exposición.

 

"Las aulas son espacios multifocales sin dirección predominante, rodeados por un cerramiento de vidrio y sistemas flexibles de cuelgue que permiten modificar intencionadamente sus condiciones acústicas y lumínicas de manera sencilla. Su geometría replica el sistema de plantaciones del jardín y permite diferentes configuraciones para ensayar también con el espacio como herramienta educativa. Los distintos tamaños y agrupaciones de las salas, así como las posibilidades de apertura del cerramiento exterior, permiten entender las salas en perfecta continuidad con el exterior".

De los 5.000 metros cuadrados construidos, la mitad lo está bajo tierra. Unas escaleras conectan el patio ajardinado con un deambulatorio subterráneo. Al final del pasillo, como una sorpresa inesperada, aparece un vanguardista auditorio con 263 butacas que se utilizará para congresos, conferencias o proyecciones. Para la directora de la Fundación, Elisa Navas, el resultado final de este proyecto "hace honor a la tradición innovadora de la Institución Libre de Enseñanza y es perfectamente adecuado a las necesidades de la Fundación".

Las ideas de la Institución están también presentes en la elección de los materiales, sostenibles, durables, austeros y fáciles de mantener. La envolvente exterior hacia el jardín está formada por una celosía metálica que varía la escala de sus barras y su disposición actuando de protección solar y de filtro visual entre las aulas y el espacio al aire libre.

Amid.cero9 define la ampliación como una "medianera especializada". El edificio se construye como un muro que se deforma ensanchándose y comprimiéndose a lo largo de todo el perímetro para albergar salas de diversos tamaños que, sin necesidad separar físicamente el espacio y condicionar futuros cambios de uso, pueden destinarse a funciones distintas. Se ha mantenido la altura de la construcción anterior, dejando bajo rasante la zona destinada a los actos públicos. Los espacios vierten sobre el salón de actos principal, con la posibilidad de abrirse o cerrarse, variando el tamaño de la sala según la audiencia.

 

"El proyecto trata al mismo tiempo de instalarse dentro de la geografía sentimental de la Fundación y el ideario institucionista, tejiendo con cuidado los hilos de las relaciones entre las personas y su legado material e intelectual, para construir una evocación del espíritu de la Institución sin conservación acrítica del pasado; admitiendo el valor espacial y escala del jardín y pabellones existentes, pero redefiniéndolo de forma confiada y optimista a través de una sensibilidad completamente contemporánea para ayudar a proyectar la Fundación hacia el futuro".

La Rehabilitación y ampliación ha sido Premio COAM 2015 por "su excelente implantación en el lugar a nivel urbano, manejando una escala acertada y adecuada”. El interés del proyecto motivó su elección para formar parte del Pabellón de España en la 14ª edición de la Bienal de Arquitectura de Venecia de 2014

 

www.fundacionginer.org/index.htm

www.openhousemadrid.org/#!fundacion-francisco-giner-de-lo...

www.metalocus.es/content/es/blog/fundaci%C3%B3n-giner-de-...

bacecg.com/newsandmedia/premio-coam-2015-para-el-proyecto...

www.coam.org/es/actualidad/noticias/sede-fundacion-franci...

www.cero9.com

www.fueradeserie.expansion.com/2015/04/21/arquitectura/14...

 

flickriver.com/photos/javier1949/popular-interesting/

  

FUNDACIÓN FRANCISCO GINER DE LOS RÍOS Rehabilitación y Ampliación

Paseo del General Martínez Campos, 14. Madrid

 

Pabellón Macpherson: arquitecto, Joaquín Kramer Arnaiz: 1908-1909.

 

Rehabilitación y Ampliación: AMID[cero9]-Cristina Díaz Moreno & Efrén García Grinda arquitectos-. Concurso: 2004-05. Proyecto 2006-2007. Construcción.- 2011-2014. Paisajista Teresa Galí-Izard. Colaboradores. Concurso: Ana Belén Franco, Iñigo González-Haba Plana, David Marsinyach, Jorge Martín Sainz de los Terreros. Proyecto básico: Jaime Bartolomé Yllera, Íñigo González-Haba Plana, Julia Gómez Candela, Jesús Isla, José Quintanar Iniesta, Jorge Saz Semolino y Rebeca Vallecillo.

  

La Fundación Francisco Giner de los Ríos, uno de los pedagogos más significativos de la Europa contemporánea, encarna desde 1916 a la Institución Libre de Enseñanza. Se creó a la muerte de Giner, para asegurar la continuación de su labor, encargándose de la tutela de su patrimonio material e intelectual. Su Patronato ha mantenido sin interrupciones la continuidad desde aquella fecha, lo que permitió que, tras la incautación sufrida tras la Guerra Civil, en los años de la transición democrática la Fundación viera de nuevo reconocida plenamente su personalidad jurídica y recobrara sus bienes. Desde entonces, ha venido trabajando en la recuperación del legado de la Institución Libre de Enseñanza para la sociedad española de nuestro tiempo.

En el año 2003, debido a las condiciones de deterioro de los edificios de la Fundación se inicia un proceso para la rehabilitación y ampliación de su sede. Los ganadores del concurso público son Cristina Díaz Moreno y Efrén García Grinda. Su propuesta mantiene íntegramente los edificios históricos del conjunto, la casa de Giner y Cossío, de finales del XIX, que existía ya antes de la llegada de la institución, y el Pabellón Macpherson, y sustituye el resto de edificaciones por una serie de volúmenes que se relacionan entre sí a través del jardín, espacio generador de todo el proyecto.

 

La rehabilitación y ampliación refleja la visión vanguardista del espacio arquitectónico, de la naturaleza y del paisaje de Francisco Giner de los Ríos, a la vez que recrea la organización espacial de su sede histórica a partir de 1884 alrededor del jardín que perseguía el ideal pedagógico de la Institución de aproximarse hasta el último grado posible a la vida al aire libre.

El proyecto ha conservado y rehabilitado íntegramente los edificios históricos: la casa de Giner y Cossío, edificio preexistente a la instalación de la Institución, y el Pabellón Macpherson, como un objeto que atesora la memoria de la arquitectura escolar inspirada por la ILE antes de su implantación como modelo con validez general. En ambos casos se han mantenido las fachadas, el volumen y la espacialidad originales. El resto de edificaciones, añadidas tras la guerra civil o desfiguradas y deterioradas por las sucesivas remodelaciones, incluyendo el llamado pabellón de párvulos, han sido sustituidas por un conjunto de nuevos espacios vinculados directamente al jardín, que cobra su original protagonismo, y adaptados a las funciones que la renovada Institución tiene que cumplir en nuestros días.

Se preserva la idea original del jardín como "punto de encuentro" y se convierte en un espacio cambiante y en continuo proceso, mostrando su evolución en las distintas estaciones. Un espacio vivo y activo recuperado gracias a la documentación gráfica y escrita y al trabajo de la paisajista Teresa Galí-Izard. El edificio queda tan sólo como el elemento que configura el jardín, cediéndole todo el protagonismo. Las salas del conjunto, tanto cerradas como al aire libre, se vuelcan hacia el jardín generando entrantes y salientes, que lo dividen en sectores múltiples, jardines diferentes. Son los conos visuales a lo largo del recorrido por el jardín los que determinan la disposición de los volúmenes, con el objetivo de crear espacios con distinto grado de privacidad y exposición.

 

"Las aulas son espacios multifocales sin dirección predominante, rodeados por un cerramiento de vidrio y sistemas flexibles de cuelgue que permiten modificar intencionadamente sus condiciones acústicas y lumínicas de manera sencilla. Su geometría replica el sistema de plantaciones del jardín y permite diferentes configuraciones para ensayar también con el espacio como herramienta educativa. Los distintos tamaños y agrupaciones de las salas, así como las posibilidades de apertura del cerramiento exterior, permiten entender las salas en perfecta continuidad con el exterior".

De los 5.000 metros cuadrados construidos, la mitad lo está bajo tierra. Unas escaleras conectan el patio ajardinado con un deambulatorio subterráneo. Al final del pasillo, como una sorpresa inesperada, aparece un vanguardista auditorio con 263 butacas que se utilizará para congresos, conferencias o proyecciones. Para la directora de la Fundación, Elisa Navas, el resultado final de este proyecto "hace honor a la tradición innovadora de la Institución Libre de Enseñanza y es perfectamente adecuado a las necesidades de la Fundación".

Las ideas de la Institución están también presentes en la elección de los materiales, sostenibles, durables, austeros y fáciles de mantener. La envolvente exterior hacia el jardín está formada por una celosía metálica que varía la escala de sus barras y su disposición actuando de protección solar y de filtro visual entre las aulas y el espacio al aire libre.

Amid.cero9 define la ampliación como una "medianera especializada". El edificio se construye como un muro que se deforma ensanchándose y comprimiéndose a lo largo de todo el perímetro para albergar salas de diversos tamaños que, sin necesidad separar físicamente el espacio y condicionar futuros cambios de uso, pueden destinarse a funciones distintas. Se ha mantenido la altura de la construcción anterior, dejando bajo rasante la zona destinada a los actos públicos. Los espacios vierten sobre el salón de actos principal, con la posibilidad de abrirse o cerrarse, variando el tamaño de la sala según la audiencia.

 

"El proyecto trata al mismo tiempo de instalarse dentro de la geografía sentimental de la Fundación y el ideario institucionista, tejiendo con cuidado los hilos de las relaciones entre las personas y su legado material e intelectual, para construir una evocación del espíritu de la Institución sin conservación acrítica del pasado; admitiendo el valor espacial y escala del jardín y pabellones existentes, pero redefiniéndolo de forma confiada y optimista a través de una sensibilidad completamente contemporánea para ayudar a proyectar la Fundación hacia el futuro".

La Rehabilitación y ampliación ha sido Premio COAM 2015 por "su excelente implantación en el lugar a nivel urbano, manejando una escala acertada y adecuada”. El interés del proyecto motivó su elección para formar parte del Pabellón de España en la 14ª edición de la Bienal de Arquitectura de Venecia de 2014

 

www.fundacionginer.org/index.htm

www.openhousemadrid.org/#!fundacion-francisco-giner-de-lo...

www.metalocus.es/content/es/blog/fundaci%C3%B3n-giner-de-...

bacecg.com/newsandmedia/premio-coam-2015-para-el-proyecto...

www.coam.org/es/actualidad/noticias/sede-fundacion-franci...

www.cero9.com

www.fueradeserie.expansion.com/2015/04/21/arquitectura/14...

 

flickriver.com/photos/javier1949/popular-interesting/

  

FUNDACIÓN FRANCISCO GINER DE LOS RÍOS Rehabilitación y Ampliación

Paseo del General Martínez Campos, 14. Madrid

 

Pabellón Macpherson: arquitecto, Joaquín Kramer Arnaiz: 1908-1909.

 

Rehabilitación y Ampliación: AMID[cero9]-Cristina Díaz Moreno & Efrén García Grinda arquitectos-. Concurso: 2004-05. Proyecto 2006-2007. Construcción.- 2011-2014. Paisajista Teresa Galí-Izard. Colaboradores. Concurso: Ana Belén Franco, Iñigo González-Haba Plana, David Marsinyach, Jorge Martín Sainz de los Terreros. Proyecto básico: Jaime Bartolomé Yllera, Íñigo González-Haba Plana, Julia Gómez Candela, Jesús Isla, José Quintanar Iniesta, Jorge Saz Semolino y Rebeca Vallecillo.

  

La Fundación Francisco Giner de los Ríos, uno de los pedagogos más significativos de la Europa contemporánea, encarna desde 1916 a la Institución Libre de Enseñanza. Se creó a la muerte de Giner, para asegurar la continuación de su labor, encargándose de la tutela de su patrimonio material e intelectual. Su Patronato ha mantenido sin interrupciones la continuidad desde aquella fecha, lo que permitió que, tras la incautación sufrida tras la Guerra Civil, en los años de la transición democrática la Fundación viera de nuevo reconocida plenamente su personalidad jurídica y recobrara sus bienes. Desde entonces, ha venido trabajando en la recuperación del legado de la Institución Libre de Enseñanza para la sociedad española de nuestro tiempo.

En el año 2003, debido a las condiciones de deterioro de los edificios de la Fundación se inicia un proceso para la rehabilitación y ampliación de su sede. Los ganadores del concurso público son Cristina Díaz Moreno y Efrén García Grinda. Su propuesta mantiene íntegramente los edificios históricos del conjunto, la casa de Giner y Cossío, de finales del XIX, que existía ya antes de la llegada de la institución, y el Pabellón Macpherson, y sustituye el resto de edificaciones por una serie de volúmenes que se relacionan entre sí a través del jardín, espacio generador de todo el proyecto.

 

La rehabilitación y ampliación refleja la visión vanguardista del espacio arquitectónico, de la naturaleza y del paisaje de Francisco Giner de los Ríos, a la vez que recrea la organización espacial de su sede histórica a partir de 1884 alrededor del jardín que perseguía el ideal pedagógico de la Institución de aproximarse hasta el último grado posible a la vida al aire libre.

El proyecto ha conservado y rehabilitado íntegramente los edificios históricos: la casa de Giner y Cossío, edificio preexistente a la instalación de la Institución, y el Pabellón Macpherson, como un objeto que atesora la memoria de la arquitectura escolar inspirada por la ILE antes de su implantación como modelo con validez general. En ambos casos se han mantenido las fachadas, el volumen y la espacialidad originales. El resto de edificaciones, añadidas tras la guerra civil o desfiguradas y deterioradas por las sucesivas remodelaciones, incluyendo el llamado pabellón de párvulos, han sido sustituidas por un conjunto de nuevos espacios vinculados directamente al jardín, que cobra su original protagonismo, y adaptados a las funciones que la renovada Institución tiene que cumplir en nuestros días.

Se preserva la idea original del jardín como "punto de encuentro" y se convierte en un espacio cambiante y en continuo proceso, mostrando su evolución en las distintas estaciones. Un espacio vivo y activo recuperado gracias a la documentación gráfica y escrita y al trabajo de la paisajista Teresa Galí-Izard. El edificio queda tan sólo como el elemento que configura el jardín, cediéndole todo el protagonismo. Las salas del conjunto, tanto cerradas como al aire libre, se vuelcan hacia el jardín generando entrantes y salientes, que lo dividen en sectores múltiples, jardines diferentes. Son los conos visuales a lo largo del recorrido por el jardín los que determinan la disposición de los volúmenes, con el objetivo de crear espacios con distinto grado de privacidad y exposición.

 

"Las aulas son espacios multifocales sin dirección predominante, rodeados por un cerramiento de vidrio y sistemas flexibles de cuelgue que permiten modificar intencionadamente sus condiciones acústicas y lumínicas de manera sencilla. Su geometría replica el sistema de plantaciones del jardín y permite diferentes configuraciones para ensayar también con el espacio como herramienta educativa. Los distintos tamaños y agrupaciones de las salas, así como las posibilidades de apertura del cerramiento exterior, permiten entender las salas en perfecta continuidad con el exterior".

De los 5.000 metros cuadrados construidos, la mitad lo está bajo tierra. Unas escaleras conectan el patio ajardinado con un deambulatorio subterráneo. Al final del pasillo, como una sorpresa inesperada, aparece un vanguardista auditorio con 263 butacas que se utilizará para congresos, conferencias o proyecciones. Para la directora de la Fundación, Elisa Navas, el resultado final de este proyecto "hace honor a la tradición innovadora de la Institución Libre de Enseñanza y es perfectamente adecuado a las necesidades de la Fundación".

Las ideas de la Institución están también presentes en la elección de los materiales, sostenibles, durables, austeros y fáciles de mantener. La envolvente exterior hacia el jardín está formada por una celosía metálica que varía la escala de sus barras y su disposición actuando de protección solar y de filtro visual entre las aulas y el espacio al aire libre.

Amid.cero9 define la ampliación como una "medianera especializada". El edificio se construye como un muro que se deforma ensanchándose y comprimiéndose a lo largo de todo el perímetro para albergar salas de diversos tamaños que, sin necesidad separar físicamente el espacio y condicionar futuros cambios de uso, pueden destinarse a funciones distintas. Se ha mantenido la altura de la construcción anterior, dejando bajo rasante la zona destinada a los actos públicos. Los espacios vierten sobre el salón de actos principal, con la posibilidad de abrirse o cerrarse, variando el tamaño de la sala según la audiencia.

 

"El proyecto trata al mismo tiempo de instalarse dentro de la geografía sentimental de la Fundación y el ideario institucionista, tejiendo con cuidado los hilos de las relaciones entre las personas y su legado material e intelectual, para construir una evocación del espíritu de la Institución sin conservación acrítica del pasado; admitiendo el valor espacial y escala del jardín y pabellones existentes, pero redefiniéndolo de forma confiada y optimista a través de una sensibilidad completamente contemporánea para ayudar a proyectar la Fundación hacia el futuro".

La Rehabilitación y ampliación ha sido Premio COAM 2015 por "su excelente implantación en el lugar a nivel urbano, manejando una escala acertada y adecuada”. El interés del proyecto motivó su elección para formar parte del Pabellón de España en la 14ª edición de la Bienal de Arquitectura de Venecia de 2014

 

www.fundacionginer.org/index.htm

www.openhousemadrid.org/#!fundacion-francisco-giner-de-lo...

www.metalocus.es/content/es/blog/fundaci%C3%B3n-giner-de-...

bacecg.com/newsandmedia/premio-coam-2015-para-el-proyecto...

www.coam.org/es/actualidad/noticias/sede-fundacion-franci...

www.cero9.com

www.fueradeserie.expansion.com/2015/04/21/arquitectura/14...

 

flickriver.com/photos/javier1949/popular-interesting/

  

FUNDACIÓN FRANCISCO GINER DE LOS RÍOS Rehabilitación y Ampliación

Paseo del General Martínez Campos, 14. Madrid

 

Pabellón Macpherson: arquitecto, Joaquín Kramer Arnaiz: 1908-1909.

 

Rehabilitación y Ampliación: AMID[cero9]-Cristina Díaz Moreno & Efrén García Grinda arquitectos-. Concurso: 2004-05. Proyecto 2006-2007. Construcción.- 2011-2014. Paisajista Teresa Galí-Izard. Colaboradores. Concurso: Ana Belén Franco, Iñigo González-Haba Plana, David Marsinyach, Jorge Martín Sainz de los Terreros. Proyecto básico: Jaime Bartolomé Yllera, Íñigo González-Haba Plana, Julia Gómez Candela, Jesús Isla, José Quintanar Iniesta, Jorge Saz Semolino y Rebeca Vallecillo.

  

La Fundación Francisco Giner de los Ríos, uno de los pedagogos más significativos de la Europa contemporánea, encarna desde 1916 a la Institución Libre de Enseñanza. Se creó a la muerte de Giner, para asegurar la continuación de su labor, encargándose de la tutela de su patrimonio material e intelectual. Su Patronato ha mantenido sin interrupciones la continuidad desde aquella fecha, lo que permitió que, tras la incautación sufrida tras la Guerra Civil, en los años de la transición democrática la Fundación viera de nuevo reconocida plenamente su personalidad jurídica y recobrara sus bienes. Desde entonces, ha venido trabajando en la recuperación del legado de la Institución Libre de Enseñanza para la sociedad española de nuestro tiempo.

En el año 2003, debido a las condiciones de deterioro de los edificios de la Fundación se inicia un proceso para la rehabilitación y ampliación de su sede. Los ganadores del concurso público son Cristina Díaz Moreno y Efrén García Grinda. Su propuesta mantiene íntegramente los edificios históricos del conjunto, la casa de Giner y Cossío, de finales del XIX, que existía ya antes de la llegada de la institución, y el Pabellón Macpherson, y sustituye el resto de edificaciones por una serie de volúmenes que se relacionan entre sí a través del jardín, espacio generador de todo el proyecto.

 

La rehabilitación y ampliación refleja la visión vanguardista del espacio arquitectónico, de la naturaleza y del paisaje de Francisco Giner de los Ríos, a la vez que recrea la organización espacial de su sede histórica a partir de 1884 alrededor del jardín que perseguía el ideal pedagógico de la Institución de aproximarse hasta el último grado posible a la vida al aire libre.

El proyecto ha conservado y rehabilitado íntegramente los edificios históricos: la casa de Giner y Cossío, edificio preexistente a la instalación de la Institución, y el Pabellón Macpherson, como un objeto que atesora la memoria de la arquitectura escolar inspirada por la ILE antes de su implantación como modelo con validez general. En ambos casos se han mantenido las fachadas, el volumen y la espacialidad originales. El resto de edificaciones, añadidas tras la guerra civil o desfiguradas y deterioradas por las sucesivas remodelaciones, incluyendo el llamado pabellón de párvulos, han sido sustituidas por un conjunto de nuevos espacios vinculados directamente al jardín, que cobra su original protagonismo, y adaptados a las funciones que la renovada Institución tiene que cumplir en nuestros días.

Se preserva la idea original del jardín como "punto de encuentro" y se convierte en un espacio cambiante y en continuo proceso, mostrando su evolución en las distintas estaciones. Un espacio vivo y activo recuperado gracias a la documentación gráfica y escrita y al trabajo de la paisajista Teresa Galí-Izard. El edificio queda tan sólo como el elemento que configura el jardín, cediéndole todo el protagonismo. Las salas del conjunto, tanto cerradas como al aire libre, se vuelcan hacia el jardín generando entrantes y salientes, que lo dividen en sectores múltiples, jardines diferentes. Son los conos visuales a lo largo del recorrido por el jardín los que determinan la disposición de los volúmenes, con el objetivo de crear espacios con distinto grado de privacidad y exposición.

 

"Las aulas son espacios multifocales sin dirección predominante, rodeados por un cerramiento de vidrio y sistemas flexibles de cuelgue que permiten modificar intencionadamente sus condiciones acústicas y lumínicas de manera sencilla. Su geometría replica el sistema de plantaciones del jardín y permite diferentes configuraciones para ensayar también con el espacio como herramienta educativa. Los distintos tamaños y agrupaciones de las salas, así como las posibilidades de apertura del cerramiento exterior, permiten entender las salas en perfecta continuidad con el exterior".

De los 5.000 metros cuadrados construidos, la mitad lo está bajo tierra. Unas escaleras conectan el patio ajardinado con un deambulatorio subterráneo. Al final del pasillo, como una sorpresa inesperada, aparece un vanguardista auditorio con 263 butacas que se utilizará para congresos, conferencias o proyecciones. Para la directora de la Fundación, Elisa Navas, el resultado final de este proyecto "hace honor a la tradición innovadora de la Institución Libre de Enseñanza y es perfectamente adecuado a las necesidades de la Fundación".

Las ideas de la Institución están también presentes en la elección de los materiales, sostenibles, durables, austeros y fáciles de mantener. La envolvente exterior hacia el jardín está formada por una celosía metálica que varía la escala de sus barras y su disposición actuando de protección solar y de filtro visual entre las aulas y el espacio al aire libre.

Amid.cero9 define la ampliación como una "medianera especializada". El edificio se construye como un muro que se deforma ensanchándose y comprimiéndose a lo largo de todo el perímetro para albergar salas de diversos tamaños que, sin necesidad separar físicamente el espacio y condicionar futuros cambios de uso, pueden destinarse a funciones distintas. Se ha mantenido la altura de la construcción anterior, dejando bajo rasante la zona destinada a los actos públicos. Los espacios vierten sobre el salón de actos principal, con la posibilidad de abrirse o cerrarse, variando el tamaño de la sala según la audiencia.

 

"El proyecto trata al mismo tiempo de instalarse dentro de la geografía sentimental de la Fundación y el ideario institucionista, tejiendo con cuidado los hilos de las relaciones entre las personas y su legado material e intelectual, para construir una evocación del espíritu de la Institución sin conservación acrítica del pasado; admitiendo el valor espacial y escala del jardín y pabellones existentes, pero redefiniéndolo de forma confiada y optimista a través de una sensibilidad completamente contemporánea para ayudar a proyectar la Fundación hacia el futuro".

La Rehabilitación y ampliación ha sido Premio COAM 2015 por "su excelente implantación en el lugar a nivel urbano, manejando una escala acertada y adecuada”. El interés del proyecto motivó su elección para formar parte del Pabellón de España en la 14ª edición de la Bienal de Arquitectura de Venecia de 2014

 

www.fundacionginer.org/index.htm

www.openhousemadrid.org/#!fundacion-francisco-giner-de-lo...

www.metalocus.es/content/es/blog/fundaci%C3%B3n-giner-de-...

bacecg.com/newsandmedia/premio-coam-2015-para-el-proyecto...

www.coam.org/es/actualidad/noticias/sede-fundacion-franci...

www.cero9.com

www.fueradeserie.expansion.com/2015/04/21/arquitectura/14...

 

flickriver.com/photos/javier1949/popular-interesting/

  

FUNDACIÓN FRANCISCO GINER DE LOS RÍOS Rehabilitación y Ampliación

Paseo del General Martínez Campos, 14. Madrid

 

Pabellón Macpherson: arquitecto, Joaquín Kramer Arnaiz: 1908-1909.

 

Rehabilitación y Ampliación: AMID[cero9]-Cristina Díaz Moreno & Efrén García Grinda arquitectos-. Concurso: 2004-05. Proyecto 2006-2007. Construcción.- 2011-2014. Paisajista Teresa Galí-Izard. Colaboradores. Concurso: Ana Belén Franco, Iñigo González-Haba Plana, David Marsinyach, Jorge Martín Sainz de los Terreros. Proyecto básico: Jaime Bartolomé Yllera, Íñigo González-Haba Plana, Julia Gómez Candela, Jesús Isla, José Quintanar Iniesta, Jorge Saz Semolino y Rebeca Vallecillo.

  

La Fundación Francisco Giner de los Ríos, uno de los pedagogos más significativos de la Europa contemporánea, encarna desde 1916 a la Institución Libre de Enseñanza. Se creó a la muerte de Giner, para asegurar la continuación de su labor, encargándose de la tutela de su patrimonio material e intelectual. Su Patronato ha mantenido sin interrupciones la continuidad desde aquella fecha, lo que permitió que, tras la incautación sufrida tras la Guerra Civil, en los años de la transición democrática la Fundación viera de nuevo reconocida plenamente su personalidad jurídica y recobrara sus bienes. Desde entonces, ha venido trabajando en la recuperación del legado de la Institución Libre de Enseñanza para la sociedad española de nuestro tiempo.

En el año 2003, debido a las condiciones de deterioro de los edificios de la Fundación se inicia un proceso para la rehabilitación y ampliación de su sede. Los ganadores del concurso público son Cristina Díaz Moreno y Efrén García Grinda. Su propuesta mantiene íntegramente los edificios históricos del conjunto, la casa de Giner y Cossío, de finales del XIX, que existía ya antes de la llegada de la institución, y el Pabellón Macpherson, y sustituye el resto de edificaciones por una serie de volúmenes que se relacionan entre sí a través del jardín, espacio generador de todo el proyecto.

 

La rehabilitación y ampliación refleja la visión vanguardista del espacio arquitectónico, de la naturaleza y del paisaje de Francisco Giner de los Ríos, a la vez que recrea la organización espacial de su sede histórica a partir de 1884 alrededor del jardín que perseguía el ideal pedagógico de la Institución de aproximarse hasta el último grado posible a la vida al aire libre.

El proyecto ha conservado y rehabilitado íntegramente los edificios históricos: la casa de Giner y Cossío, edificio preexistente a la instalación de la Institución, y el Pabellón Macpherson, como un objeto que atesora la memoria de la arquitectura escolar inspirada por la ILE antes de su implantación como modelo con validez general. En ambos casos se han mantenido las fachadas, el volumen y la espacialidad originales. El resto de edificaciones, añadidas tras la guerra civil o desfiguradas y deterioradas por las sucesivas remodelaciones, incluyendo el llamado pabellón de párvulos, han sido sustituidas por un conjunto de nuevos espacios vinculados directamente al jardín, que cobra su original protagonismo, y adaptados a las funciones que la renovada Institución tiene que cumplir en nuestros días.

Se preserva la idea original del jardín como "punto de encuentro" y se convierte en un espacio cambiante y en continuo proceso, mostrando su evolución en las distintas estaciones. Un espacio vivo y activo recuperado gracias a la documentación gráfica y escrita y al trabajo de la paisajista Teresa Galí-Izard. El edificio queda tan sólo como el elemento que configura el jardín, cediéndole todo el protagonismo. Las salas del conjunto, tanto cerradas como al aire libre, se vuelcan hacia el jardín generando entrantes y salientes, que lo dividen en sectores múltiples, jardines diferentes. Son los conos visuales a lo largo del recorrido por el jardín los que determinan la disposición de los volúmenes, con el objetivo de crear espacios con distinto grado de privacidad y exposición.

 

"Las aulas son espacios multifocales sin dirección predominante, rodeados por un cerramiento de vidrio y sistemas flexibles de cuelgue que permiten modificar intencionadamente sus condiciones acústicas y lumínicas de manera sencilla. Su geometría replica el sistema de plantaciones del jardín y permite diferentes configuraciones para ensayar también con el espacio como herramienta educativa. Los distintos tamaños y agrupaciones de las salas, así como las posibilidades de apertura del cerramiento exterior, permiten entender las salas en perfecta continuidad con el exterior".

De los 5.000 metros cuadrados construidos, la mitad lo está bajo tierra. Unas escaleras conectan el patio ajardinado con un deambulatorio subterráneo. Al final del pasillo, como una sorpresa inesperada, aparece un vanguardista auditorio con 263 butacas que se utilizará para congresos, conferencias o proyecciones. Para la directora de la Fundación, Elisa Navas, el resultado final de este proyecto "hace honor a la tradición innovadora de la Institución Libre de Enseñanza y es perfectamente adecuado a las necesidades de la Fundación".

Las ideas de la Institución están también presentes en la elección de los materiales, sostenibles, durables, austeros y fáciles de mantener. La envolvente exterior hacia el jardín está formada por una celosía metálica que varía la escala de sus barras y su disposición actuando de protección solar y de filtro visual entre las aulas y el espacio al aire libre.

Amid.cero9 define la ampliación como una "medianera especializada". El edificio se construye como un muro que se deforma ensanchándose y comprimiéndose a lo largo de todo el perímetro para albergar salas de diversos tamaños que, sin necesidad separar físicamente el espacio y condicionar futuros cambios de uso, pueden destinarse a funciones distintas. Se ha mantenido la altura de la construcción anterior, dejando bajo rasante la zona destinada a los actos públicos. Los espacios vierten sobre el salón de actos principal, con la posibilidad de abrirse o cerrarse, variando el tamaño de la sala según la audiencia.

 

"El proyecto trata al mismo tiempo de instalarse dentro de la geografía sentimental de la Fundación y el ideario institucionista, tejiendo con cuidado los hilos de las relaciones entre las personas y su legado material e intelectual, para construir una evocación del espíritu de la Institución sin conservación acrítica del pasado; admitiendo el valor espacial y escala del jardín y pabellones existentes, pero redefiniéndolo de forma confiada y optimista a través de una sensibilidad completamente contemporánea para ayudar a proyectar la Fundación hacia el futuro".

La Rehabilitación y ampliación ha sido Premio COAM 2015 por "su excelente implantación en el lugar a nivel urbano, manejando una escala acertada y adecuada”. El interés del proyecto motivó su elección para formar parte del Pabellón de España en la 14ª edición de la Bienal de Arquitectura de Venecia de 2014

 

www.fundacionginer.org/index.htm

www.openhousemadrid.org/#!fundacion-francisco-giner-de-lo...

www.metalocus.es/content/es/blog/fundaci%C3%B3n-giner-de-...

bacecg.com/newsandmedia/premio-coam-2015-para-el-proyecto...

www.coam.org/es/actualidad/noticias/sede-fundacion-franci...

www.cero9.com

www.fueradeserie.expansion.com/2015/04/21/arquitectura/14...

 

Movida por las aguas de la Azarbe de La Paúl

flickriver.com/photos/javier1949/popular-interesting/

  

FUNDACIÓN FRANCISCO GINER DE LOS RÍOS Rehabilitación y Ampliación

Paseo del General Martínez Campos, 14. Madrid

 

Pabellón Macpherson: arquitecto, Joaquín Kramer Arnaiz: 1908-1909.

 

Rehabilitación y Ampliación: AMID[cero9]-Cristina Díaz Moreno & Efrén García Grinda arquitectos-. Concurso: 2004-05. Proyecto 2006-2007. Construcción.- 2011-2014. Paisajista Teresa Galí-Izard. Colaboradores. Concurso: Ana Belén Franco, Iñigo González-Haba Plana, David Marsinyach, Jorge Martín Sainz de los Terreros. Proyecto básico: Jaime Bartolomé Yllera, Íñigo González-Haba Plana, Julia Gómez Candela, Jesús Isla, José Quintanar Iniesta, Jorge Saz Semolino y Rebeca Vallecillo.

  

La Fundación Francisco Giner de los Ríos, uno de los pedagogos más significativos de la Europa contemporánea, encarna desde 1916 a la Institución Libre de Enseñanza. Se creó a la muerte de Giner, para asegurar la continuación de su labor, encargándose de la tutela de su patrimonio material e intelectual. Su Patronato ha mantenido sin interrupciones la continuidad desde aquella fecha, lo que permitió que, tras la incautación sufrida tras la Guerra Civil, en los años de la transición democrática la Fundación viera de nuevo reconocida plenamente su personalidad jurídica y recobrara sus bienes. Desde entonces, ha venido trabajando en la recuperación del legado de la Institución Libre de Enseñanza para la sociedad española de nuestro tiempo.

En el año 2003, debido a las condiciones de deterioro de los edificios de la Fundación se inicia un proceso para la rehabilitación y ampliación de su sede. Los ganadores del concurso público son Cristina Díaz Moreno y Efrén García Grinda. Su propuesta mantiene íntegramente los edificios históricos del conjunto, la casa de Giner y Cossío, de finales del XIX, que existía ya antes de la llegada de la institución, y el Pabellón Macpherson, y sustituye el resto de edificaciones por una serie de volúmenes que se relacionan entre sí a través del jardín, espacio generador de todo el proyecto.

 

La rehabilitación y ampliación refleja la visión vanguardista del espacio arquitectónico, de la naturaleza y del paisaje de Francisco Giner de los Ríos, a la vez que recrea la organización espacial de su sede histórica a partir de 1884 alrededor del jardín que perseguía el ideal pedagógico de la Institución de aproximarse hasta el último grado posible a la vida al aire libre.

El proyecto ha conservado y rehabilitado íntegramente los edificios históricos: la casa de Giner y Cossío, edificio preexistente a la instalación de la Institución, y el Pabellón Macpherson, como un objeto que atesora la memoria de la arquitectura escolar inspirada por la ILE antes de su implantación como modelo con validez general. En ambos casos se han mantenido las fachadas, el volumen y la espacialidad originales. El resto de edificaciones, añadidas tras la guerra civil o desfiguradas y deterioradas por las sucesivas remodelaciones, incluyendo el llamado pabellón de párvulos, han sido sustituidas por un conjunto de nuevos espacios vinculados directamente al jardín, que cobra su original protagonismo, y adaptados a las funciones que la renovada Institución tiene que cumplir en nuestros días.

Se preserva la idea original del jardín como "punto de encuentro" y se convierte en un espacio cambiante y en continuo proceso, mostrando su evolución en las distintas estaciones. Un espacio vivo y activo recuperado gracias a la documentación gráfica y escrita y al trabajo de la paisajista Teresa Galí-Izard. El edificio queda tan sólo como el elemento que configura el jardín, cediéndole todo el protagonismo. Las salas del conjunto, tanto cerradas como al aire libre, se vuelcan hacia el jardín generando entrantes y salientes, que lo dividen en sectores múltiples, jardines diferentes. Son los conos visuales a lo largo del recorrido por el jardín los que determinan la disposición de los volúmenes, con el objetivo de crear espacios con distinto grado de privacidad y exposición.

 

"Las aulas son espacios multifocales sin dirección predominante, rodeados por un cerramiento de vidrio y sistemas flexibles de cuelgue que permiten modificar intencionadamente sus condiciones acústicas y lumínicas de manera sencilla. Su geometría replica el sistema de plantaciones del jardín y permite diferentes configuraciones para ensayar también con el espacio como herramienta educativa. Los distintos tamaños y agrupaciones de las salas, así como las posibilidades de apertura del cerramiento exterior, permiten entender las salas en perfecta continuidad con el exterior".

De los 5.000 metros cuadrados construidos, la mitad lo está bajo tierra. Unas escaleras conectan el patio ajardinado con un deambulatorio subterráneo. Al final del pasillo, como una sorpresa inesperada, aparece un vanguardista auditorio con 263 butacas que se utilizará para congresos, conferencias o proyecciones. Para la directora de la Fundación, Elisa Navas, el resultado final de este proyecto "hace honor a la tradición innovadora de la Institución Libre de Enseñanza y es perfectamente adecuado a las necesidades de la Fundación".

Las ideas de la Institución están también presentes en la elección de los materiales, sostenibles, durables, austeros y fáciles de mantener. La envolvente exterior hacia el jardín está formada por una celosía metálica que varía la escala de sus barras y su disposición actuando de protección solar y de filtro visual entre las aulas y el espacio al aire libre.

Amid.cero9 define la ampliación como una "medianera especializada". El edificio se construye como un muro que se deforma ensanchándose y comprimiéndose a lo largo de todo el perímetro para albergar salas de diversos tamaños que, sin necesidad separar físicamente el espacio y condicionar futuros cambios de uso, pueden destinarse a funciones distintas. Se ha mantenido la altura de la construcción anterior, dejando bajo rasante la zona destinada a los actos públicos. Los espacios vierten sobre el salón de actos principal, con la posibilidad de abrirse o cerrarse, variando el tamaño de la sala según la audiencia.

 

"El proyecto trata al mismo tiempo de instalarse dentro de la geografía sentimental de la Fundación y el ideario institucionista, tejiendo con cuidado los hilos de las relaciones entre las personas y su legado material e intelectual, para construir una evocación del espíritu de la Institución sin conservación acrítica del pasado; admitiendo el valor espacial y escala del jardín y pabellones existentes, pero redefiniéndolo de forma confiada y optimista a través de una sensibilidad completamente contemporánea para ayudar a proyectar la Fundación hacia el futuro".

La Rehabilitación y ampliación ha sido Premio COAM 2015 por "su excelente implantación en el lugar a nivel urbano, manejando una escala acertada y adecuada”. El interés del proyecto motivó su elección para formar parte del Pabellón de España en la 14ª edición de la Bienal de Arquitectura de Venecia de 2014

 

www.fundacionginer.org/index.htm

www.openhousemadrid.org/#!fundacion-francisco-giner-de-lo...

www.metalocus.es/content/es/blog/fundaci%C3%B3n-giner-de-...

bacecg.com/newsandmedia/premio-coam-2015-para-el-proyecto...

www.coam.org/es/actualidad/noticias/sede-fundacion-franci...

www.cero9.com

www.fueradeserie.expansion.com/2015/04/21/arquitectura/14...

 

flickriver.com/photos/javier1949/popular-interesting/

  

FUNDACIÓN FRANCISCO GINER DE LOS RÍOS Rehabilitación y Ampliación

Paseo del General Martínez Campos, 14. Madrid

 

Pabellón Macpherson: arquitecto, Joaquín Kramer Arnaiz: 1908-1909.

 

Rehabilitación y Ampliación: AMID[cero9]-Cristina Díaz Moreno & Efrén García Grinda arquitectos-. Concurso: 2004-05. Proyecto 2006-2007. Construcción.- 2011-2014. Paisajista Teresa Galí-Izard. Colaboradores. Concurso: Ana Belén Franco, Iñigo González-Haba Plana, David Marsinyach, Jorge Martín Sainz de los Terreros. Proyecto básico: Jaime Bartolomé Yllera, Íñigo González-Haba Plana, Julia Gómez Candela, Jesús Isla, José Quintanar Iniesta, Jorge Saz Semolino y Rebeca Vallecillo.

  

La Fundación Francisco Giner de los Ríos, uno de los pedagogos más significativos de la Europa contemporánea, encarna desde 1916 a la Institución Libre de Enseñanza. Se creó a la muerte de Giner, para asegurar la continuación de su labor, encargándose de la tutela de su patrimonio material e intelectual. Su Patronato ha mantenido sin interrupciones la continuidad desde aquella fecha, lo que permitió que, tras la incautación sufrida tras la Guerra Civil, en los años de la transición democrática la Fundación viera de nuevo reconocida plenamente su personalidad jurídica y recobrara sus bienes. Desde entonces, ha venido trabajando en la recuperación del legado de la Institución Libre de Enseñanza para la sociedad española de nuestro tiempo.

En el año 2003, debido a las condiciones de deterioro de los edificios de la Fundación se inicia un proceso para la rehabilitación y ampliación de su sede. Los ganadores del concurso público son Cristina Díaz Moreno y Efrén García Grinda. Su propuesta mantiene íntegramente los edificios históricos del conjunto, la casa de Giner y Cossío, de finales del XIX, que existía ya antes de la llegada de la institución, y el Pabellón Macpherson, y sustituye el resto de edificaciones por una serie de volúmenes que se relacionan entre sí a través del jardín, espacio generador de todo el proyecto.

 

La rehabilitación y ampliación refleja la visión vanguardista del espacio arquitectónico, de la naturaleza y del paisaje de Francisco Giner de los Ríos, a la vez que recrea la organización espacial de su sede histórica a partir de 1884 alrededor del jardín que perseguía el ideal pedagógico de la Institución de aproximarse hasta el último grado posible a la vida al aire libre.

El proyecto ha conservado y rehabilitado íntegramente los edificios históricos: la casa de Giner y Cossío, edificio preexistente a la instalación de la Institución, y el Pabellón Macpherson, como un objeto que atesora la memoria de la arquitectura escolar inspirada por la ILE antes de su implantación como modelo con validez general. En ambos casos se han mantenido las fachadas, el volumen y la espacialidad originales. El resto de edificaciones, añadidas tras la guerra civil o desfiguradas y deterioradas por las sucesivas remodelaciones, incluyendo el llamado pabellón de párvulos, han sido sustituidas por un conjunto de nuevos espacios vinculados directamente al jardín, que cobra su original protagonismo, y adaptados a las funciones que la renovada Institución tiene que cumplir en nuestros días.

Se preserva la idea original del jardín como "punto de encuentro" y se convierte en un espacio cambiante y en continuo proceso, mostrando su evolución en las distintas estaciones. Un espacio vivo y activo recuperado gracias a la documentación gráfica y escrita y al trabajo de la paisajista Teresa Galí-Izard. El edificio queda tan sólo como el elemento que configura el jardín, cediéndole todo el protagonismo. Las salas del conjunto, tanto cerradas como al aire libre, se vuelcan hacia el jardín generando entrantes y salientes, que lo dividen en sectores múltiples, jardines diferentes. Son los conos visuales a lo largo del recorrido por el jardín los que determinan la disposición de los volúmenes, con el objetivo de crear espacios con distinto grado de privacidad y exposición.

 

"Las aulas son espacios multifocales sin dirección predominante, rodeados por un cerramiento de vidrio y sistemas flexibles de cuelgue que permiten modificar intencionadamente sus condiciones acústicas y lumínicas de manera sencilla. Su geometría replica el sistema de plantaciones del jardín y permite diferentes configuraciones para ensayar también con el espacio como herramienta educativa. Los distintos tamaños y agrupaciones de las salas, así como las posibilidades de apertura del cerramiento exterior, permiten entender las salas en perfecta continuidad con el exterior".

De los 5.000 metros cuadrados construidos, la mitad lo está bajo tierra. Unas escaleras conectan el patio ajardinado con un deambulatorio subterráneo. Al final del pasillo, como una sorpresa inesperada, aparece un vanguardista auditorio con 263 butacas que se utilizará para congresos, conferencias o proyecciones. Para la directora de la Fundación, Elisa Navas, el resultado final de este proyecto "hace honor a la tradición innovadora de la Institución Libre de Enseñanza y es perfectamente adecuado a las necesidades de la Fundación".

Las ideas de la Institución están también presentes en la elección de los materiales, sostenibles, durables, austeros y fáciles de mantener. La envolvente exterior hacia el jardín está formada por una celosía metálica que varía la escala de sus barras y su disposición actuando de protección solar y de filtro visual entre las aulas y el espacio al aire libre.

Amid.cero9 define la ampliación como una "medianera especializada". El edificio se construye como un muro que se deforma ensanchándose y comprimiéndose a lo largo de todo el perímetro para albergar salas de diversos tamaños que, sin necesidad separar físicamente el espacio y condicionar futuros cambios de uso, pueden destinarse a funciones distintas. Se ha mantenido la altura de la construcción anterior, dejando bajo rasante la zona destinada a los actos públicos. Los espacios vierten sobre el salón de actos principal, con la posibilidad de abrirse o cerrarse, variando el tamaño de la sala según la audiencia.

 

"El proyecto trata al mismo tiempo de instalarse dentro de la geografía sentimental de la Fundación y el ideario institucionista, tejiendo con cuidado los hilos de las relaciones entre las personas y su legado material e intelectual, para construir una evocación del espíritu de la Institución sin conservación acrítica del pasado; admitiendo el valor espacial y escala del jardín y pabellones existentes, pero redefiniéndolo de forma confiada y optimista a través de una sensibilidad completamente contemporánea para ayudar a proyectar la Fundación hacia el futuro".

La Rehabilitación y ampliación ha sido Premio COAM 2015 por "su excelente implantación en el lugar a nivel urbano, manejando una escala acertada y adecuada”. El interés del proyecto motivó su elección para formar parte del Pabellón de España en la 14ª edición de la Bienal de Arquitectura de Venecia de 2014

 

www.fundacionginer.org/index.htm

www.openhousemadrid.org/#!fundacion-francisco-giner-de-lo...

www.metalocus.es/content/es/blog/fundaci%C3%B3n-giner-de-...

bacecg.com/newsandmedia/premio-coam-2015-para-el-proyecto...

www.coam.org/es/actualidad/noticias/sede-fundacion-franci...

www.cero9.com

www.fueradeserie.expansion.com/2015/04/21/arquitectura/14...

 

flickriver.com/photos/javier1949/popular-interesting/

 

Medialab/Prado

 

Rehabilitación y acondicionamiento de la antigua Serrería Belga de los Pinares de El Paular para sede de Centro Medialab/Prado

Calle Alameda 15 c/v a Plaza de las Letras y c/v a Cenicero 8. Madrid

 

Serrería Belga de los Pinares de El Paular

Arquitecto: Manuel Álvarez Naya: 1924-1928 (Obras)

 

El edificio original es la nave posterior de un conjunto dedicado a talleres y venta de maderas de la Sociedad Belga de los Pinares del Paular que ocupó la totalidad de la manzana, con fachada a la calle Atocha, obra del arquitecto Manuel Álvarez Naya. La estructura, de hormigón en vigas, pilares, forjado y cerchas de cubierta, tiene un gran interés por su sencillez y por la previsión de su construcción en este material incombustible, dado el uso de la manipulación y manufactura de la madera que se dio al edificio. Su simplicidad y modernidad estructural para la época en que se construyó constituye su mayor atractivo, siendo un magnífico ejemplo de arquitectura industrial madrileña de principio del siglo XX. Su actividad se clausuró a principios de la década de los 90, pasando a propiedad del Ayuntamiento.

El Área de las Artes del Ayuntamiento de Madrid convocó, en febrero 2007, concurso internacional de ideas para adecuar el edificio a sede de Intermediae-Prado. Se recibieron 56 propuestas, resultando ganadora la presentada por los arquitectos españoles María Langarita y Víctor Navarro.

 

Adaptación de la Serrería Belga para sede de Centro Medialab/Prado “LA COSA”

Arquitectos: María Langarita y Víctor Navarro 2008 (proyecto) 2009-13 (obras)

 

Fragmentos de la memoria redactada por los autores:

Quizá la extrañeza, más que otras cosas, hace posible que las diversas voluntades que constituyen el proyecto de adaptación de la Serrería Belga para Medialab-Prado coexistan, no sin cierta ironía.

La primera de estas cáusticas convivencias es la que nace de una cierta esquizofrenia institucional. A la vez que el Paseo del Arte se convertía en el titulo del relato con el que el Ayuntamiento de Madrid pretendía atraer a un turismo global, el Área de las Artes promovía, en el mismo lugar, un concurso de arquitectura que acabaría siendo para una institución que auspiciaba debates profundamente críticos con ese modelo. Medialab autodefinida como “un espacio orientado a la producción, investigación y difusión de la cultura digital y del ámbito de confluencia entre arte, ciencia, tecnología y sociedad” promueve, frente al modelo tradicional de exhibición, la producción como proceso permeable, el desplazamiento de la figura del espectador al de actuante o la figura del mediador como facilitador de conexiones.

La Serrería versus La Cosa es otro formato de coexistencia que, a modo de combate dialéctico, ha permitido habitar más allá del concepto convencional de rehabilitación el espacio intermedio que quedaba entre ambos contrincantes. La Serrería Belga fue construida en varias fases desde los años 20 del siglo pasado por el arquitecto Manuel Álvarez Naya y es una de las primeras arquitecturas madrileñas en las que se empleaba el hormigón armado. La Cosa, por su parte, es el nombre que nos ha facilitado referirnos a ese conjunto de dispositivos, instalaciones y comunicaciones que agrupados permiten actualizar el edificio a los requerimientos actuales. Un ente ligero y articulado, con un cierto aire pretecnológico, que infiltrado en el edificio permite una amplia capacidad de transformación. En definitiva, una coexistencia de contrarios que ha permitido pensar la región intermedia entre interlocutores no como un producto consumado sino como un proceso abierto, versátil y activado por los usuarios.

Estos modos de coexistencia abren campo a algunas de las estrategias utilizadas en la adaptación: La apropiación del edificio existente no solo como narración histórica sino también como contenedor de energías latentes que se han incorporado al proyecto como material efectivo. Se ha evitado duplicar o incorporar soluciones o propiedades que ya fueran aportadas por el edificio de la Serrería. El tratamiento no específico de los espacios. Esta condición ha derivado en un tratamiento homogéneo de las soluciones materiales o la distribución uniforme de los sistemas de instalaciones.

Pensar la actuación como una estratificación con diferentes niveles de cambio en el tiempo. Se han elegido sistemas de construcción ligeros y desmontables, así como materiales que por su durabilidad y por su capacidad de ser modificados no condicionen futuras transformaciones.

Enfocar cada nueva intervención como una oportunidad para incorporar soportes para la acción e investigación de creadores. Entre ellos están la solución de dobles estores como pantallas de proyección, el aprovechamiento de huecos en la estructura existente para crear un suelo retroproyectado, la utilización de la medianera como fachada digital o el diseño de La Cosa como un dispositivo de experimentación digital.

El edificio existente se conserva en su estado actual. Se restituyen de forma puntual aquellas partes que por cuestiones técnicas o estructurales lo necesitan y se eliminan las que impiden el desarrollo del programa. Sobre ese esqueleto se enreda el segundo interlocutor La Cosa. Esta actuación dual permite superar la noción de objeto y enfatizar la atención en lo que ocurre entre los dos. Haciendo que la intervención no sé perciba como un producto consumado sino que se materialice como un proceso abierto activado por los usuarios.

Descripción constructiva.

El carácter doble y contradictorio se ha mantenido en los aspectos constructivos del proyecto. Frente a la materialización sólida de estructura de hormigón y muros de fábrica de ladrillo y revoco de la Serrería, la nueva actuación ha adoptado un sistema de estructura metálica y cerramientos ligeros de madera y textil, que minimizan el impacto sobre el edificio existente y permiten su desmantelamiento con el mínimo impacto. A su vez, el trazado de las instalaciones, que quedan vistas, permite una fácil reconfiguración de los espacios para la incorporación de diferentes actividades.

En el interior, La Cosa, se construye mediante un sencillo armazón de estructura metálica y cerramientos de contrachapado de madera, en los que se alojan, las comunicaciones, aseos y la distribución general de las instalaciones.

La Cosa en el exterior, por el contrario, adopta un sistema constructivo más sofisticado que libera el plano del suelo facilitando así la continuidad con la red de plazas cercanas y permite que el espacio urbano se prolongue hasta el interior del edificio. La estructura final sigue un esquema similar al de una marioneta, asociando la pieza con un elemento flotante, ligero y articulado. La estructura está constituida por unos marcos de acero suspendidos mediante cables tipo Macalloy de unas cruces de acero interseccionadas que atan al mismo tiempo las dos cerchas paralelas que las soportan. La unión de esos marcos, flotando a diferentes alturas en el aire, define un recorrido de sección variable que cobra volumen a través del sistema de arriostramiento metálico. El resultado final es el de una malla romboidal a modo de red que asegura la rigidez de la pieza. La necesidad de no perder la ligereza marcó la decisión en la búsqueda del cerramiento; Se opto por un sistema de doble piel textil que fuera ligero y que permitiera el paso de la luz en todo momento. Esa trama romboidal con aspecto de malla tensada se potencia mediante un sistema de iluminación formado por líneas de leds RGB que permite realizar creaciones digitales e intervenciones artísticas en toda su envolvente.

 

medialab-prado.es/

www.langarita-navarro.com

www.dezeen.com/2013/07/05/medialab-prado-by-langarita-nav...

 

flickriver.com/photos/javier1949/popular-interesting/

  

FUNDACIÓN FRANCISCO GINER DE LOS RÍOS Rehabilitación y Ampliación

Paseo del General Martínez Campos, 14. Madrid

 

Pabellón Macpherson: arquitecto, Joaquín Kramer Arnaiz: 1908-1909.

 

Rehabilitación y Ampliación: AMID[cero9]-Cristina Díaz Moreno & Efrén García Grinda arquitectos-. Concurso: 2004-05. Proyecto 2006-2007. Construcción.- 2011-2014. Paisajista Teresa Galí-Izard. Colaboradores. Concurso: Ana Belén Franco, Iñigo González-Haba Plana, David Marsinyach, Jorge Martín Sainz de los Terreros. Proyecto básico: Jaime Bartolomé Yllera, Íñigo González-Haba Plana, Julia Gómez Candela, Jesús Isla, José Quintanar Iniesta, Jorge Saz Semolino y Rebeca Vallecillo.

  

La Fundación Francisco Giner de los Ríos, uno de los pedagogos más significativos de la Europa contemporánea, encarna desde 1916 a la Institución Libre de Enseñanza. Se creó a la muerte de Giner, para asegurar la continuación de su labor, encargándose de la tutela de su patrimonio material e intelectual. Su Patronato ha mantenido sin interrupciones la continuidad desde aquella fecha, lo que permitió que, tras la incautación sufrida tras la Guerra Civil, en los años de la transición democrática la Fundación viera de nuevo reconocida plenamente su personalidad jurídica y recobrara sus bienes. Desde entonces, ha venido trabajando en la recuperación del legado de la Institución Libre de Enseñanza para la sociedad española de nuestro tiempo.

En el año 2003, debido a las condiciones de deterioro de los edificios de la Fundación se inicia un proceso para la rehabilitación y ampliación de su sede. Los ganadores del concurso público son Cristina Díaz Moreno y Efrén García Grinda. Su propuesta mantiene íntegramente los edificios históricos del conjunto, la casa de Giner y Cossío, de finales del XIX, que existía ya antes de la llegada de la institución, y el Pabellón Macpherson, y sustituye el resto de edificaciones por una serie de volúmenes que se relacionan entre sí a través del jardín, espacio generador de todo el proyecto.

 

La rehabilitación y ampliación refleja la visión vanguardista del espacio arquitectónico, de la naturaleza y del paisaje de Francisco Giner de los Ríos, a la vez que recrea la organización espacial de su sede histórica a partir de 1884 alrededor del jardín que perseguía el ideal pedagógico de la Institución de aproximarse hasta el último grado posible a la vida al aire libre.

El proyecto ha conservado y rehabilitado íntegramente los edificios históricos: la casa de Giner y Cossío, edificio preexistente a la instalación de la Institución, y el Pabellón Macpherson, como un objeto que atesora la memoria de la arquitectura escolar inspirada por la ILE antes de su implantación como modelo con validez general. En ambos casos se han mantenido las fachadas, el volumen y la espacialidad originales. El resto de edificaciones, añadidas tras la guerra civil o desfiguradas y deterioradas por las sucesivas remodelaciones, incluyendo el llamado pabellón de párvulos, han sido sustituidas por un conjunto de nuevos espacios vinculados directamente al jardín, que cobra su original protagonismo, y adaptados a las funciones que la renovada Institución tiene que cumplir en nuestros días.

Se preserva la idea original del jardín como "punto de encuentro" y se convierte en un espacio cambiante y en continuo proceso, mostrando su evolución en las distintas estaciones. Un espacio vivo y activo recuperado gracias a la documentación gráfica y escrita y al trabajo de la paisajista Teresa Galí-Izard. El edificio queda tan sólo como el elemento que configura el jardín, cediéndole todo el protagonismo. Las salas del conjunto, tanto cerradas como al aire libre, se vuelcan hacia el jardín generando entrantes y salientes, que lo dividen en sectores múltiples, jardines diferentes. Son los conos visuales a lo largo del recorrido por el jardín los que determinan la disposición de los volúmenes, con el objetivo de crear espacios con distinto grado de privacidad y exposición.

 

"Las aulas son espacios multifocales sin dirección predominante, rodeados por un cerramiento de vidrio y sistemas flexibles de cuelgue que permiten modificar intencionadamente sus condiciones acústicas y lumínicas de manera sencilla. Su geometría replica el sistema de plantaciones del jardín y permite diferentes configuraciones para ensayar también con el espacio como herramienta educativa. Los distintos tamaños y agrupaciones de las salas, así como las posibilidades de apertura del cerramiento exterior, permiten entender las salas en perfecta continuidad con el exterior".

De los 5.000 metros cuadrados construidos, la mitad lo está bajo tierra. Unas escaleras conectan el patio ajardinado con un deambulatorio subterráneo. Al final del pasillo, como una sorpresa inesperada, aparece un vanguardista auditorio con 263 butacas que se utilizará para congresos, conferencias o proyecciones. Para la directora de la Fundación, Elisa Navas, el resultado final de este proyecto "hace honor a la tradición innovadora de la Institución Libre de Enseñanza y es perfectamente adecuado a las necesidades de la Fundación".

Las ideas de la Institución están también presentes en la elección de los materiales, sostenibles, durables, austeros y fáciles de mantener. La envolvente exterior hacia el jardín está formada por una celosía metálica que varía la escala de sus barras y su disposición actuando de protección solar y de filtro visual entre las aulas y el espacio al aire libre.

Amid.cero9 define la ampliación como una "medianera especializada". El edificio se construye como un muro que se deforma ensanchándose y comprimiéndose a lo largo de todo el perímetro para albergar salas de diversos tamaños que, sin necesidad separar físicamente el espacio y condicionar futuros cambios de uso, pueden destinarse a funciones distintas. Se ha mantenido la altura de la construcción anterior, dejando bajo rasante la zona destinada a los actos públicos. Los espacios vierten sobre el salón de actos principal, con la posibilidad de abrirse o cerrarse, variando el tamaño de la sala según la audiencia.

 

"El proyecto trata al mismo tiempo de instalarse dentro de la geografía sentimental de la Fundación y el ideario institucionista, tejiendo con cuidado los hilos de las relaciones entre las personas y su legado material e intelectual, para construir una evocación del espíritu de la Institución sin conservación acrítica del pasado; admitiendo el valor espacial y escala del jardín y pabellones existentes, pero redefiniéndolo de forma confiada y optimista a través de una sensibilidad completamente contemporánea para ayudar a proyectar la Fundación hacia el futuro".

La Rehabilitación y ampliación ha sido Premio COAM 2015 por "su excelente implantación en el lugar a nivel urbano, manejando una escala acertada y adecuada”. El interés del proyecto motivó su elección para formar parte del Pabellón de España en la 14ª edición de la Bienal de Arquitectura de Venecia de 2014

 

www.fundacionginer.org/index.htm

www.openhousemadrid.org/#!fundacion-francisco-giner-de-lo...

www.metalocus.es/content/es/blog/fundaci%C3%B3n-giner-de-...

bacecg.com/newsandmedia/premio-coam-2015-para-el-proyecto...

www.coam.org/es/actualidad/noticias/sede-fundacion-franci...

www.cero9.com

www.fueradeserie.expansion.com/2015/04/21/arquitectura/14...

 

"the perfect rehab"

Who needs rehab when you can allow the beautiful sunsets of Utila to soothe the soul? All the ex-pats that I met on the island claim that once you're there, it's impossible to leave. It's not hard to see why.

flickriver.com/photos/javier1949/popular-interesting/

  

FUNDACIÓN FRANCISCO GINER DE LOS RÍOS Rehabilitación y Ampliación

Paseo del General Martínez Campos, 14. Madrid

 

Pabellón Macpherson: arquitecto, Joaquín Kramer Arnaiz: 1908-1909.

 

Rehabilitación y Ampliación: AMID[cero9]-Cristina Díaz Moreno & Efrén García Grinda arquitectos-. Concurso: 2004-05. Proyecto 2006-2007. Construcción.- 2011-2014. Paisajista Teresa Galí-Izard. Colaboradores. Concurso: Ana Belén Franco, Iñigo González-Haba Plana, David Marsinyach, Jorge Martín Sainz de los Terreros. Proyecto básico: Jaime Bartolomé Yllera, Íñigo González-Haba Plana, Julia Gómez Candela, Jesús Isla, José Quintanar Iniesta, Jorge Saz Semolino y Rebeca Vallecillo.

  

La Fundación Francisco Giner de los Ríos, uno de los pedagogos más significativos de la Europa contemporánea, encarna desde 1916 a la Institución Libre de Enseñanza. Se creó a la muerte de Giner, para asegurar la continuación de su labor, encargándose de la tutela de su patrimonio material e intelectual. Su Patronato ha mantenido sin interrupciones la continuidad desde aquella fecha, lo que permitió que, tras la incautación sufrida tras la Guerra Civil, en los años de la transición democrática la Fundación viera de nuevo reconocida plenamente su personalidad jurídica y recobrara sus bienes. Desde entonces, ha venido trabajando en la recuperación del legado de la Institución Libre de Enseñanza para la sociedad española de nuestro tiempo.

En el año 2003, debido a las condiciones de deterioro de los edificios de la Fundación se inicia un proceso para la rehabilitación y ampliación de su sede. Los ganadores del concurso público son Cristina Díaz Moreno y Efrén García Grinda. Su propuesta mantiene íntegramente los edificios históricos del conjunto, la casa de Giner y Cossío, de finales del XIX, que existía ya antes de la llegada de la institución, y el Pabellón Macpherson, y sustituye el resto de edificaciones por una serie de volúmenes que se relacionan entre sí a través del jardín, espacio generador de todo el proyecto.

 

La rehabilitación y ampliación refleja la visión vanguardista del espacio arquitectónico, de la naturaleza y del paisaje de Francisco Giner de los Ríos, a la vez que recrea la organización espacial de su sede histórica a partir de 1884 alrededor del jardín que perseguía el ideal pedagógico de la Institución de aproximarse hasta el último grado posible a la vida al aire libre.

El proyecto ha conservado y rehabilitado íntegramente los edificios históricos: la casa de Giner y Cossío, edificio preexistente a la instalación de la Institución, y el Pabellón Macpherson, como un objeto que atesora la memoria de la arquitectura escolar inspirada por la ILE antes de su implantación como modelo con validez general. En ambos casos se han mantenido las fachadas, el volumen y la espacialidad originales. El resto de edificaciones, añadidas tras la guerra civil o desfiguradas y deterioradas por las sucesivas remodelaciones, incluyendo el llamado pabellón de párvulos, han sido sustituidas por un conjunto de nuevos espacios vinculados directamente al jardín, que cobra su original protagonismo, y adaptados a las funciones que la renovada Institución tiene que cumplir en nuestros días.

Se preserva la idea original del jardín como "punto de encuentro" y se convierte en un espacio cambiante y en continuo proceso, mostrando su evolución en las distintas estaciones. Un espacio vivo y activo recuperado gracias a la documentación gráfica y escrita y al trabajo de la paisajista Teresa Galí-Izard. El edificio queda tan sólo como el elemento que configura el jardín, cediéndole todo el protagonismo. Las salas del conjunto, tanto cerradas como al aire libre, se vuelcan hacia el jardín generando entrantes y salientes, que lo dividen en sectores múltiples, jardines diferentes. Son los conos visuales a lo largo del recorrido por el jardín los que determinan la disposición de los volúmenes, con el objetivo de crear espacios con distinto grado de privacidad y exposición.

 

"Las aulas son espacios multifocales sin dirección predominante, rodeados por un cerramiento de vidrio y sistemas flexibles de cuelgue que permiten modificar intencionadamente sus condiciones acústicas y lumínicas de manera sencilla. Su geometría replica el sistema de plantaciones del jardín y permite diferentes configuraciones para ensayar también con el espacio como herramienta educativa. Los distintos tamaños y agrupaciones de las salas, así como las posibilidades de apertura del cerramiento exterior, permiten entender las salas en perfecta continuidad con el exterior".

De los 5.000 metros cuadrados construidos, la mitad lo está bajo tierra. Unas escaleras conectan el patio ajardinado con un deambulatorio subterráneo. Al final del pasillo, como una sorpresa inesperada, aparece un vanguardista auditorio con 263 butacas que se utilizará para congresos, conferencias o proyecciones. Para la directora de la Fundación, Elisa Navas, el resultado final de este proyecto "hace honor a la tradición innovadora de la Institución Libre de Enseñanza y es perfectamente adecuado a las necesidades de la Fundación".

Las ideas de la Institución están también presentes en la elección de los materiales, sostenibles, durables, austeros y fáciles de mantener. La envolvente exterior hacia el jardín está formada por una celosía metálica que varía la escala de sus barras y su disposición actuando de protección solar y de filtro visual entre las aulas y el espacio al aire libre.

Amid.cero9 define la ampliación como una "medianera especializada". El edificio se construye como un muro que se deforma ensanchándose y comprimiéndose a lo largo de todo el perímetro para albergar salas de diversos tamaños que, sin necesidad separar físicamente el espacio y condicionar futuros cambios de uso, pueden destinarse a funciones distintas. Se ha mantenido la altura de la construcción anterior, dejando bajo rasante la zona destinada a los actos públicos. Los espacios vierten sobre el salón de actos principal, con la posibilidad de abrirse o cerrarse, variando el tamaño de la sala según la audiencia.

 

"El proyecto trata al mismo tiempo de instalarse dentro de la geografía sentimental de la Fundación y el ideario institucionista, tejiendo con cuidado los hilos de las relaciones entre las personas y su legado material e intelectual, para construir una evocación del espíritu de la Institución sin conservación acrítica del pasado; admitiendo el valor espacial y escala del jardín y pabellones existentes, pero redefiniéndolo de forma confiada y optimista a través de una sensibilidad completamente contemporánea para ayudar a proyectar la Fundación hacia el futuro".

La Rehabilitación y ampliación ha sido Premio COAM 2015 por "su excelente implantación en el lugar a nivel urbano, manejando una escala acertada y adecuada”. El interés del proyecto motivó su elección para formar parte del Pabellón de España en la 14ª edición de la Bienal de Arquitectura de Venecia de 2014

 

www.fundacionginer.org/index.htm

www.openhousemadrid.org/#!fundacion-francisco-giner-de-lo...

www.metalocus.es/content/es/blog/fundaci%C3%B3n-giner-de-...

bacecg.com/newsandmedia/premio-coam-2015-para-el-proyecto...

www.coam.org/es/actualidad/noticias/sede-fundacion-franci...

www.cero9.com

www.fueradeserie.expansion.com/2015/04/21/arquitectura/14...

 

flickriver.com/photos/javier1949/popular-interesting/

 

Medialab/Prado

 

Rehabilitación y acondicionamiento de la antigua Serrería Belga de los Pinares de El Paular para sede de Centro Medialab/Prado

Calle Alameda 15 c/v a Plaza de las Letras y c/v a Cenicero 8. Madrid

 

Serrería Belga de los Pinares de El Paular

Arquitecto: Manuel Álvarez Naya: 1924-1928 (Obras)

 

El edificio original es la nave posterior de un conjunto dedicado a talleres y venta de maderas de la Sociedad Belga de los Pinares del Paular que ocupó la totalidad de la manzana, con fachada a la calle Atocha, obra del arquitecto Manuel Álvarez Naya. La estructura, de hormigón en vigas, pilares, forjado y cerchas de cubierta, tiene un gran interés por su sencillez y por la previsión de su construcción en este material incombustible, dado el uso de la manipulación y manufactura de la madera que se dio al edificio. Su simplicidad y modernidad estructural para la época en que se construyó constituye su mayor atractivo, siendo un magnífico ejemplo de arquitectura industrial madrileña de principio del siglo XX. Su actividad se clausuró a principios de la década de los 90, pasando a propiedad del Ayuntamiento.

El Área de las Artes del Ayuntamiento de Madrid convocó, en febrero 2007, concurso internacional de ideas para adecuar el edificio a sede de Intermediae-Prado. Se recibieron 56 propuestas, resultando ganadora la presentada por los arquitectos españoles María Langarita y Víctor Navarro.

 

Adaptación de la Serrería Belga para sede de Centro Medialab/Prado “LA COSA”

Arquitectos: María Langarita y Víctor Navarro 2008 (proyecto) 2009-13 (obras)

 

Fragmentos de la memoria redactada por los autores:

Quizá la extrañeza, más que otras cosas, hace posible que las diversas voluntades que constituyen el proyecto de adaptación de la Serrería Belga para Medialab-Prado coexistan, no sin cierta ironía.

La primera de estas cáusticas convivencias es la que nace de una cierta esquizofrenia institucional. A la vez que el Paseo del Arte se convertía en el titulo del relato con el que el Ayuntamiento de Madrid pretendía atraer a un turismo global, el Área de las Artes promovía, en el mismo lugar, un concurso de arquitectura que acabaría siendo para una institución que auspiciaba debates profundamente críticos con ese modelo. Medialab autodefinida como “un espacio orientado a la producción, investigación y difusión de la cultura digital y del ámbito de confluencia entre arte, ciencia, tecnología y sociedad” promueve, frente al modelo tradicional de exhibición, la producción como proceso permeable, el desplazamiento de la figura del espectador al de actuante o la figura del mediador como facilitador de conexiones.

La Serrería versus La Cosa es otro formato de coexistencia que, a modo de combate dialéctico, ha permitido habitar más allá del concepto convencional de rehabilitación el espacio intermedio que quedaba entre ambos contrincantes. La Serrería Belga fue construida en varias fases desde los años 20 del siglo pasado por el arquitecto Manuel Álvarez Naya y es una de las primeras arquitecturas madrileñas en las que se empleaba el hormigón armado. La Cosa, por su parte, es el nombre que nos ha facilitado referirnos a ese conjunto de dispositivos, instalaciones y comunicaciones que agrupados permiten actualizar el edificio a los requerimientos actuales. Un ente ligero y articulado, con un cierto aire pretecnológico, que infiltrado en el edificio permite una amplia capacidad de transformación. En definitiva, una coexistencia de contrarios que ha permitido pensar la región intermedia entre interlocutores no como un producto consumado sino como un proceso abierto, versátil y activado por los usuarios.

Estos modos de coexistencia abren campo a algunas de las estrategias utilizadas en la adaptación: La apropiación del edificio existente no solo como narración histórica sino también como contenedor de energías latentes que se han incorporado al proyecto como material efectivo. Se ha evitado duplicar o incorporar soluciones o propiedades que ya fueran aportadas por el edificio de la Serrería. El tratamiento no específico de los espacios. Esta condición ha derivado en un tratamiento homogéneo de las soluciones materiales o la distribución uniforme de los sistemas de instalaciones.

Pensar la actuación como una estratificación con diferentes niveles de cambio en el tiempo. Se han elegido sistemas de construcción ligeros y desmontables, así como materiales que por su durabilidad y por su capacidad de ser modificados no condicionen futuras transformaciones.

Enfocar cada nueva intervención como una oportunidad para incorporar soportes para la acción e investigación de creadores. Entre ellos están la solución de dobles estores como pantallas de proyección, el aprovechamiento de huecos en la estructura existente para crear un suelo retroproyectado, la utilización de la medianera como fachada digital o el diseño de La Cosa como un dispositivo de experimentación digital.

El edificio existente se conserva en su estado actual. Se restituyen de forma puntual aquellas partes que por cuestiones técnicas o estructurales lo necesitan y se eliminan las que impiden el desarrollo del programa. Sobre ese esqueleto se enreda el segundo interlocutor La Cosa. Esta actuación dual permite superar la noción de objeto y enfatizar la atención en lo que ocurre entre los dos. Haciendo que la intervención no sé perciba como un producto consumado sino que se materialice como un proceso abierto activado por los usuarios.

Descripción constructiva.

El carácter doble y contradictorio se ha mantenido en los aspectos constructivos del proyecto. Frente a la materialización sólida de estructura de hormigón y muros de fábrica de ladrillo y revoco de la Serrería, la nueva actuación ha adoptado un sistema de estructura metálica y cerramientos ligeros de madera y textil, que minimizan el impacto sobre el edificio existente y permiten su desmantelamiento con el mínimo impacto. A su vez, el trazado de las instalaciones, que quedan vistas, permite una fácil reconfiguración de los espacios para la incorporación de diferentes actividades.

En el interior, La Cosa, se construye mediante un sencillo armazón de estructura metálica y cerramientos de contrachapado de madera, en los que se alojan, las comunicaciones, aseos y la distribución general de las instalaciones.

La Cosa en el exterior, por el contrario, adopta un sistema constructivo más sofisticado que libera el plano del suelo facilitando así la continuidad con la red de plazas cercanas y permite que el espacio urbano se prolongue hasta el interior del edificio. La estructura final sigue un esquema similar al de una marioneta, asociando la pieza con un elemento flotante, ligero y articulado. La estructura está constituida por unos marcos de acero suspendidos mediante cables tipo Macalloy de unas cruces de acero interseccionadas que atan al mismo tiempo las dos cerchas paralelas que las soportan. La unión de esos marcos, flotando a diferentes alturas en el aire, define un recorrido de sección variable que cobra volumen a través del sistema de arriostramiento metálico. El resultado final es el de una malla romboidal a modo de red que asegura la rigidez de la pieza. La necesidad de no perder la ligereza marcó la decisión en la búsqueda del cerramiento; Se opto por un sistema de doble piel textil que fuera ligero y que permitiera el paso de la luz en todo momento. Esa trama romboidal con aspecto de malla tensada se potencia mediante un sistema de iluminación formado por líneas de leds RGB que permite realizar creaciones digitales e intervenciones artísticas en toda su envolvente.

 

medialab-prado.es/

www.langarita-navarro.com

www.dezeen.com/2013/07/05/medialab-prado-by-langarita-nav...

 

flickriver.com/photos/javier1949/popular-interesting/

 

Medialab/Prado

 

Rehabilitación y acondicionamiento de la antigua Serrería Belga de los Pinares de El Paular para sede de Centro Medialab/Prado

Calle Alameda 15 c/v a Plaza de las Letras y c/v a Cenicero 8. Madrid

 

Serrería Belga de los Pinares de El Paular

Arquitecto: Manuel Álvarez Naya: 1924-1928 (Obras)

 

El edificio original es la nave posterior de un conjunto dedicado a talleres y venta de maderas de la Sociedad Belga de los Pinares del Paular que ocupó la totalidad de la manzana, con fachada a la calle Atocha, obra del arquitecto Manuel Álvarez Naya. La estructura, de hormigón en vigas, pilares, forjado y cerchas de cubierta, tiene un gran interés por su sencillez y por la previsión de su construcción en este material incombustible, dado el uso de la manipulación y manufactura de la madera que se dio al edificio. Su simplicidad y modernidad estructural para la época en que se construyó constituye su mayor atractivo, siendo un magnífico ejemplo de arquitectura industrial madrileña de principio del siglo XX. Su actividad se clausuró a principios de la década de los 90, pasando a propiedad del Ayuntamiento.

El Área de las Artes del Ayuntamiento de Madrid convocó, en febrero 2007, concurso internacional de ideas para adecuar el edificio a sede de Intermediae-Prado. Se recibieron 56 propuestas, resultando ganadora la presentada por los arquitectos españoles María Langarita y Víctor Navarro.

 

Adaptación de la Serrería Belga para sede de Centro Medialab/Prado “LA COSA”

Arquitectos: María Langarita y Víctor Navarro 2008 (proyecto) 2009-13 (obras)

 

Fragmentos de la memoria redactada por los autores:

Quizá la extrañeza, más que otras cosas, hace posible que las diversas voluntades que constituyen el proyecto de adaptación de la Serrería Belga para Medialab-Prado coexistan, no sin cierta ironía.

La primera de estas cáusticas convivencias es la que nace de una cierta esquizofrenia institucional. A la vez que el Paseo del Arte se convertía en el titulo del relato con el que el Ayuntamiento de Madrid pretendía atraer a un turismo global, el Área de las Artes promovía, en el mismo lugar, un concurso de arquitectura que acabaría siendo para una institución que auspiciaba debates profundamente críticos con ese modelo. Medialab autodefinida como “un espacio orientado a la producción, investigación y difusión de la cultura digital y del ámbito de confluencia entre arte, ciencia, tecnología y sociedad” promueve, frente al modelo tradicional de exhibición, la producción como proceso permeable, el desplazamiento de la figura del espectador al de actuante o la figura del mediador como facilitador de conexiones.

La Serrería versus La Cosa es otro formato de coexistencia que, a modo de combate dialéctico, ha permitido habitar más allá del concepto convencional de rehabilitación el espacio intermedio que quedaba entre ambos contrincantes. La Serrería Belga fue construida en varias fases desde los años 20 del siglo pasado por el arquitecto Manuel Álvarez Naya y es una de las primeras arquitecturas madrileñas en las que se empleaba el hormigón armado. La Cosa, por su parte, es el nombre que nos ha facilitado referirnos a ese conjunto de dispositivos, instalaciones y comunicaciones que agrupados permiten actualizar el edificio a los requerimientos actuales. Un ente ligero y articulado, con un cierto aire pretecnológico, que infiltrado en el edificio permite una amplia capacidad de transformación. En definitiva, una coexistencia de contrarios que ha permitido pensar la región intermedia entre interlocutores no como un producto consumado sino como un proceso abierto, versátil y activado por los usuarios.

Estos modos de coexistencia abren campo a algunas de las estrategias utilizadas en la adaptación: La apropiación del edificio existente no solo como narración histórica sino también como contenedor de energías latentes que se han incorporado al proyecto como material efectivo. Se ha evitado duplicar o incorporar soluciones o propiedades que ya fueran aportadas por el edificio de la Serrería. El tratamiento no específico de los espacios. Esta condición ha derivado en un tratamiento homogéneo de las soluciones materiales o la distribución uniforme de los sistemas de instalaciones.

Pensar la actuación como una estratificación con diferentes niveles de cambio en el tiempo. Se han elegido sistemas de construcción ligeros y desmontables, así como materiales que por su durabilidad y por su capacidad de ser modificados no condicionen futuras transformaciones.

Enfocar cada nueva intervención como una oportunidad para incorporar soportes para la acción e investigación de creadores. Entre ellos están la solución de dobles estores como pantallas de proyección, el aprovechamiento de huecos en la estructura existente para crear un suelo retroproyectado, la utilización de la medianera como fachada digital o el diseño de La Cosa como un dispositivo de experimentación digital.

El edificio existente se conserva en su estado actual. Se restituyen de forma puntual aquellas partes que por cuestiones técnicas o estructurales lo necesitan y se eliminan las que impiden el desarrollo del programa. Sobre ese esqueleto se enreda el segundo interlocutor La Cosa. Esta actuación dual permite superar la noción de objeto y enfatizar la atención en lo que ocurre entre los dos. Haciendo que la intervención no sé perciba como un producto consumado sino que se materialice como un proceso abierto activado por los usuarios.

Descripción constructiva.

El carácter doble y contradictorio se ha mantenido en los aspectos constructivos del proyecto. Frente a la materialización sólida de estructura de hormigón y muros de fábrica de ladrillo y revoco de la Serrería, la nueva actuación ha adoptado un sistema de estructura metálica y cerramientos ligeros de madera y textil, que minimizan el impacto sobre el edificio existente y permiten su desmantelamiento con el mínimo impacto. A su vez, el trazado de las instalaciones, que quedan vistas, permite una fácil reconfiguración de los espacios para la incorporación de diferentes actividades.

En el interior, La Cosa, se construye mediante un sencillo armazón de estructura metálica y cerramientos de contrachapado de madera, en los que se alojan, las comunicaciones, aseos y la distribución general de las instalaciones.

La Cosa en el exterior, por el contrario, adopta un sistema constructivo más sofisticado que libera el plano del suelo facilitando así la continuidad con la red de plazas cercanas y permite que el espacio urbano se prolongue hasta el interior del edificio. La estructura final sigue un esquema similar al de una marioneta, asociando la pieza con un elemento flotante, ligero y articulado. La estructura está constituida por unos marcos de acero suspendidos mediante cables tipo Macalloy de unas cruces de acero interseccionadas que atan al mismo tiempo las dos cerchas paralelas que las soportan. La unión de esos marcos, flotando a diferentes alturas en el aire, define un recorrido de sección variable que cobra volumen a través del sistema de arriostramiento metálico. El resultado final es el de una malla romboidal a modo de red que asegura la rigidez de la pieza. La necesidad de no perder la ligereza marcó la decisión en la búsqueda del cerramiento; Se opto por un sistema de doble piel textil que fuera ligero y que permitiera el paso de la luz en todo momento. Esa trama romboidal con aspecto de malla tensada se potencia mediante un sistema de iluminación formado por líneas de leds RGB que permite realizar creaciones digitales e intervenciones artísticas en toda su envolvente.

 

medialab-prado.es/

www.langarita-navarro.com

www.dezeen.com/2013/07/05/medialab-prado-by-langarita-nav...

 

flickriver.com/photos/javier1949/popular-interesting/

 

Medialab/Prado

 

Rehabilitación y acondicionamiento de la antigua Serrería Belga de los Pinares de El Paular para sede de Centro Medialab/Prado

Calle Alameda 15 c/v a Plaza de las Letras y c/v a Cenicero 8. Madrid

 

Serrería Belga de los Pinares de El Paular

Arquitecto: Manuel Álvarez Naya: 1924-1928 (Obras)

 

El edificio original es la nave posterior de un conjunto dedicado a talleres y venta de maderas de la Sociedad Belga de los Pinares del Paular que ocupó la totalidad de la manzana, con fachada a la calle Atocha, obra del arquitecto Manuel Álvarez Naya. La estructura, de hormigón en vigas, pilares, forjado y cerchas de cubierta, tiene un gran interés por su sencillez y por la previsión de su construcción en este material incombustible, dado el uso de la manipulación y manufactura de la madera que se dio al edificio. Su simplicidad y modernidad estructural para la época en que se construyó constituye su mayor atractivo, siendo un magnífico ejemplo de arquitectura industrial madrileña de principio del siglo XX. Su actividad se clausuró a principios de la década de los 90, pasando a propiedad del Ayuntamiento.

El Área de las Artes del Ayuntamiento de Madrid convocó, en febrero 2007, concurso internacional de ideas para adecuar el edificio a sede de Intermediae-Prado. Se recibieron 56 propuestas, resultando ganadora la presentada por los arquitectos españoles María Langarita y Víctor Navarro.

 

Adaptación de la Serrería Belga para sede de Centro Medialab/Prado “LA COSA”

Arquitectos: María Langarita y Víctor Navarro 2008 (proyecto) 2009-13 (obras)

 

Fragmentos de la memoria redactada por los autores:

Quizá la extrañeza, más que otras cosas, hace posible que las diversas voluntades que constituyen el proyecto de adaptación de la Serrería Belga para Medialab-Prado coexistan, no sin cierta ironía.

La primera de estas cáusticas convivencias es la que nace de una cierta esquizofrenia institucional. A la vez que el Paseo del Arte se convertía en el titulo del relato con el que el Ayuntamiento de Madrid pretendía atraer a un turismo global, el Área de las Artes promovía, en el mismo lugar, un concurso de arquitectura que acabaría siendo para una institución que auspiciaba debates profundamente críticos con ese modelo. Medialab autodefinida como “un espacio orientado a la producción, investigación y difusión de la cultura digital y del ámbito de confluencia entre arte, ciencia, tecnología y sociedad” promueve, frente al modelo tradicional de exhibición, la producción como proceso permeable, el desplazamiento de la figura del espectador al de actuante o la figura del mediador como facilitador de conexiones.

La Serrería versus La Cosa es otro formato de coexistencia que, a modo de combate dialéctico, ha permitido habitar más allá del concepto convencional de rehabilitación el espacio intermedio que quedaba entre ambos contrincantes. La Serrería Belga fue construida en varias fases desde los años 20 del siglo pasado por el arquitecto Manuel Álvarez Naya y es una de las primeras arquitecturas madrileñas en las que se empleaba el hormigón armado. La Cosa, por su parte, es el nombre que nos ha facilitado referirnos a ese conjunto de dispositivos, instalaciones y comunicaciones que agrupados permiten actualizar el edificio a los requerimientos actuales. Un ente ligero y articulado, con un cierto aire pretecnológico, que infiltrado en el edificio permite una amplia capacidad de transformación. En definitiva, una coexistencia de contrarios que ha permitido pensar la región intermedia entre interlocutores no como un producto consumado sino como un proceso abierto, versátil y activado por los usuarios.

Estos modos de coexistencia abren campo a algunas de las estrategias utilizadas en la adaptación: La apropiación del edificio existente no solo como narración histórica sino también como contenedor de energías latentes que se han incorporado al proyecto como material efectivo. Se ha evitado duplicar o incorporar soluciones o propiedades que ya fueran aportadas por el edificio de la Serrería. El tratamiento no específico de los espacios. Esta condición ha derivado en un tratamiento homogéneo de las soluciones materiales o la distribución uniforme de los sistemas de instalaciones.

Pensar la actuación como una estratificación con diferentes niveles de cambio en el tiempo. Se han elegido sistemas de construcción ligeros y desmontables, así como materiales que por su durabilidad y por su capacidad de ser modificados no condicionen futuras transformaciones.

Enfocar cada nueva intervención como una oportunidad para incorporar soportes para la acción e investigación de creadores. Entre ellos están la solución de dobles estores como pantallas de proyección, el aprovechamiento de huecos en la estructura existente para crear un suelo retroproyectado, la utilización de la medianera como fachada digital o el diseño de La Cosa como un dispositivo de experimentación digital.

El edificio existente se conserva en su estado actual. Se restituyen de forma puntual aquellas partes que por cuestiones técnicas o estructurales lo necesitan y se eliminan las que impiden el desarrollo del programa. Sobre ese esqueleto se enreda el segundo interlocutor La Cosa. Esta actuación dual permite superar la noción de objeto y enfatizar la atención en lo que ocurre entre los dos. Haciendo que la intervención no sé perciba como un producto consumado sino que se materialice como un proceso abierto activado por los usuarios.

Descripción constructiva.

El carácter doble y contradictorio se ha mantenido en los aspectos constructivos del proyecto. Frente a la materialización sólida de estructura de hormigón y muros de fábrica de ladrillo y revoco de la Serrería, la nueva actuación ha adoptado un sistema de estructura metálica y cerramientos ligeros de madera y textil, que minimizan el impacto sobre el edificio existente y permiten su desmantelamiento con el mínimo impacto. A su vez, el trazado de las instalaciones, que quedan vistas, permite una fácil reconfiguración de los espacios para la incorporación de diferentes actividades.

En el interior, La Cosa, se construye mediante un sencillo armazón de estructura metálica y cerramientos de contrachapado de madera, en los que se alojan, las comunicaciones, aseos y la distribución general de las instalaciones.

La Cosa en el exterior, por el contrario, adopta un sistema constructivo más sofisticado que libera el plano del suelo facilitando así la continuidad con la red de plazas cercanas y permite que el espacio urbano se prolongue hasta el interior del edificio. La estructura final sigue un esquema similar al de una marioneta, asociando la pieza con un elemento flotante, ligero y articulado. La estructura está constituida por unos marcos de acero suspendidos mediante cables tipo Macalloy de unas cruces de acero interseccionadas que atan al mismo tiempo las dos cerchas paralelas que las soportan. La unión de esos marcos, flotando a diferentes alturas en el aire, define un recorrido de sección variable que cobra volumen a través del sistema de arriostramiento metálico. El resultado final es el de una malla romboidal a modo de red que asegura la rigidez de la pieza. La necesidad de no perder la ligereza marcó la decisión en la búsqueda del cerramiento; Se opto por un sistema de doble piel textil que fuera ligero y que permitiera el paso de la luz en todo momento. Esa trama romboidal con aspecto de malla tensada se potencia mediante un sistema de iluminación formado por líneas de leds RGB que permite realizar creaciones digitales e intervenciones artísticas en toda su envolvente.

 

medialab-prado.es/

www.langarita-navarro.com

www.dezeen.com/2013/07/05/medialab-prado-by-langarita-nav...

 

flickriver.com/photos/javier1949/popular-interesting/

 

Medialab/Prado

 

Rehabilitación y acondicionamiento de la antigua Serrería Belga de los Pinares de El Paular para sede de Centro Medialab/Prado

Calle Alameda 15 c/v a Plaza de las Letras y c/v a Cenicero 8. Madrid

 

Serrería Belga de los Pinares de El Paular

Arquitecto: Manuel Álvarez Naya: 1924-1928 (Obras)

 

El edificio original es la nave posterior de un conjunto dedicado a talleres y venta de maderas de la Sociedad Belga de los Pinares del Paular que ocupó la totalidad de la manzana, con fachada a la calle Atocha, obra del arquitecto Manuel Álvarez Naya. La estructura, de hormigón en vigas, pilares, forjado y cerchas de cubierta, tiene un gran interés por su sencillez y por la previsión de su construcción en este material incombustible, dado el uso de la manipulación y manufactura de la madera que se dio al edificio. Su simplicidad y modernidad estructural para la época en que se construyó constituye su mayor atractivo, siendo un magnífico ejemplo de arquitectura industrial madrileña de principio del siglo XX. Su actividad se clausuró a principios de la década de los 90, pasando a propiedad del Ayuntamiento.

El Área de las Artes del Ayuntamiento de Madrid convocó, en febrero 2007, concurso internacional de ideas para adecuar el edificio a sede de Intermediae-Prado. Se recibieron 56 propuestas, resultando ganadora la presentada por los arquitectos españoles María Langarita y Víctor Navarro.

 

Adaptación de la Serrería Belga para sede de Centro Medialab/Prado “LA COSA”

Arquitectos: María Langarita y Víctor Navarro 2008 (proyecto) 2009-13 (obras)

 

Fragmentos de la memoria redactada por los autores:

Quizá la extrañeza, más que otras cosas, hace posible que las diversas voluntades que constituyen el proyecto de adaptación de la Serrería Belga para Medialab-Prado coexistan, no sin cierta ironía.

La primera de estas cáusticas convivencias es la que nace de una cierta esquizofrenia institucional. A la vez que el Paseo del Arte se convertía en el titulo del relato con el que el Ayuntamiento de Madrid pretendía atraer a un turismo global, el Área de las Artes promovía, en el mismo lugar, un concurso de arquitectura que acabaría siendo para una institución que auspiciaba debates profundamente críticos con ese modelo. Medialab autodefinida como “un espacio orientado a la producción, investigación y difusión de la cultura digital y del ámbito de confluencia entre arte, ciencia, tecnología y sociedad” promueve, frente al modelo tradicional de exhibición, la producción como proceso permeable, el desplazamiento de la figura del espectador al de actuante o la figura del mediador como facilitador de conexiones.

La Serrería versus La Cosa es otro formato de coexistencia que, a modo de combate dialéctico, ha permitido habitar más allá del concepto convencional de rehabilitación el espacio intermedio que quedaba entre ambos contrincantes. La Serrería Belga fue construida en varias fases desde los años 20 del siglo pasado por el arquitecto Manuel Álvarez Naya y es una de las primeras arquitecturas madrileñas en las que se empleaba el hormigón armado. La Cosa, por su parte, es el nombre que nos ha facilitado referirnos a ese conjunto de dispositivos, instalaciones y comunicaciones que agrupados permiten actualizar el edificio a los requerimientos actuales. Un ente ligero y articulado, con un cierto aire pretecnológico, que infiltrado en el edificio permite una amplia capacidad de transformación. En definitiva, una coexistencia de contrarios que ha permitido pensar la región intermedia entre interlocutores no como un producto consumado sino como un proceso abierto, versátil y activado por los usuarios.

Estos modos de coexistencia abren campo a algunas de las estrategias utilizadas en la adaptación: La apropiación del edificio existente no solo como narración histórica sino también como contenedor de energías latentes que se han incorporado al proyecto como material efectivo. Se ha evitado duplicar o incorporar soluciones o propiedades que ya fueran aportadas por el edificio de la Serrería. El tratamiento no específico de los espacios. Esta condición ha derivado en un tratamiento homogéneo de las soluciones materiales o la distribución uniforme de los sistemas de instalaciones.

Pensar la actuación como una estratificación con diferentes niveles de cambio en el tiempo. Se han elegido sistemas de construcción ligeros y desmontables, así como materiales que por su durabilidad y por su capacidad de ser modificados no condicionen futuras transformaciones.

Enfocar cada nueva intervención como una oportunidad para incorporar soportes para la acción e investigación de creadores. Entre ellos están la solución de dobles estores como pantallas de proyección, el aprovechamiento de huecos en la estructura existente para crear un suelo retroproyectado, la utilización de la medianera como fachada digital o el diseño de La Cosa como un dispositivo de experimentación digital.

El edificio existente se conserva en su estado actual. Se restituyen de forma puntual aquellas partes que por cuestiones técnicas o estructurales lo necesitan y se eliminan las que impiden el desarrollo del programa. Sobre ese esqueleto se enreda el segundo interlocutor La Cosa. Esta actuación dual permite superar la noción de objeto y enfatizar la atención en lo que ocurre entre los dos. Haciendo que la intervención no sé perciba como un producto consumado sino que se materialice como un proceso abierto activado por los usuarios.

Descripción constructiva.

El carácter doble y contradictorio se ha mantenido en los aspectos constructivos del proyecto. Frente a la materialización sólida de estructura de hormigón y muros de fábrica de ladrillo y revoco de la Serrería, la nueva actuación ha adoptado un sistema de estructura metálica y cerramientos ligeros de madera y textil, que minimizan el impacto sobre el edificio existente y permiten su desmantelamiento con el mínimo impacto. A su vez, el trazado de las instalaciones, que quedan vistas, permite una fácil reconfiguración de los espacios para la incorporación de diferentes actividades.

En el interior, La Cosa, se construye mediante un sencillo armazón de estructura metálica y cerramientos de contrachapado de madera, en los que se alojan, las comunicaciones, aseos y la distribución general de las instalaciones.

La Cosa en el exterior, por el contrario, adopta un sistema constructivo más sofisticado que libera el plano del suelo facilitando así la continuidad con la red de plazas cercanas y permite que el espacio urbano se prolongue hasta el interior del edificio. La estructura final sigue un esquema similar al de una marioneta, asociando la pieza con un elemento flotante, ligero y articulado. La estructura está constituida por unos marcos de acero suspendidos mediante cables tipo Macalloy de unas cruces de acero interseccionadas que atan al mismo tiempo las dos cerchas paralelas que las soportan. La unión de esos marcos, flotando a diferentes alturas en el aire, define un recorrido de sección variable que cobra volumen a través del sistema de arriostramiento metálico. El resultado final es el de una malla romboidal a modo de red que asegura la rigidez de la pieza. La necesidad de no perder la ligereza marcó la decisión en la búsqueda del cerramiento; Se opto por un sistema de doble piel textil que fuera ligero y que permitiera el paso de la luz en todo momento. Esa trama romboidal con aspecto de malla tensada se potencia mediante un sistema de iluminación formado por líneas de leds RGB que permite realizar creaciones digitales e intervenciones artísticas en toda su envolvente.

 

medialab-prado.es/

www.langarita-navarro.com

www.dezeen.com/2013/07/05/medialab-prado-by-langarita-nav...

 

flickriver.com/photos/javier1949/popular-interesting/

 

Medialab/Prado

 

Rehabilitación y acondicionamiento de la antigua Serrería Belga de los Pinares de El Paular para sede de Centro Medialab/Prado

Calle Alameda 15 c/v a Plaza de las Letras y c/v a Cenicero 8. Madrid

 

Serrería Belga de los Pinares de El Paular

Arquitecto: Manuel Álvarez Naya: 1924-1928 (Obras)

 

El edificio original es la nave posterior de un conjunto dedicado a talleres y venta de maderas de la Sociedad Belga de los Pinares del Paular que ocupó la totalidad de la manzana, con fachada a la calle Atocha, obra del arquitecto Manuel Álvarez Naya. La estructura, de hormigón en vigas, pilares, forjado y cerchas de cubierta, tiene un gran interés por su sencillez y por la previsión de su construcción en este material incombustible, dado el uso de la manipulación y manufactura de la madera que se dio al edificio. Su simplicidad y modernidad estructural para la época en que se construyó constituye su mayor atractivo, siendo un magnífico ejemplo de arquitectura industrial madrileña de principio del siglo XX. Su actividad se clausuró a principios de la década de los 90, pasando a propiedad del Ayuntamiento.

El Área de las Artes del Ayuntamiento de Madrid convocó, en febrero 2007, concurso internacional de ideas para adecuar el edificio a sede de Intermediae-Prado. Se recibieron 56 propuestas, resultando ganadora la presentada por los arquitectos españoles María Langarita y Víctor Navarro.

 

Adaptación de la Serrería Belga para sede de Centro Medialab/Prado “LA COSA”

Arquitectos: María Langarita y Víctor Navarro 2008 (proyecto) 2009-13 (obras)

 

Fragmentos de la memoria redactada por los autores:

Quizá la extrañeza, más que otras cosas, hace posible que las diversas voluntades que constituyen el proyecto de adaptación de la Serrería Belga para Medialab-Prado coexistan, no sin cierta ironía.

La primera de estas cáusticas convivencias es la que nace de una cierta esquizofrenia institucional. A la vez que el Paseo del Arte se convertía en el titulo del relato con el que el Ayuntamiento de Madrid pretendía atraer a un turismo global, el Área de las Artes promovía, en el mismo lugar, un concurso de arquitectura que acabaría siendo para una institución que auspiciaba debates profundamente críticos con ese modelo. Medialab autodefinida como “un espacio orientado a la producción, investigación y difusión de la cultura digital y del ámbito de confluencia entre arte, ciencia, tecnología y sociedad” promueve, frente al modelo tradicional de exhibición, la producción como proceso permeable, el desplazamiento de la figura del espectador al de actuante o la figura del mediador como facilitador de conexiones.

La Serrería versus La Cosa es otro formato de coexistencia que, a modo de combate dialéctico, ha permitido habitar más allá del concepto convencional de rehabilitación el espacio intermedio que quedaba entre ambos contrincantes. La Serrería Belga fue construida en varias fases desde los años 20 del siglo pasado por el arquitecto Manuel Álvarez Naya y es una de las primeras arquitecturas madrileñas en las que se empleaba el hormigón armado. La Cosa, por su parte, es el nombre que nos ha facilitado referirnos a ese conjunto de dispositivos, instalaciones y comunicaciones que agrupados permiten actualizar el edificio a los requerimientos actuales. Un ente ligero y articulado, con un cierto aire pretecnológico, que infiltrado en el edificio permite una amplia capacidad de transformación. En definitiva, una coexistencia de contrarios que ha permitido pensar la región intermedia entre interlocutores no como un producto consumado sino como un proceso abierto, versátil y activado por los usuarios.

Estos modos de coexistencia abren campo a algunas de las estrategias utilizadas en la adaptación: La apropiación del edificio existente no solo como narración histórica sino también como contenedor de energías latentes que se han incorporado al proyecto como material efectivo. Se ha evitado duplicar o incorporar soluciones o propiedades que ya fueran aportadas por el edificio de la Serrería. El tratamiento no específico de los espacios. Esta condición ha derivado en un tratamiento homogéneo de las soluciones materiales o la distribución uniforme de los sistemas de instalaciones.

Pensar la actuación como una estratificación con diferentes niveles de cambio en el tiempo. Se han elegido sistemas de construcción ligeros y desmontables, así como materiales que por su durabilidad y por su capacidad de ser modificados no condicionen futuras transformaciones.

Enfocar cada nueva intervención como una oportunidad para incorporar soportes para la acción e investigación de creadores. Entre ellos están la solución de dobles estores como pantallas de proyección, el aprovechamiento de huecos en la estructura existente para crear un suelo retroproyectado, la utilización de la medianera como fachada digital o el diseño de La Cosa como un dispositivo de experimentación digital.

El edificio existente se conserva en su estado actual. Se restituyen de forma puntual aquellas partes que por cuestiones técnicas o estructurales lo necesitan y se eliminan las que impiden el desarrollo del programa. Sobre ese esqueleto se enreda el segundo interlocutor La Cosa. Esta actuación dual permite superar la noción de objeto y enfatizar la atención en lo que ocurre entre los dos. Haciendo que la intervención no sé perciba como un producto consumado sino que se materialice como un proceso abierto activado por los usuarios.

Descripción constructiva.

El carácter doble y contradictorio se ha mantenido en los aspectos constructivos del proyecto. Frente a la materialización sólida de estructura de hormigón y muros de fábrica de ladrillo y revoco de la Serrería, la nueva actuación ha adoptado un sistema de estructura metálica y cerramientos ligeros de madera y textil, que minimizan el impacto sobre el edificio existente y permiten su desmantelamiento con el mínimo impacto. A su vez, el trazado de las instalaciones, que quedan vistas, permite una fácil reconfiguración de los espacios para la incorporación de diferentes actividades.

En el interior, La Cosa, se construye mediante un sencillo armazón de estructura metálica y cerramientos de contrachapado de madera, en los que se alojan, las comunicaciones, aseos y la distribución general de las instalaciones.

La Cosa en el exterior, por el contrario, adopta un sistema constructivo más sofisticado que libera el plano del suelo facilitando así la continuidad con la red de plazas cercanas y permite que el espacio urbano se prolongue hasta el interior del edificio. La estructura final sigue un esquema similar al de una marioneta, asociando la pieza con un elemento flotante, ligero y articulado. La estructura está constituida por unos marcos de acero suspendidos mediante cables tipo Macalloy de unas cruces de acero interseccionadas que atan al mismo tiempo las dos cerchas paralelas que las soportan. La unión de esos marcos, flotando a diferentes alturas en el aire, define un recorrido de sección variable que cobra volumen a través del sistema de arriostramiento metálico. El resultado final es el de una malla romboidal a modo de red que asegura la rigidez de la pieza. La necesidad de no perder la ligereza marcó la decisión en la búsqueda del cerramiento; Se opto por un sistema de doble piel textil que fuera ligero y que permitiera el paso de la luz en todo momento. Esa trama romboidal con aspecto de malla tensada se potencia mediante un sistema de iluminación formado por líneas de leds RGB que permite realizar creaciones digitales e intervenciones artísticas en toda su envolvente.

 

medialab-prado.es/

www.langarita-navarro.com

 

flickriver.com/photos/javier1949/popular-interesting/

  

FUNDACIÓN FRANCISCO GINER DE LOS RÍOS Rehabilitación y Ampliación

Paseo del General Martínez Campos, 14. Madrid

 

Pabellón Macpherson: arquitecto, Joaquín Kramer Arnaiz: 1908-1909.

 

Rehabilitación y Ampliación: AMID[cero9]-Cristina Díaz Moreno & Efrén García Grinda arquitectos-. Concurso: 2004-05. Proyecto 2006-2007. Construcción.- 2011-2014. Paisajista Teresa Galí-Izard. Colaboradores. Concurso: Ana Belén Franco, Iñigo González-Haba Plana, David Marsinyach, Jorge Martín Sainz de los Terreros. Proyecto básico: Jaime Bartolomé Yllera, Íñigo González-Haba Plana, Julia Gómez Candela, Jesús Isla, José Quintanar Iniesta, Jorge Saz Semolino y Rebeca Vallecillo.

  

La Fundación Francisco Giner de los Ríos, uno de los pedagogos más significativos de la Europa contemporánea, encarna desde 1916 a la Institución Libre de Enseñanza. Se creó a la muerte de Giner, para asegurar la continuación de su labor, encargándose de la tutela de su patrimonio material e intelectual. Su Patronato ha mantenido sin interrupciones la continuidad desde aquella fecha, lo que permitió que, tras la incautación sufrida tras la Guerra Civil, en los años de la transición democrática la Fundación viera de nuevo reconocida plenamente su personalidad jurídica y recobrara sus bienes. Desde entonces, ha venido trabajando en la recuperación del legado de la Institución Libre de Enseñanza para la sociedad española de nuestro tiempo.

En el año 2003, debido a las condiciones de deterioro de los edificios de la Fundación se inicia un proceso para la rehabilitación y ampliación de su sede. Los ganadores del concurso público son Cristina Díaz Moreno y Efrén García Grinda. Su propuesta mantiene íntegramente los edificios históricos del conjunto, la casa de Giner y Cossío, de finales del XIX, que existía ya antes de la llegada de la institución, y el Pabellón Macpherson, y sustituye el resto de edificaciones por una serie de volúmenes que se relacionan entre sí a través del jardín, espacio generador de todo el proyecto.

 

La rehabilitación y ampliación refleja la visión vanguardista del espacio arquitectónico, de la naturaleza y del paisaje de Francisco Giner de los Ríos, a la vez que recrea la organización espacial de su sede histórica a partir de 1884 alrededor del jardín que perseguía el ideal pedagógico de la Institución de aproximarse hasta el último grado posible a la vida al aire libre.

El proyecto ha conservado y rehabilitado íntegramente los edificios históricos: la casa de Giner y Cossío, edificio preexistente a la instalación de la Institución, y el Pabellón Macpherson, como un objeto que atesora la memoria de la arquitectura escolar inspirada por la ILE antes de su implantación como modelo con validez general. En ambos casos se han mantenido las fachadas, el volumen y la espacialidad originales. El resto de edificaciones, añadidas tras la guerra civil o desfiguradas y deterioradas por las sucesivas remodelaciones, incluyendo el llamado pabellón de párvulos, han sido sustituidas por un conjunto de nuevos espacios vinculados directamente al jardín, que cobra su original protagonismo, y adaptados a las funciones que la renovada Institución tiene que cumplir en nuestros días.

Se preserva la idea original del jardín como "punto de encuentro" y se convierte en un espacio cambiante y en continuo proceso, mostrando su evolución en las distintas estaciones. Un espacio vivo y activo recuperado gracias a la documentación gráfica y escrita y al trabajo de la paisajista Teresa Galí-Izard. El edificio queda tan sólo como el elemento que configura el jardín, cediéndole todo el protagonismo. Las salas del conjunto, tanto cerradas como al aire libre, se vuelcan hacia el jardín generando entrantes y salientes, que lo dividen en sectores múltiples, jardines diferentes. Son los conos visuales a lo largo del recorrido por el jardín los que determinan la disposición de los volúmenes, con el objetivo de crear espacios con distinto grado de privacidad y exposición.

 

"Las aulas son espacios multifocales sin dirección predominante, rodeados por un cerramiento de vidrio y sistemas flexibles de cuelgue que permiten modificar intencionadamente sus condiciones acústicas y lumínicas de manera sencilla. Su geometría replica el sistema de plantaciones del jardín y permite diferentes configuraciones para ensayar también con el espacio como herramienta educativa. Los distintos tamaños y agrupaciones de las salas, así como las posibilidades de apertura del cerramiento exterior, permiten entender las salas en perfecta continuidad con el exterior".

De los 5.000 metros cuadrados construidos, la mitad lo está bajo tierra. Unas escaleras conectan el patio ajardinado con un deambulatorio subterráneo. Al final del pasillo, como una sorpresa inesperada, aparece un vanguardista auditorio con 263 butacas que se utilizará para congresos, conferencias o proyecciones. Para la directora de la Fundación, Elisa Navas, el resultado final de este proyecto "hace honor a la tradición innovadora de la Institución Libre de Enseñanza y es perfectamente adecuado a las necesidades de la Fundación".

Las ideas de la Institución están también presentes en la elección de los materiales, sostenibles, durables, austeros y fáciles de mantener. La envolvente exterior hacia el jardín está formada por una celosía metálica que varía la escala de sus barras y su disposición actuando de protección solar y de filtro visual entre las aulas y el espacio al aire libre.

Amid.cero9 define la ampliación como una "medianera especializada". El edificio se construye como un muro que se deforma ensanchándose y comprimiéndose a lo largo de todo el perímetro para albergar salas de diversos tamaños que, sin necesidad separar físicamente el espacio y condicionar futuros cambios de uso, pueden destinarse a funciones distintas. Se ha mantenido la altura de la construcción anterior, dejando bajo rasante la zona destinada a los actos públicos. Los espacios vierten sobre el salón de actos principal, con la posibilidad de abrirse o cerrarse, variando el tamaño de la sala según la audiencia.

 

"El proyecto trata al mismo tiempo de instalarse dentro de la geografía sentimental de la Fundación y el ideario institucionista, tejiendo con cuidado los hilos de las relaciones entre las personas y su legado material e intelectual, para construir una evocación del espíritu de la Institución sin conservación acrítica del pasado; admitiendo el valor espacial y escala del jardín y pabellones existentes, pero redefiniéndolo de forma confiada y optimista a través de una sensibilidad completamente contemporánea para ayudar a proyectar la Fundación hacia el futuro".

La Rehabilitación y ampliación ha sido Premio COAM 2015 por "su excelente implantación en el lugar a nivel urbano, manejando una escala acertada y adecuada”. El interés del proyecto motivó su elección para formar parte del Pabellón de España en la 14ª edición de la Bienal de Arquitectura de Venecia de 2014

 

www.fundacionginer.org/index.htm

www.openhousemadrid.org/#!fundacion-francisco-giner-de-lo...

www.metalocus.es/content/es/blog/fundaci%C3%B3n-giner-de-...

bacecg.com/newsandmedia/premio-coam-2015-para-el-proyecto...

www.coam.org/es/actualidad/noticias/sede-fundacion-franci...

www.cero9.com

www.fueradeserie.expansion.com/2015/04/21/arquitectura/14...

 

flickriver.com/photos/javier1949/popular-interesting/

  

FUNDACIÓN FRANCISCO GINER DE LOS RÍOS Rehabilitación y Ampliación

Paseo del General Martínez Campos, 14. Madrid

 

Pabellón Macpherson: arquitecto, Joaquín Kramer Arnaiz: 1908-1909.

 

Rehabilitación y Ampliación: AMID[cero9]-Cristina Díaz Moreno & Efrén García Grinda arquitectos-. Concurso: 2004-05. Proyecto 2006-2007. Construcción.- 2011-2014. Paisajista Teresa Galí-Izard. Colaboradores. Concurso: Ana Belén Franco, Iñigo González-Haba Plana, David Marsinyach, Jorge Martín Sainz de los Terreros. Proyecto básico: Jaime Bartolomé Yllera, Íñigo González-Haba Plana, Julia Gómez Candela, Jesús Isla, José Quintanar Iniesta, Jorge Saz Semolino y Rebeca Vallecillo.

  

La Fundación Francisco Giner de los Ríos, uno de los pedagogos más significativos de la Europa contemporánea, encarna desde 1916 a la Institución Libre de Enseñanza. Se creó a la muerte de Giner, para asegurar la continuación de su labor, encargándose de la tutela de su patrimonio material e intelectual. Su Patronato ha mantenido sin interrupciones la continuidad desde aquella fecha, lo que permitió que, tras la incautación sufrida tras la Guerra Civil, en los años de la transición democrática la Fundación viera de nuevo reconocida plenamente su personalidad jurídica y recobrara sus bienes. Desde entonces, ha venido trabajando en la recuperación del legado de la Institución Libre de Enseñanza para la sociedad española de nuestro tiempo.

En el año 2003, debido a las condiciones de deterioro de los edificios de la Fundación se inicia un proceso para la rehabilitación y ampliación de su sede. Los ganadores del concurso público son Cristina Díaz Moreno y Efrén García Grinda. Su propuesta mantiene íntegramente los edificios históricos del conjunto, la casa de Giner y Cossío, de finales del XIX, que existía ya antes de la llegada de la institución, y el Pabellón Macpherson, y sustituye el resto de edificaciones por una serie de volúmenes que se relacionan entre sí a través del jardín, espacio generador de todo el proyecto.

 

La rehabilitación y ampliación refleja la visión vanguardista del espacio arquitectónico, de la naturaleza y del paisaje de Francisco Giner de los Ríos, a la vez que recrea la organización espacial de su sede histórica a partir de 1884 alrededor del jardín que perseguía el ideal pedagógico de la Institución de aproximarse hasta el último grado posible a la vida al aire libre.

El proyecto ha conservado y rehabilitado íntegramente los edificios históricos: la casa de Giner y Cossío, edificio preexistente a la instalación de la Institución, y el Pabellón Macpherson, como un objeto que atesora la memoria de la arquitectura escolar inspirada por la ILE antes de su implantación como modelo con validez general. En ambos casos se han mantenido las fachadas, el volumen y la espacialidad originales. El resto de edificaciones, añadidas tras la guerra civil o desfiguradas y deterioradas por las sucesivas remodelaciones, incluyendo el llamado pabellón de párvulos, han sido sustituidas por un conjunto de nuevos espacios vinculados directamente al jardín, que cobra su original protagonismo, y adaptados a las funciones que la renovada Institución tiene que cumplir en nuestros días.

Se preserva la idea original del jardín como "punto de encuentro" y se convierte en un espacio cambiante y en continuo proceso, mostrando su evolución en las distintas estaciones. Un espacio vivo y activo recuperado gracias a la documentación gráfica y escrita y al trabajo de la paisajista Teresa Galí-Izard. El edificio queda tan sólo como el elemento que configura el jardín, cediéndole todo el protagonismo. Las salas del conjunto, tanto cerradas como al aire libre, se vuelcan hacia el jardín generando entrantes y salientes, que lo dividen en sectores múltiples, jardines diferentes. Son los conos visuales a lo largo del recorrido por el jardín los que determinan la disposición de los volúmenes, con el objetivo de crear espacios con distinto grado de privacidad y exposición.

 

"Las aulas son espacios multifocales sin dirección predominante, rodeados por un cerramiento de vidrio y sistemas flexibles de cuelgue que permiten modificar intencionadamente sus condiciones acústicas y lumínicas de manera sencilla. Su geometría replica el sistema de plantaciones del jardín y permite diferentes configuraciones para ensayar también con el espacio como herramienta educativa. Los distintos tamaños y agrupaciones de las salas, así como las posibilidades de apertura del cerramiento exterior, permiten entender las salas en perfecta continuidad con el exterior".

De los 5.000 metros cuadrados construidos, la mitad lo está bajo tierra. Unas escaleras conectan el patio ajardinado con un deambulatorio subterráneo. Al final del pasillo, como una sorpresa inesperada, aparece un vanguardista auditorio con 263 butacas que se utilizará para congresos, conferencias o proyecciones. Para la directora de la Fundación, Elisa Navas, el resultado final de este proyecto "hace honor a la tradición innovadora de la Institución Libre de Enseñanza y es perfectamente adecuado a las necesidades de la Fundación".

Las ideas de la Institución están también presentes en la elección de los materiales, sostenibles, durables, austeros y fáciles de mantener. La envolvente exterior hacia el jardín está formada por una celosía metálica que varía la escala de sus barras y su disposición actuando de protección solar y de filtro visual entre las aulas y el espacio al aire libre.

Amid.cero9 define la ampliación como una "medianera especializada". El edificio se construye como un muro que se deforma ensanchándose y comprimiéndose a lo largo de todo el perímetro para albergar salas de diversos tamaños que, sin necesidad separar físicamente el espacio y condicionar futuros cambios de uso, pueden destinarse a funciones distintas. Se ha mantenido la altura de la construcción anterior, dejando bajo rasante la zona destinada a los actos públicos. Los espacios vierten sobre el salón de actos principal, con la posibilidad de abrirse o cerrarse, variando el tamaño de la sala según la audiencia.

 

"El proyecto trata al mismo tiempo de instalarse dentro de la geografía sentimental de la Fundación y el ideario institucionista, tejiendo con cuidado los hilos de las relaciones entre las personas y su legado material e intelectual, para construir una evocación del espíritu de la Institución sin conservación acrítica del pasado; admitiendo el valor espacial y escala del jardín y pabellones existentes, pero redefiniéndolo de forma confiada y optimista a través de una sensibilidad completamente contemporánea para ayudar a proyectar la Fundación hacia el futuro".

La Rehabilitación y ampliación ha sido Premio COAM 2015 por "su excelente implantación en el lugar a nivel urbano, manejando una escala acertada y adecuada”. El interés del proyecto motivó su elección para formar parte del Pabellón de España en la 14ª edición de la Bienal de Arquitectura de Venecia de 2014

 

www.fundacionginer.org/index.htm

www.openhousemadrid.org/#!fundacion-francisco-giner-de-lo...

www.metalocus.es/content/es/blog/fundaci%C3%B3n-giner-de-...

bacecg.com/newsandmedia/premio-coam-2015-para-el-proyecto...

www.coam.org/es/actualidad/noticias/sede-fundacion-franci...

www.cero9.com

www.fueradeserie.expansion.com/2015/04/21/arquitectura/14...

 

flickriver.com/photos/javier1949/popular-interesting/

  

FUNDACIÓN FRANCISCO GINER DE LOS RÍOS Rehabilitación y Ampliación

Paseo del General Martínez Campos, 14. Madrid

 

Pabellón Macpherson: arquitecto, Joaquín Kramer Arnaiz: 1908-1909.

 

Rehabilitación y Ampliación: AMID[cero9]-Cristina Díaz Moreno & Efrén García Grinda arquitectos-. Concurso: 2004-05. Proyecto 2006-2007. Construcción.- 2011-2014. Paisajista Teresa Galí-Izard. Colaboradores. Concurso: Ana Belén Franco, Iñigo González-Haba Plana, David Marsinyach, Jorge Martín Sainz de los Terreros. Proyecto básico: Jaime Bartolomé Yllera, Íñigo González-Haba Plana, Julia Gómez Candela, Jesús Isla, José Quintanar Iniesta, Jorge Saz Semolino y Rebeca Vallecillo.

  

La Fundación Francisco Giner de los Ríos, uno de los pedagogos más significativos de la Europa contemporánea, encarna desde 1916 a la Institución Libre de Enseñanza. Se creó a la muerte de Giner, para asegurar la continuación de su labor, encargándose de la tutela de su patrimonio material e intelectual. Su Patronato ha mantenido sin interrupciones la continuidad desde aquella fecha, lo que permitió que, tras la incautación sufrida tras la Guerra Civil, en los años de la transición democrática la Fundación viera de nuevo reconocida plenamente su personalidad jurídica y recobrara sus bienes. Desde entonces, ha venido trabajando en la recuperación del legado de la Institución Libre de Enseñanza para la sociedad española de nuestro tiempo.

En el año 2003, debido a las condiciones de deterioro de los edificios de la Fundación se inicia un proceso para la rehabilitación y ampliación de su sede. Los ganadores del concurso público son Cristina Díaz Moreno y Efrén García Grinda. Su propuesta mantiene íntegramente los edificios históricos del conjunto, la casa de Giner y Cossío, de finales del XIX, que existía ya antes de la llegada de la institución, y el Pabellón Macpherson, y sustituye el resto de edificaciones por una serie de volúmenes que se relacionan entre sí a través del jardín, espacio generador de todo el proyecto.

 

La rehabilitación y ampliación refleja la visión vanguardista del espacio arquitectónico, de la naturaleza y del paisaje de Francisco Giner de los Ríos, a la vez que recrea la organización espacial de su sede histórica a partir de 1884 alrededor del jardín que perseguía el ideal pedagógico de la Institución de aproximarse hasta el último grado posible a la vida al aire libre.

El proyecto ha conservado y rehabilitado íntegramente los edificios históricos: la casa de Giner y Cossío, edificio preexistente a la instalación de la Institución, y el Pabellón Macpherson, como un objeto que atesora la memoria de la arquitectura escolar inspirada por la ILE antes de su implantación como modelo con validez general. En ambos casos se han mantenido las fachadas, el volumen y la espacialidad originales. El resto de edificaciones, añadidas tras la guerra civil o desfiguradas y deterioradas por las sucesivas remodelaciones, incluyendo el llamado pabellón de párvulos, han sido sustituidas por un conjunto de nuevos espacios vinculados directamente al jardín, que cobra su original protagonismo, y adaptados a las funciones que la renovada Institución tiene que cumplir en nuestros días.

Se preserva la idea original del jardín como "punto de encuentro" y se convierte en un espacio cambiante y en continuo proceso, mostrando su evolución en las distintas estaciones. Un espacio vivo y activo recuperado gracias a la documentación gráfica y escrita y al trabajo de la paisajista Teresa Galí-Izard. El edificio queda tan sólo como el elemento que configura el jardín, cediéndole todo el protagonismo. Las salas del conjunto, tanto cerradas como al aire libre, se vuelcan hacia el jardín generando entrantes y salientes, que lo dividen en sectores múltiples, jardines diferentes. Son los conos visuales a lo largo del recorrido por el jardín los que determinan la disposición de los volúmenes, con el objetivo de crear espacios con distinto grado de privacidad y exposición.

 

"Las aulas son espacios multifocales sin dirección predominante, rodeados por un cerramiento de vidrio y sistemas flexibles de cuelgue que permiten modificar intencionadamente sus condiciones acústicas y lumínicas de manera sencilla. Su geometría replica el sistema de plantaciones del jardín y permite diferentes configuraciones para ensayar también con el espacio como herramienta educativa. Los distintos tamaños y agrupaciones de las salas, así como las posibilidades de apertura del cerramiento exterior, permiten entender las salas en perfecta continuidad con el exterior".

De los 5.000 metros cuadrados construidos, la mitad lo está bajo tierra. Unas escaleras conectan el patio ajardinado con un deambulatorio subterráneo. Al final del pasillo, como una sorpresa inesperada, aparece un vanguardista auditorio con 263 butacas que se utilizará para congresos, conferencias o proyecciones. Para la directora de la Fundación, Elisa Navas, el resultado final de este proyecto "hace honor a la tradición innovadora de la Institución Libre de Enseñanza y es perfectamente adecuado a las necesidades de la Fundación".

Las ideas de la Institución están también presentes en la elección de los materiales, sostenibles, durables, austeros y fáciles de mantener. La envolvente exterior hacia el jardín está formada por una celosía metálica que varía la escala de sus barras y su disposición actuando de protección solar y de filtro visual entre las aulas y el espacio al aire libre.

Amid.cero9 define la ampliación como una "medianera especializada". El edificio se construye como un muro que se deforma ensanchándose y comprimiéndose a lo largo de todo el perímetro para albergar salas de diversos tamaños que, sin necesidad separar físicamente el espacio y condicionar futuros cambios de uso, pueden destinarse a funciones distintas. Se ha mantenido la altura de la construcción anterior, dejando bajo rasante la zona destinada a los actos públicos. Los espacios vierten sobre el salón de actos principal, con la posibilidad de abrirse o cerrarse, variando el tamaño de la sala según la audiencia.

 

"El proyecto trata al mismo tiempo de instalarse dentro de la geografía sentimental de la Fundación y el ideario institucionista, tejiendo con cuidado los hilos de las relaciones entre las personas y su legado material e intelectual, para construir una evocación del espíritu de la Institución sin conservación acrítica del pasado; admitiendo el valor espacial y escala del jardín y pabellones existentes, pero redefiniéndolo de forma confiada y optimista a través de una sensibilidad completamente contemporánea para ayudar a proyectar la Fundación hacia el futuro".

La Rehabilitación y ampliación ha sido Premio COAM 2015 por "su excelente implantación en el lugar a nivel urbano, manejando una escala acertada y adecuada”. El interés del proyecto motivó su elección para formar parte del Pabellón de España en la 14ª edición de la Bienal de Arquitectura de Venecia de 2014

 

www.fundacionginer.org/index.htm

www.openhousemadrid.org/#!fundacion-francisco-giner-de-lo...

www.metalocus.es/content/es/blog/fundaci%C3%B3n-giner-de-...

bacecg.com/newsandmedia/premio-coam-2015-para-el-proyecto...

www.coam.org/es/actualidad/noticias/sede-fundacion-franci...

www.cero9.com

www.fueradeserie.expansion.com/2015/04/21/arquitectura/14...

 

flickriver.com/photos/javier1949/popular-interesting/

  

FUNDACIÓN FRANCISCO GINER DE LOS RÍOS Rehabilitación y Ampliación

Paseo del General Martínez Campos, 14. Madrid

 

Pabellón Macpherson: arquitecto, Joaquín Kramer Arnaiz: 1908-1909.

 

Rehabilitación y Ampliación: AMID[cero9]-Cristina Díaz Moreno & Efrén García Grinda arquitectos-. Concurso: 2004-05. Proyecto 2006-2007. Construcción.- 2011-2014. Paisajista Teresa Galí-Izard. Colaboradores. Concurso: Ana Belén Franco, Iñigo González-Haba Plana, David Marsinyach, Jorge Martín Sainz de los Terreros. Proyecto básico: Jaime Bartolomé Yllera, Íñigo González-Haba Plana, Julia Gómez Candela, Jesús Isla, José Quintanar Iniesta, Jorge Saz Semolino y Rebeca Vallecillo.

  

La Fundación Francisco Giner de los Ríos, uno de los pedagogos más significativos de la Europa contemporánea, encarna desde 1916 a la Institución Libre de Enseñanza. Se creó a la muerte de Giner, para asegurar la continuación de su labor, encargándose de la tutela de su patrimonio material e intelectual. Su Patronato ha mantenido sin interrupciones la continuidad desde aquella fecha, lo que permitió que, tras la incautación sufrida tras la Guerra Civil, en los años de la transición democrática la Fundación viera de nuevo reconocida plenamente su personalidad jurídica y recobrara sus bienes. Desde entonces, ha venido trabajando en la recuperación del legado de la Institución Libre de Enseñanza para la sociedad española de nuestro tiempo.

En el año 2003, debido a las condiciones de deterioro de los edificios de la Fundación se inicia un proceso para la rehabilitación y ampliación de su sede. Los ganadores del concurso público son Cristina Díaz Moreno y Efrén García Grinda. Su propuesta mantiene íntegramente los edificios históricos del conjunto, la casa de Giner y Cossío, de finales del XIX, que existía ya antes de la llegada de la institución, y el Pabellón Macpherson, y sustituye el resto de edificaciones por una serie de volúmenes que se relacionan entre sí a través del jardín, espacio generador de todo el proyecto.

 

La rehabilitación y ampliación refleja la visión vanguardista del espacio arquitectónico, de la naturaleza y del paisaje de Francisco Giner de los Ríos, a la vez que recrea la organización espacial de su sede histórica a partir de 1884 alrededor del jardín que perseguía el ideal pedagógico de la Institución de aproximarse hasta el último grado posible a la vida al aire libre.

El proyecto ha conservado y rehabilitado íntegramente los edificios históricos: la casa de Giner y Cossío, edificio preexistente a la instalación de la Institución, y el Pabellón Macpherson, como un objeto que atesora la memoria de la arquitectura escolar inspirada por la ILE antes de su implantación como modelo con validez general. En ambos casos se han mantenido las fachadas, el volumen y la espacialidad originales. El resto de edificaciones, añadidas tras la guerra civil o desfiguradas y deterioradas por las sucesivas remodelaciones, incluyendo el llamado pabellón de párvulos, han sido sustituidas por un conjunto de nuevos espacios vinculados directamente al jardín, que cobra su original protagonismo, y adaptados a las funciones que la renovada Institución tiene que cumplir en nuestros días.

Se preserva la idea original del jardín como "punto de encuentro" y se convierte en un espacio cambiante y en continuo proceso, mostrando su evolución en las distintas estaciones. Un espacio vivo y activo recuperado gracias a la documentación gráfica y escrita y al trabajo de la paisajista Teresa Galí-Izard. El edificio queda tan sólo como el elemento que configura el jardín, cediéndole todo el protagonismo. Las salas del conjunto, tanto cerradas como al aire libre, se vuelcan hacia el jardín generando entrantes y salientes, que lo dividen en sectores múltiples, jardines diferentes. Son los conos visuales a lo largo del recorrido por el jardín los que determinan la disposición de los volúmenes, con el objetivo de crear espacios con distinto grado de privacidad y exposición.

 

"Las aulas son espacios multifocales sin dirección predominante, rodeados por un cerramiento de vidrio y sistemas flexibles de cuelgue que permiten modificar intencionadamente sus condiciones acústicas y lumínicas de manera sencilla. Su geometría replica el sistema de plantaciones del jardín y permite diferentes configuraciones para ensayar también con el espacio como herramienta educativa. Los distintos tamaños y agrupaciones de las salas, así como las posibilidades de apertura del cerramiento exterior, permiten entender las salas en perfecta continuidad con el exterior".

De los 5.000 metros cuadrados construidos, la mitad lo está bajo tierra. Unas escaleras conectan el patio ajardinado con un deambulatorio subterráneo. Al final del pasillo, como una sorpresa inesperada, aparece un vanguardista auditorio con 263 butacas que se utilizará para congresos, conferencias o proyecciones. Para la directora de la Fundación, Elisa Navas, el resultado final de este proyecto "hace honor a la tradición innovadora de la Institución Libre de Enseñanza y es perfectamente adecuado a las necesidades de la Fundación".

Las ideas de la Institución están también presentes en la elección de los materiales, sostenibles, durables, austeros y fáciles de mantener. La envolvente exterior hacia el jardín está formada por una celosía metálica que varía la escala de sus barras y su disposición actuando de protección solar y de filtro visual entre las aulas y el espacio al aire libre.

Amid.cero9 define la ampliación como una "medianera especializada". El edificio se construye como un muro que se deforma ensanchándose y comprimiéndose a lo largo de todo el perímetro para albergar salas de diversos tamaños que, sin necesidad separar físicamente el espacio y condicionar futuros cambios de uso, pueden destinarse a funciones distintas. Se ha mantenido la altura de la construcción anterior, dejando bajo rasante la zona destinada a los actos públicos. Los espacios vierten sobre el salón de actos principal, con la posibilidad de abrirse o cerrarse, variando el tamaño de la sala según la audiencia.

 

"El proyecto trata al mismo tiempo de instalarse dentro de la geografía sentimental de la Fundación y el ideario institucionista, tejiendo con cuidado los hilos de las relaciones entre las personas y su legado material e intelectual, para construir una evocación del espíritu de la Institución sin conservación acrítica del pasado; admitiendo el valor espacial y escala del jardín y pabellones existentes, pero redefiniéndolo de forma confiada y optimista a través de una sensibilidad completamente contemporánea para ayudar a proyectar la Fundación hacia el futuro".

La Rehabilitación y ampliación ha sido Premio COAM 2015 por "su excelente implantación en el lugar a nivel urbano, manejando una escala acertada y adecuada”. El interés del proyecto motivó su elección para formar parte del Pabellón de España en la 14ª edición de la Bienal de Arquitectura de Venecia de 2014

 

www.fundacionginer.org/index.htm

www.openhousemadrid.org/#!fundacion-francisco-giner-de-lo...

www.metalocus.es/content/es/blog/fundaci%C3%B3n-giner-de-...

bacecg.com/newsandmedia/premio-coam-2015-para-el-proyecto...

www.coam.org/es/actualidad/noticias/sede-fundacion-franci...

www.cero9.com

www.fueradeserie.expansion.com/2015/04/21/arquitectura/14...

 

flickriver.com/photos/javier1949/popular-interesting/

  

FUNDACIÓN FRANCISCO GINER DE LOS RÍOS Rehabilitación y Ampliación

Paseo del General Martínez Campos, 14. Madrid

 

Pabellón Macpherson: arquitecto, Joaquín Kramer Arnaiz: 1908-1909.

 

Rehabilitación y Ampliación: AMID[cero9]-Cristina Díaz Moreno & Efrén García Grinda arquitectos-. Concurso: 2004-05. Proyecto 2006-2007. Construcción.- 2011-2014. Paisajista Teresa Galí-Izard. Colaboradores. Concurso: Ana Belén Franco, Iñigo González-Haba Plana, David Marsinyach, Jorge Martín Sainz de los Terreros. Proyecto básico: Jaime Bartolomé Yllera, Íñigo González-Haba Plana, Julia Gómez Candela, Jesús Isla, José Quintanar Iniesta, Jorge Saz Semolino y Rebeca Vallecillo.

  

La Fundación Francisco Giner de los Ríos, uno de los pedagogos más significativos de la Europa contemporánea, encarna desde 1916 a la Institución Libre de Enseñanza. Se creó a la muerte de Giner, para asegurar la continuación de su labor, encargándose de la tutela de su patrimonio material e intelectual. Su Patronato ha mantenido sin interrupciones la continuidad desde aquella fecha, lo que permitió que, tras la incautación sufrida tras la Guerra Civil, en los años de la transición democrática la Fundación viera de nuevo reconocida plenamente su personalidad jurídica y recobrara sus bienes. Desde entonces, ha venido trabajando en la recuperación del legado de la Institución Libre de Enseñanza para la sociedad española de nuestro tiempo.

En el año 2003, debido a las condiciones de deterioro de los edificios de la Fundación se inicia un proceso para la rehabilitación y ampliación de su sede. Los ganadores del concurso público son Cristina Díaz Moreno y Efrén García Grinda. Su propuesta mantiene íntegramente los edificios históricos del conjunto, la casa de Giner y Cossío, de finales del XIX, que existía ya antes de la llegada de la institución, y el Pabellón Macpherson, y sustituye el resto de edificaciones por una serie de volúmenes que se relacionan entre sí a través del jardín, espacio generador de todo el proyecto.

 

La rehabilitación y ampliación refleja la visión vanguardista del espacio arquitectónico, de la naturaleza y del paisaje de Francisco Giner de los Ríos, a la vez que recrea la organización espacial de su sede histórica a partir de 1884 alrededor del jardín que perseguía el ideal pedagógico de la Institución de aproximarse hasta el último grado posible a la vida al aire libre.

El proyecto ha conservado y rehabilitado íntegramente los edificios históricos: la casa de Giner y Cossío, edificio preexistente a la instalación de la Institución, y el Pabellón Macpherson, como un objeto que atesora la memoria de la arquitectura escolar inspirada por la ILE antes de su implantación como modelo con validez general. En ambos casos se han mantenido las fachadas, el volumen y la espacialidad originales. El resto de edificaciones, añadidas tras la guerra civil o desfiguradas y deterioradas por las sucesivas remodelaciones, incluyendo el llamado pabellón de párvulos, han sido sustituidas por un conjunto de nuevos espacios vinculados directamente al jardín, que cobra su original protagonismo, y adaptados a las funciones que la renovada Institución tiene que cumplir en nuestros días.

Se preserva la idea original del jardín como "punto de encuentro" y se convierte en un espacio cambiante y en continuo proceso, mostrando su evolución en las distintas estaciones. Un espacio vivo y activo recuperado gracias a la documentación gráfica y escrita y al trabajo de la paisajista Teresa Galí-Izard. El edificio queda tan sólo como el elemento que configura el jardín, cediéndole todo el protagonismo. Las salas del conjunto, tanto cerradas como al aire libre, se vuelcan hacia el jardín generando entrantes y salientes, que lo dividen en sectores múltiples, jardines diferentes. Son los conos visuales a lo largo del recorrido por el jardín los que determinan la disposición de los volúmenes, con el objetivo de crear espacios con distinto grado de privacidad y exposición.

 

"Las aulas son espacios multifocales sin dirección predominante, rodeados por un cerramiento de vidrio y sistemas flexibles de cuelgue que permiten modificar intencionadamente sus condiciones acústicas y lumínicas de manera sencilla. Su geometría replica el sistema de plantaciones del jardín y permite diferentes configuraciones para ensayar también con el espacio como herramienta educativa. Los distintos tamaños y agrupaciones de las salas, así como las posibilidades de apertura del cerramiento exterior, permiten entender las salas en perfecta continuidad con el exterior".

De los 5.000 metros cuadrados construidos, la mitad lo está bajo tierra. Unas escaleras conectan el patio ajardinado con un deambulatorio subterráneo. Al final del pasillo, como una sorpresa inesperada, aparece un vanguardista auditorio con 263 butacas que se utilizará para congresos, conferencias o proyecciones. Para la directora de la Fundación, Elisa Navas, el resultado final de este proyecto "hace honor a la tradición innovadora de la Institución Libre de Enseñanza y es perfectamente adecuado a las necesidades de la Fundación".

Las ideas de la Institución están también presentes en la elección de los materiales, sostenibles, durables, austeros y fáciles de mantener. La envolvente exterior hacia el jardín está formada por una celosía metálica que varía la escala de sus barras y su disposición actuando de protección solar y de filtro visual entre las aulas y el espacio al aire libre.

Amid.cero9 define la ampliación como una "medianera especializada". El edificio se construye como un muro que se deforma ensanchándose y comprimiéndose a lo largo de todo el perímetro para albergar salas de diversos tamaños que, sin necesidad separar físicamente el espacio y condicionar futuros cambios de uso, pueden destinarse a funciones distintas. Se ha mantenido la altura de la construcción anterior, dejando bajo rasante la zona destinada a los actos públicos. Los espacios vierten sobre el salón de actos principal, con la posibilidad de abrirse o cerrarse, variando el tamaño de la sala según la audiencia.

 

"El proyecto trata al mismo tiempo de instalarse dentro de la geografía sentimental de la Fundación y el ideario institucionista, tejiendo con cuidado los hilos de las relaciones entre las personas y su legado material e intelectual, para construir una evocación del espíritu de la Institución sin conservación acrítica del pasado; admitiendo el valor espacial y escala del jardín y pabellones existentes, pero redefiniéndolo de forma confiada y optimista a través de una sensibilidad completamente contemporánea para ayudar a proyectar la Fundación hacia el futuro".

La Rehabilitación y ampliación ha sido Premio COAM 2015 por "su excelente implantación en el lugar a nivel urbano, manejando una escala acertada y adecuada”. El interés del proyecto motivó su elección para formar parte del Pabellón de España en la 14ª edición de la Bienal de Arquitectura de Venecia de 2014

 

www.fundacionginer.org/index.htm

www.openhousemadrid.org/#!fundacion-francisco-giner-de-lo...

www.metalocus.es/content/es/blog/fundaci%C3%B3n-giner-de-...

bacecg.com/newsandmedia/premio-coam-2015-para-el-proyecto...

www.coam.org/es/actualidad/noticias/sede-fundacion-franci...

www.cero9.com

www.fueradeserie.expansion.com/2015/04/21/arquitectura/14...

 

flickriver.com/photos/javier1949/popular-interesting/

  

FUNDACIÓN FRANCISCO GINER DE LOS RÍOS Rehabilitación y Ampliación

Paseo del General Martínez Campos, 14. Madrid

 

Pabellón Macpherson: arquitecto, Joaquín Kramer Arnaiz: 1908-1909.

 

Rehabilitación y Ampliación: AMID[cero9]-Cristina Díaz Moreno & Efrén García Grinda arquitectos-. Concurso: 2004-05. Proyecto 2006-2007. Construcción.- 2011-2014. Paisajista Teresa Galí-Izard. Colaboradores. Concurso: Ana Belén Franco, Iñigo González-Haba Plana, David Marsinyach, Jorge Martín Sainz de los Terreros. Proyecto básico: Jaime Bartolomé Yllera, Íñigo González-Haba Plana, Julia Gómez Candela, Jesús Isla, José Quintanar Iniesta, Jorge Saz Semolino y Rebeca Vallecillo.

  

La Fundación Francisco Giner de los Ríos, uno de los pedagogos más significativos de la Europa contemporánea, encarna desde 1916 a la Institución Libre de Enseñanza. Se creó a la muerte de Giner, para asegurar la continuación de su labor, encargándose de la tutela de su patrimonio material e intelectual. Su Patronato ha mantenido sin interrupciones la continuidad desde aquella fecha, lo que permitió que, tras la incautación sufrida tras la Guerra Civil, en los años de la transición democrática la Fundación viera de nuevo reconocida plenamente su personalidad jurídica y recobrara sus bienes. Desde entonces, ha venido trabajando en la recuperación del legado de la Institución Libre de Enseñanza para la sociedad española de nuestro tiempo.

En el año 2003, debido a las condiciones de deterioro de los edificios de la Fundación se inicia un proceso para la rehabilitación y ampliación de su sede. Los ganadores del concurso público son Cristina Díaz Moreno y Efrén García Grinda. Su propuesta mantiene íntegramente los edificios históricos del conjunto, la casa de Giner y Cossío, de finales del XIX, que existía ya antes de la llegada de la institución, y el Pabellón Macpherson, y sustituye el resto de edificaciones por una serie de volúmenes que se relacionan entre sí a través del jardín, espacio generador de todo el proyecto.

 

La rehabilitación y ampliación refleja la visión vanguardista del espacio arquitectónico, de la naturaleza y del paisaje de Francisco Giner de los Ríos, a la vez que recrea la organización espacial de su sede histórica a partir de 1884 alrededor del jardín que perseguía el ideal pedagógico de la Institución de aproximarse hasta el último grado posible a la vida al aire libre.

El proyecto ha conservado y rehabilitado íntegramente los edificios históricos: la casa de Giner y Cossío, edificio preexistente a la instalación de la Institución, y el Pabellón Macpherson, como un objeto que atesora la memoria de la arquitectura escolar inspirada por la ILE antes de su implantación como modelo con validez general. En ambos casos se han mantenido las fachadas, el volumen y la espacialidad originales. El resto de edificaciones, añadidas tras la guerra civil o desfiguradas y deterioradas por las sucesivas remodelaciones, incluyendo el llamado pabellón de párvulos, han sido sustituidas por un conjunto de nuevos espacios vinculados directamente al jardín, que cobra su original protagonismo, y adaptados a las funciones que la renovada Institución tiene que cumplir en nuestros días.

Se preserva la idea original del jardín como "punto de encuentro" y se convierte en un espacio cambiante y en continuo proceso, mostrando su evolución en las distintas estaciones. Un espacio vivo y activo recuperado gracias a la documentación gráfica y escrita y al trabajo de la paisajista Teresa Galí-Izard. El edificio queda tan sólo como el elemento que configura el jardín, cediéndole todo el protagonismo. Las salas del conjunto, tanto cerradas como al aire libre, se vuelcan hacia el jardín generando entrantes y salientes, que lo dividen en sectores múltiples, jardines diferentes. Son los conos visuales a lo largo del recorrido por el jardín los que determinan la disposición de los volúmenes, con el objetivo de crear espacios con distinto grado de privacidad y exposición.

 

"Las aulas son espacios multifocales sin dirección predominante, rodeados por un cerramiento de vidrio y sistemas flexibles de cuelgue que permiten modificar intencionadamente sus condiciones acústicas y lumínicas de manera sencilla. Su geometría replica el sistema de plantaciones del jardín y permite diferentes configuraciones para ensayar también con el espacio como herramienta educativa. Los distintos tamaños y agrupaciones de las salas, así como las posibilidades de apertura del cerramiento exterior, permiten entender las salas en perfecta continuidad con el exterior".

De los 5.000 metros cuadrados construidos, la mitad lo está bajo tierra. Unas escaleras conectan el patio ajardinado con un deambulatorio subterráneo. Al final del pasillo, como una sorpresa inesperada, aparece un vanguardista auditorio con 263 butacas que se utilizará para congresos, conferencias o proyecciones. Para la directora de la Fundación, Elisa Navas, el resultado final de este proyecto "hace honor a la tradición innovadora de la Institución Libre de Enseñanza y es perfectamente adecuado a las necesidades de la Fundación".

Las ideas de la Institución están también presentes en la elección de los materiales, sostenibles, durables, austeros y fáciles de mantener. La envolvente exterior hacia el jardín está formada por una celosía metálica que varía la escala de sus barras y su disposición actuando de protección solar y de filtro visual entre las aulas y el espacio al aire libre.

Amid.cero9 define la ampliación como una "medianera especializada". El edificio se construye como un muro que se deforma ensanchándose y comprimiéndose a lo largo de todo el perímetro para albergar salas de diversos tamaños que, sin necesidad separar físicamente el espacio y condicionar futuros cambios de uso, pueden destinarse a funciones distintas. Se ha mantenido la altura de la construcción anterior, dejando bajo rasante la zona destinada a los actos públicos. Los espacios vierten sobre el salón de actos principal, con la posibilidad de abrirse o cerrarse, variando el tamaño de la sala según la audiencia.

 

"El proyecto trata al mismo tiempo de instalarse dentro de la geografía sentimental de la Fundación y el ideario institucionista, tejiendo con cuidado los hilos de las relaciones entre las personas y su legado material e intelectual, para construir una evocación del espíritu de la Institución sin conservación acrítica del pasado; admitiendo el valor espacial y escala del jardín y pabellones existentes, pero redefiniéndolo de forma confiada y optimista a través de una sensibilidad completamente contemporánea para ayudar a proyectar la Fundación hacia el futuro".

La Rehabilitación y ampliación ha sido Premio COAM 2015 por "su excelente implantación en el lugar a nivel urbano, manejando una escala acertada y adecuada”. El interés del proyecto motivó su elección para formar parte del Pabellón de España en la 14ª edición de la Bienal de Arquitectura de Venecia de 2014

 

www.fundacionginer.org/index.htm

www.openhousemadrid.org/#!fundacion-francisco-giner-de-lo...

www.metalocus.es/content/es/blog/fundaci%C3%B3n-giner-de-...

bacecg.com/newsandmedia/premio-coam-2015-para-el-proyecto...

www.coam.org/es/actualidad/noticias/sede-fundacion-franci...

www.cero9.com

www.fueradeserie.expansion.com/2015/04/21/arquitectura/14...

 

flickriver.com/photos/javier1949/popular-interesting/

  

FUNDACIÓN FRANCISCO GINER DE LOS RÍOS Rehabilitación y Ampliación

Paseo del General Martínez Campos, 14. Madrid

 

Pabellón Macpherson: arquitecto, Joaquín Kramer Arnaiz: 1908-1909.

 

Rehabilitación y Ampliación: AMID[cero9]-Cristina Díaz Moreno & Efrén García Grinda arquitectos-. Concurso: 2004-05. Proyecto 2006-2007. Construcción.- 2011-2014. Paisajista Teresa Galí-Izard. Colaboradores. Concurso: Ana Belén Franco, Iñigo González-Haba Plana, David Marsinyach, Jorge Martín Sainz de los Terreros. Proyecto básico: Jaime Bartolomé Yllera, Íñigo González-Haba Plana, Julia Gómez Candela, Jesús Isla, José Quintanar Iniesta, Jorge Saz Semolino y Rebeca Vallecillo.

  

La Fundación Francisco Giner de los Ríos, uno de los pedagogos más significativos de la Europa contemporánea, encarna desde 1916 a la Institución Libre de Enseñanza. Se creó a la muerte de Giner, para asegurar la continuación de su labor, encargándose de la tutela de su patrimonio material e intelectual. Su Patronato ha mantenido sin interrupciones la continuidad desde aquella fecha, lo que permitió que, tras la incautación sufrida tras la Guerra Civil, en los años de la transición democrática la Fundación viera de nuevo reconocida plenamente su personalidad jurídica y recobrara sus bienes. Desde entonces, ha venido trabajando en la recuperación del legado de la Institución Libre de Enseñanza para la sociedad española de nuestro tiempo.

En el año 2003, debido a las condiciones de deterioro de los edificios de la Fundación se inicia un proceso para la rehabilitación y ampliación de su sede. Los ganadores del concurso público son Cristina Díaz Moreno y Efrén García Grinda. Su propuesta mantiene íntegramente los edificios históricos del conjunto, la casa de Giner y Cossío, de finales del XIX, que existía ya antes de la llegada de la institución, y el Pabellón Macpherson, y sustituye el resto de edificaciones por una serie de volúmenes que se relacionan entre sí a través del jardín, espacio generador de todo el proyecto.

 

La rehabilitación y ampliación refleja la visión vanguardista del espacio arquitectónico, de la naturaleza y del paisaje de Francisco Giner de los Ríos, a la vez que recrea la organización espacial de su sede histórica a partir de 1884 alrededor del jardín que perseguía el ideal pedagógico de la Institución de aproximarse hasta el último grado posible a la vida al aire libre.

El proyecto ha conservado y rehabilitado íntegramente los edificios históricos: la casa de Giner y Cossío, edificio preexistente a la instalación de la Institución, y el Pabellón Macpherson, como un objeto que atesora la memoria de la arquitectura escolar inspirada por la ILE antes de su implantación como modelo con validez general. En ambos casos se han mantenido las fachadas, el volumen y la espacialidad originales. El resto de edificaciones, añadidas tras la guerra civil o desfiguradas y deterioradas por las sucesivas remodelaciones, incluyendo el llamado pabellón de párvulos, han sido sustituidas por un conjunto de nuevos espacios vinculados directamente al jardín, que cobra su original protagonismo, y adaptados a las funciones que la renovada Institución tiene que cumplir en nuestros días.

Se preserva la idea original del jardín como "punto de encuentro" y se convierte en un espacio cambiante y en continuo proceso, mostrando su evolución en las distintas estaciones. Un espacio vivo y activo recuperado gracias a la documentación gráfica y escrita y al trabajo de la paisajista Teresa Galí-Izard. El edificio queda tan sólo como el elemento que configura el jardín, cediéndole todo el protagonismo. Las salas del conjunto, tanto cerradas como al aire libre, se vuelcan hacia el jardín generando entrantes y salientes, que lo dividen en sectores múltiples, jardines diferentes. Son los conos visuales a lo largo del recorrido por el jardín los que determinan la disposición de los volúmenes, con el objetivo de crear espacios con distinto grado de privacidad y exposición.

 

"Las aulas son espacios multifocales sin dirección predominante, rodeados por un cerramiento de vidrio y sistemas flexibles de cuelgue que permiten modificar intencionadamente sus condiciones acústicas y lumínicas de manera sencilla. Su geometría replica el sistema de plantaciones del jardín y permite diferentes configuraciones para ensayar también con el espacio como herramienta educativa. Los distintos tamaños y agrupaciones de las salas, así como las posibilidades de apertura del cerramiento exterior, permiten entender las salas en perfecta continuidad con el exterior".

De los 5.000 metros cuadrados construidos, la mitad lo está bajo tierra. Unas escaleras conectan el patio ajardinado con un deambulatorio subterráneo. Al final del pasillo, como una sorpresa inesperada, aparece un vanguardista auditorio con 263 butacas que se utilizará para congresos, conferencias o proyecciones. Para la directora de la Fundación, Elisa Navas, el resultado final de este proyecto "hace honor a la tradición innovadora de la Institución Libre de Enseñanza y es perfectamente adecuado a las necesidades de la Fundación".

Las ideas de la Institución están también presentes en la elección de los materiales, sostenibles, durables, austeros y fáciles de mantener. La envolvente exterior hacia el jardín está formada por una celosía metálica que varía la escala de sus barras y su disposición actuando de protección solar y de filtro visual entre las aulas y el espacio al aire libre.

Amid.cero9 define la ampliación como una "medianera especializada". El edificio se construye como un muro que se deforma ensanchándose y comprimiéndose a lo largo de todo el perímetro para albergar salas de diversos tamaños que, sin necesidad separar físicamente el espacio y condicionar futuros cambios de uso, pueden destinarse a funciones distintas. Se ha mantenido la altura de la construcción anterior, dejando bajo rasante la zona destinada a los actos públicos. Los espacios vierten sobre el salón de actos principal, con la posibilidad de abrirse o cerrarse, variando el tamaño de la sala según la audiencia.

 

"El proyecto trata al mismo tiempo de instalarse dentro de la geografía sentimental de la Fundación y el ideario institucionista, tejiendo con cuidado los hilos de las relaciones entre las personas y su legado material e intelectual, para construir una evocación del espíritu de la Institución sin conservación acrítica del pasado; admitiendo el valor espacial y escala del jardín y pabellones existentes, pero redefiniéndolo de forma confiada y optimista a través de una sensibilidad completamente contemporánea para ayudar a proyectar la Fundación hacia el futuro".

La Rehabilitación y ampliación ha sido Premio COAM 2015 por "su excelente implantación en el lugar a nivel urbano, manejando una escala acertada y adecuada”. El interés del proyecto motivó su elección para formar parte del Pabellón de España en la 14ª edición de la Bienal de Arquitectura de Venecia de 2014

 

www.fundacionginer.org/index.htm

www.openhousemadrid.org/#!fundacion-francisco-giner-de-lo...

www.metalocus.es/content/es/blog/fundaci%C3%B3n-giner-de-...

bacecg.com/newsandmedia/premio-coam-2015-para-el-proyecto...

www.coam.org/es/actualidad/noticias/sede-fundacion-franci...

www.cero9.com

www.fueradeserie.expansion.com/2015/04/21/arquitectura/14...

 

flickriver.com/photos/javier1949/popular-interesting/

  

FUNDACIÓN FRANCISCO GINER DE LOS RÍOS Rehabilitación y Ampliación

Paseo del General Martínez Campos, 14. Madrid

 

Pabellón Macpherson: arquitecto, Joaquín Kramer Arnaiz: 1908-1909.

 

Rehabilitación y Ampliación: AMID[cero9]-Cristina Díaz Moreno & Efrén García Grinda arquitectos-. Concurso: 2004-05. Proyecto 2006-2007. Construcción.- 2011-2014. Paisajista Teresa Galí-Izard. Colaboradores. Concurso: Ana Belén Franco, Iñigo González-Haba Plana, David Marsinyach, Jorge Martín Sainz de los Terreros. Proyecto básico: Jaime Bartolomé Yllera, Íñigo González-Haba Plana, Julia Gómez Candela, Jesús Isla, José Quintanar Iniesta, Jorge Saz Semolino y Rebeca Vallecillo.

  

La Fundación Francisco Giner de los Ríos, uno de los pedagogos más significativos de la Europa contemporánea, encarna desde 1916 a la Institución Libre de Enseñanza. Se creó a la muerte de Giner, para asegurar la continuación de su labor, encargándose de la tutela de su patrimonio material e intelectual. Su Patronato ha mantenido sin interrupciones la continuidad desde aquella fecha, lo que permitió que, tras la incautación sufrida tras la Guerra Civil, en los años de la transición democrática la Fundación viera de nuevo reconocida plenamente su personalidad jurídica y recobrara sus bienes. Desde entonces, ha venido trabajando en la recuperación del legado de la Institución Libre de Enseñanza para la sociedad española de nuestro tiempo.

En el año 2003, debido a las condiciones de deterioro de los edificios de la Fundación se inicia un proceso para la rehabilitación y ampliación de su sede. Los ganadores del concurso público son Cristina Díaz Moreno y Efrén García Grinda. Su propuesta mantiene íntegramente los edificios históricos del conjunto, la casa de Giner y Cossío, de finales del XIX, que existía ya antes de la llegada de la institución, y el Pabellón Macpherson, y sustituye el resto de edificaciones por una serie de volúmenes que se relacionan entre sí a través del jardín, espacio generador de todo el proyecto.

 

La rehabilitación y ampliación refleja la visión vanguardista del espacio arquitectónico, de la naturaleza y del paisaje de Francisco Giner de los Ríos, a la vez que recrea la organización espacial de su sede histórica a partir de 1884 alrededor del jardín que perseguía el ideal pedagógico de la Institución de aproximarse hasta el último grado posible a la vida al aire libre.

El proyecto ha conservado y rehabilitado íntegramente los edificios históricos: la casa de Giner y Cossío, edificio preexistente a la instalación de la Institución, y el Pabellón Macpherson, como un objeto que atesora la memoria de la arquitectura escolar inspirada por la ILE antes de su implantación como modelo con validez general. En ambos casos se han mantenido las fachadas, el volumen y la espacialidad originales. El resto de edificaciones, añadidas tras la guerra civil o desfiguradas y deterioradas por las sucesivas remodelaciones, incluyendo el llamado pabellón de párvulos, han sido sustituidas por un conjunto de nuevos espacios vinculados directamente al jardín, que cobra su original protagonismo, y adaptados a las funciones que la renovada Institución tiene que cumplir en nuestros días.

Se preserva la idea original del jardín como "punto de encuentro" y se convierte en un espacio cambiante y en continuo proceso, mostrando su evolución en las distintas estaciones. Un espacio vivo y activo recuperado gracias a la documentación gráfica y escrita y al trabajo de la paisajista Teresa Galí-Izard. El edificio queda tan sólo como el elemento que configura el jardín, cediéndole todo el protagonismo. Las salas del conjunto, tanto cerradas como al aire libre, se vuelcan hacia el jardín generando entrantes y salientes, que lo dividen en sectores múltiples, jardines diferentes. Son los conos visuales a lo largo del recorrido por el jardín los que determinan la disposición de los volúmenes, con el objetivo de crear espacios con distinto grado de privacidad y exposición.

 

"Las aulas son espacios multifocales sin dirección predominante, rodeados por un cerramiento de vidrio y sistemas flexibles de cuelgue que permiten modificar intencionadamente sus condiciones acústicas y lumínicas de manera sencilla. Su geometría replica el sistema de plantaciones del jardín y permite diferentes configuraciones para ensayar también con el espacio como herramienta educativa. Los distintos tamaños y agrupaciones de las salas, así como las posibilidades de apertura del cerramiento exterior, permiten entender las salas en perfecta continuidad con el exterior".

De los 5.000 metros cuadrados construidos, la mitad lo está bajo tierra. Unas escaleras conectan el patio ajardinado con un deambulatorio subterráneo. Al final del pasillo, como una sorpresa inesperada, aparece un vanguardista auditorio con 263 butacas que se utilizará para congresos, conferencias o proyecciones. Para la directora de la Fundación, Elisa Navas, el resultado final de este proyecto "hace honor a la tradición innovadora de la Institución Libre de Enseñanza y es perfectamente adecuado a las necesidades de la Fundación".

Las ideas de la Institución están también presentes en la elección de los materiales, sostenibles, durables, austeros y fáciles de mantener. La envolvente exterior hacia el jardín está formada por una celosía metálica que varía la escala de sus barras y su disposición actuando de protección solar y de filtro visual entre las aulas y el espacio al aire libre.

Amid.cero9 define la ampliación como una "medianera especializada". El edificio se construye como un muro que se deforma ensanchándose y comprimiéndose a lo largo de todo el perímetro para albergar salas de diversos tamaños que, sin necesidad separar físicamente el espacio y condicionar futuros cambios de uso, pueden destinarse a funciones distintas. Se ha mantenido la altura de la construcción anterior, dejando bajo rasante la zona destinada a los actos públicos. Los espacios vierten sobre el salón de actos principal, con la posibilidad de abrirse o cerrarse, variando el tamaño de la sala según la audiencia.

 

"El proyecto trata al mismo tiempo de instalarse dentro de la geografía sentimental de la Fundación y el ideario institucionista, tejiendo con cuidado los hilos de las relaciones entre las personas y su legado material e intelectual, para construir una evocación del espíritu de la Institución sin conservación acrítica del pasado; admitiendo el valor espacial y escala del jardín y pabellones existentes, pero redefiniéndolo de forma confiada y optimista a través de una sensibilidad completamente contemporánea para ayudar a proyectar la Fundación hacia el futuro".

La Rehabilitación y ampliación ha sido Premio COAM 2015 por "su excelente implantación en el lugar a nivel urbano, manejando una escala acertada y adecuada”. El interés del proyecto motivó su elección para formar parte del Pabellón de España en la 14ª edición de la Bienal de Arquitectura de Venecia de 2014

 

www.fundacionginer.org/index.htm

www.openhousemadrid.org/#!fundacion-francisco-giner-de-lo...

www.metalocus.es/content/es/blog/fundaci%C3%B3n-giner-de-...

bacecg.com/newsandmedia/premio-coam-2015-para-el-proyecto...

www.coam.org/es/actualidad/noticias/sede-fundacion-franci...

www.cero9.com

www.fueradeserie.expansion.com/2015/04/21/arquitectura/14...

 

flickriver.com/photos/javier1949/popular-interesting/

  

FUNDACIÓN FRANCISCO GINER DE LOS RÍOS Rehabilitación y Ampliación

Paseo del General Martínez Campos, 14. Madrid

 

Pabellón Macpherson: arquitecto, Joaquín Kramer Arnaiz: 1908-1909.

 

Rehabilitación y Ampliación: AMID[cero9]-Cristina Díaz Moreno & Efrén García Grinda arquitectos-. Concurso: 2004-05. Proyecto 2006-2007. Construcción.- 2011-2014. Paisajista Teresa Galí-Izard. Colaboradores. Concurso: Ana Belén Franco, Iñigo González-Haba Plana, David Marsinyach, Jorge Martín Sainz de los Terreros. Proyecto básico: Jaime Bartolomé Yllera, Íñigo González-Haba Plana, Julia Gómez Candela, Jesús Isla, José Quintanar Iniesta, Jorge Saz Semolino y Rebeca Vallecillo.

  

La Fundación Francisco Giner de los Ríos, uno de los pedagogos más significativos de la Europa contemporánea, encarna desde 1916 a la Institución Libre de Enseñanza. Se creó a la muerte de Giner, para asegurar la continuación de su labor, encargándose de la tutela de su patrimonio material e intelectual. Su Patronato ha mantenido sin interrupciones la continuidad desde aquella fecha, lo que permitió que, tras la incautación sufrida tras la Guerra Civil, en los años de la transición democrática la Fundación viera de nuevo reconocida plenamente su personalidad jurídica y recobrara sus bienes. Desde entonces, ha venido trabajando en la recuperación del legado de la Institución Libre de Enseñanza para la sociedad española de nuestro tiempo.

En el año 2003, debido a las condiciones de deterioro de los edificios de la Fundación se inicia un proceso para la rehabilitación y ampliación de su sede. Los ganadores del concurso público son Cristina Díaz Moreno y Efrén García Grinda. Su propuesta mantiene íntegramente los edificios históricos del conjunto, la casa de Giner y Cossío, de finales del XIX, que existía ya antes de la llegada de la institución, y el Pabellón Macpherson, y sustituye el resto de edificaciones por una serie de volúmenes que se relacionan entre sí a través del jardín, espacio generador de todo el proyecto.

 

La rehabilitación y ampliación refleja la visión vanguardista del espacio arquitectónico, de la naturaleza y del paisaje de Francisco Giner de los Ríos, a la vez que recrea la organización espacial de su sede histórica a partir de 1884 alrededor del jardín que perseguía el ideal pedagógico de la Institución de aproximarse hasta el último grado posible a la vida al aire libre.

El proyecto ha conservado y rehabilitado íntegramente los edificios históricos: la casa de Giner y Cossío, edificio preexistente a la instalación de la Institución, y el Pabellón Macpherson, como un objeto que atesora la memoria de la arquitectura escolar inspirada por la ILE antes de su implantación como modelo con validez general. En ambos casos se han mantenido las fachadas, el volumen y la espacialidad originales. El resto de edificaciones, añadidas tras la guerra civil o desfiguradas y deterioradas por las sucesivas remodelaciones, incluyendo el llamado pabellón de párvulos, han sido sustituidas por un conjunto de nuevos espacios vinculados directamente al jardín, que cobra su original protagonismo, y adaptados a las funciones que la renovada Institución tiene que cumplir en nuestros días.

Se preserva la idea original del jardín como "punto de encuentro" y se convierte en un espacio cambiante y en continuo proceso, mostrando su evolución en las distintas estaciones. Un espacio vivo y activo recuperado gracias a la documentación gráfica y escrita y al trabajo de la paisajista Teresa Galí-Izard. El edificio queda tan sólo como el elemento que configura el jardín, cediéndole todo el protagonismo. Las salas del conjunto, tanto cerradas como al aire libre, se vuelcan hacia el jardín generando entrantes y salientes, que lo dividen en sectores múltiples, jardines diferentes. Son los conos visuales a lo largo del recorrido por el jardín los que determinan la disposición de los volúmenes, con el objetivo de crear espacios con distinto grado de privacidad y exposición.

 

"Las aulas son espacios multifocales sin dirección predominante, rodeados por un cerramiento de vidrio y sistemas flexibles de cuelgue que permiten modificar intencionadamente sus condiciones acústicas y lumínicas de manera sencilla. Su geometría replica el sistema de plantaciones del jardín y permite diferentes configuraciones para ensayar también con el espacio como herramienta educativa. Los distintos tamaños y agrupaciones de las salas, así como las posibilidades de apertura del cerramiento exterior, permiten entender las salas en perfecta continuidad con el exterior".

De los 5.000 metros cuadrados construidos, la mitad lo está bajo tierra. Unas escaleras conectan el patio ajardinado con un deambulatorio subterráneo. Al final del pasillo, como una sorpresa inesperada, aparece un vanguardista auditorio con 263 butacas que se utilizará para congresos, conferencias o proyecciones. Para la directora de la Fundación, Elisa Navas, el resultado final de este proyecto "hace honor a la tradición innovadora de la Institución Libre de Enseñanza y es perfectamente adecuado a las necesidades de la Fundación".

Las ideas de la Institución están también presentes en la elección de los materiales, sostenibles, durables, austeros y fáciles de mantener. La envolvente exterior hacia el jardín está formada por una celosía metálica que varía la escala de sus barras y su disposición actuando de protección solar y de filtro visual entre las aulas y el espacio al aire libre.

Amid.cero9 define la ampliación como una "medianera especializada". El edificio se construye como un muro que se deforma ensanchándose y comprimiéndose a lo largo de todo el perímetro para albergar salas de diversos tamaños que, sin necesidad separar físicamente el espacio y condicionar futuros cambios de uso, pueden destinarse a funciones distintas. Se ha mantenido la altura de la construcción anterior, dejando bajo rasante la zona destinada a los actos públicos. Los espacios vierten sobre el salón de actos principal, con la posibilidad de abrirse o cerrarse, variando el tamaño de la sala según la audiencia.

 

"El proyecto trata al mismo tiempo de instalarse dentro de la geografía sentimental de la Fundación y el ideario institucionista, tejiendo con cuidado los hilos de las relaciones entre las personas y su legado material e intelectual, para construir una evocación del espíritu de la Institución sin conservación acrítica del pasado; admitiendo el valor espacial y escala del jardín y pabellones existentes, pero redefiniéndolo de forma confiada y optimista a través de una sensibilidad completamente contemporánea para ayudar a proyectar la Fundación hacia el futuro".

La Rehabilitación y ampliación ha sido Premio COAM 2015 por "su excelente implantación en el lugar a nivel urbano, manejando una escala acertada y adecuada”. El interés del proyecto motivó su elección para formar parte del Pabellón de España en la 14ª edición de la Bienal de Arquitectura de Venecia de 2014

 

www.fundacionginer.org/index.htm

www.openhousemadrid.org/#!fundacion-francisco-giner-de-lo...

www.metalocus.es/content/es/blog/fundaci%C3%B3n-giner-de-...

bacecg.com/newsandmedia/premio-coam-2015-para-el-proyecto...

www.coam.org/es/actualidad/noticias/sede-fundacion-franci...

www.cero9.com

www.fueradeserie.expansion.com/2015/04/21/arquitectura/14...

 

Proxecto: Actuación no entorno da Basílica de Santa María a Maior en Pontevedra (O Campillo)

Empresa: BIC

 

bso

 

facebook I www.roialonso.com I twitter

 

flickriver.com/photos/javier1949/popular-interesting/

  

FUNDACIÓN FRANCISCO GINER DE LOS RÍOS Rehabilitación y Ampliación

Paseo del General Martínez Campos, 14. Madrid

 

Pabellón Macpherson: arquitecto, Joaquín Kramer Arnaiz: 1908-1909.

 

Rehabilitación y Ampliación: AMID[cero9]-Cristina Díaz Moreno & Efrén García Grinda arquitectos-. Concurso: 2004-05. Proyecto 2006-2007. Construcción.- 2011-2014. Paisajista Teresa Galí-Izard. Colaboradores. Concurso: Ana Belén Franco, Iñigo González-Haba Plana, David Marsinyach, Jorge Martín Sainz de los Terreros. Proyecto básico: Jaime Bartolomé Yllera, Íñigo González-Haba Plana, Julia Gómez Candela, Jesús Isla, José Quintanar Iniesta, Jorge Saz Semolino y Rebeca Vallecillo.

  

La Fundación Francisco Giner de los Ríos, uno de los pedagogos más significativos de la Europa contemporánea, encarna desde 1916 a la Institución Libre de Enseñanza. Se creó a la muerte de Giner, para asegurar la continuación de su labor, encargándose de la tutela de su patrimonio material e intelectual. Su Patronato ha mantenido sin interrupciones la continuidad desde aquella fecha, lo que permitió que, tras la incautación sufrida tras la Guerra Civil, en los años de la transición democrática la Fundación viera de nuevo reconocida plenamente su personalidad jurídica y recobrara sus bienes. Desde entonces, ha venido trabajando en la recuperación del legado de la Institución Libre de Enseñanza para la sociedad española de nuestro tiempo.

En el año 2003, debido a las condiciones de deterioro de los edificios de la Fundación se inicia un proceso para la rehabilitación y ampliación de su sede. Los ganadores del concurso público son Cristina Díaz Moreno y Efrén García Grinda. Su propuesta mantiene íntegramente los edificios históricos del conjunto, la casa de Giner y Cossío, de finales del XIX, que existía ya antes de la llegada de la institución, y el Pabellón Macpherson, y sustituye el resto de edificaciones por una serie de volúmenes que se relacionan entre sí a través del jardín, espacio generador de todo el proyecto.

 

La rehabilitación y ampliación refleja la visión vanguardista del espacio arquitectónico, de la naturaleza y del paisaje de Francisco Giner de los Ríos, a la vez que recrea la organización espacial de su sede histórica a partir de 1884 alrededor del jardín que perseguía el ideal pedagógico de la Institución de aproximarse hasta el último grado posible a la vida al aire libre.

El proyecto ha conservado y rehabilitado íntegramente los edificios históricos: la casa de Giner y Cossío, edificio preexistente a la instalación de la Institución, y el Pabellón Macpherson, como un objeto que atesora la memoria de la arquitectura escolar inspirada por la ILE antes de su implantación como modelo con validez general. En ambos casos se han mantenido las fachadas, el volumen y la espacialidad originales. El resto de edificaciones, añadidas tras la guerra civil o desfiguradas y deterioradas por las sucesivas remodelaciones, incluyendo el llamado pabellón de párvulos, han sido sustituidas por un conjunto de nuevos espacios vinculados directamente al jardín, que cobra su original protagonismo, y adaptados a las funciones que la renovada Institución tiene que cumplir en nuestros días.

Se preserva la idea original del jardín como "punto de encuentro" y se convierte en un espacio cambiante y en continuo proceso, mostrando su evolución en las distintas estaciones. Un espacio vivo y activo recuperado gracias a la documentación gráfica y escrita y al trabajo de la paisajista Teresa Galí-Izard. El edificio queda tan sólo como el elemento que configura el jardín, cediéndole todo el protagonismo. Las salas del conjunto, tanto cerradas como al aire libre, se vuelcan hacia el jardín generando entrantes y salientes, que lo dividen en sectores múltiples, jardines diferentes. Son los conos visuales a lo largo del recorrido por el jardín los que determinan la disposición de los volúmenes, con el objetivo de crear espacios con distinto grado de privacidad y exposición.

 

"Las aulas son espacios multifocales sin dirección predominante, rodeados por un cerramiento de vidrio y sistemas flexibles de cuelgue que permiten modificar intencionadamente sus condiciones acústicas y lumínicas de manera sencilla. Su geometría replica el sistema de plantaciones del jardín y permite diferentes configuraciones para ensayar también con el espacio como herramienta educativa. Los distintos tamaños y agrupaciones de las salas, así como las posibilidades de apertura del cerramiento exterior, permiten entender las salas en perfecta continuidad con el exterior".

De los 5.000 metros cuadrados construidos, la mitad lo está bajo tierra. Unas escaleras conectan el patio ajardinado con un deambulatorio subterráneo. Al final del pasillo, como una sorpresa inesperada, aparece un vanguardista auditorio con 263 butacas que se utilizará para congresos, conferencias o proyecciones. Para la directora de la Fundación, Elisa Navas, el resultado final de este proyecto "hace honor a la tradición innovadora de la Institución Libre de Enseñanza y es perfectamente adecuado a las necesidades de la Fundación".

Las ideas de la Institución están también presentes en la elección de los materiales, sostenibles, durables, austeros y fáciles de mantener. La envolvente exterior hacia el jardín está formada por una celosía metálica que varía la escala de sus barras y su disposición actuando de protección solar y de filtro visual entre las aulas y el espacio al aire libre.

Amid.cero9 define la ampliación como una "medianera especializada". El edificio se construye como un muro que se deforma ensanchándose y comprimiéndose a lo largo de todo el perímetro para albergar salas de diversos tamaños que, sin necesidad separar físicamente el espacio y condicionar futuros cambios de uso, pueden destinarse a funciones distintas. Se ha mantenido la altura de la construcción anterior, dejando bajo rasante la zona destinada a los actos públicos. Los espacios vierten sobre el salón de actos principal, con la posibilidad de abrirse o cerrarse, variando el tamaño de la sala según la audiencia.

 

"El proyecto trata al mismo tiempo de instalarse dentro de la geografía sentimental de la Fundación y el ideario institucionista, tejiendo con cuidado los hilos de las relaciones entre las personas y su legado material e intelectual, para construir una evocación del espíritu de la Institución sin conservación acrítica del pasado; admitiendo el valor espacial y escala del jardín y pabellones existentes, pero redefiniéndolo de forma confiada y optimista a través de una sensibilidad completamente contemporánea para ayudar a proyectar la Fundación hacia el futuro".

La Rehabilitación y ampliación ha sido Premio COAM 2015 por "su excelente implantación en el lugar a nivel urbano, manejando una escala acertada y adecuada”. El interés del proyecto motivó su elección para formar parte del Pabellón de España en la 14ª edición de la Bienal de Arquitectura de Venecia de 2014

 

www.fundacionginer.org/index.htm

www.openhousemadrid.org/#!fundacion-francisco-giner-de-lo...

www.metalocus.es/content/es/blog/fundaci%C3%B3n-giner-de-...

bacecg.com/newsandmedia/premio-coam-2015-para-el-proyecto...

www.coam.org/es/actualidad/noticias/sede-fundacion-franci...

www.cero9.com

www.fueradeserie.expansion.com/2015/04/21/arquitectura/14...

 

Pichón de pájaro mosquitero que cayó del nido. Trasladado al centro de recuperación de fauna silvestre La Tahonilla, Tenerife. www.tenerife.es/wps/portal/!ut/p/c0/04_SB8K8xLLM9MSSzPy8x...

Rehabilitación de la Muralla Nazarí en Granada, obra espectacular y polémica por el arquitecto Antonio Jiménez Torrecillas. La luz penetra al interior del pasillo por la ausencia aleatoria de piedras.

Rehabilitación de la Muralla Nazarí en Granada, obra espectacular y polémica por el arquitecto Antonio Jiménez Torrecillas. La luz penetra al interior del pasillo por la ausencia aleatoria de piedras.

1 3 4 5 6 7 ••• 79 80